Conócenos!



Saludos a todos (as):
Me llamo Brenda Leticia Ovalle Hernández. Hace 22 años nací en Guatemala… no hay duda que este acontecimiento para todos fue el segundo comienzo de la obra creadora de Dios.
Pasaron 18 años para preguntarle a mi Creador ¿Qué quieres de mí? Yo tenía claro qué quería en esta vida, pero no lo que Él desde antes que yo naciera había deseado de mí…
La pregunta tomó vida cuando escuché que todos… ¡todos!... estamos llamados a la santidad en la vocación del Amor, pero que no todos recorremos el mismo camino para llegar a esta.

Con entusiasmo me comuniqué con las Hnas. Misioneras Agustinas Recoletas y comencé un acompañamiento recibiendo apoyo para escuchar y responder a lo que mi Creador me pedía. Pasaron algunos meses y tras ellos ideas, temores, alegrías, momentos de seguridad e incertidumbre, lágrimas y decisiones hasta que fortalecida y animada por su Amor me sentí llamada a seguirle más de cerca como Misionera Agustina Recoleta.

Salí de mi país hace dos años para iniciar la formación en México donde junto a otras chicas empezamos esta experiencia de querer vivir solo para Él. En el transcurso he ido viviendo el seguimiento donde día a día me sorprendo por la fidelidad y confianza de Dios en sus hijos e hijas… Él llama, Él da su gracia, Él ayuda a enraizar mis anhelos en su mismo corazón.

Hace pocos meses he llegado a Colombia para vivir la etapa del noviciado; es decir continuar aprendiendo a escucharle y amarle sobre todas las cosas, porque nunca se deja de ser llamada.
Vivo esta experiencia de estar entre las manos del Alfarero, que trabaja con ternura y silencio… ahí continúo aprendiendo a abandonarme en sus manos creadoras, agradecer la obra que hace en mí, a querer su deseo en mí… decidida a seguir caminando, atenta a su voz y a lo que me invita día a día.
¡Sólo el amor basta! ¡Sólo dejarme hacer es necesario! ¡Sólo mirarle a Él! ¡Seguir… seguir… detrás de mi Amado!
Que Dios nos bendiga hoy y siempre. Hasta luego.



Mucho gusto, mi nombre es Jessica López Mejía

Nací en Palmira-Valle del Cauca, en el seno de una familia católica, el 01 de Noviembre de 1992 y tuve la gracia de nacer a la vida cristiana un 31 de enero de 1993.

El Señor desde pequeña me ha concedido conocerle; al principio y por varios años a través de la Parroquia Santa Teresita del Niño Jesús, en donde hice mi primera comunión y en donde descubrí que se fue consolidando la vocación a la que el Señor me llamaba, a través del SINE (Sistema de Nueva Evangelización).

Estudié en varios colegios entre ellos: El colegio Juan Pablo II, Rosa Virginia dirigido por las hermanas del Buen Pastor y en el de San Vicente de Paúl  por las hermanas de la anunciación en donde culminé mi bachillerato.

Fueron  colegios que me permitieron saborear y descubrir el tesoro de seguir a Jesús…

Desde el 2010 me decidí a seguir a Jesús de una manera muy particular, desde la Vida Religiosa. Así que en abril de ese año empecé mi acompañamiento hasta ahora; dos años y medio después, en donde ya me encuentro en la etapa de formación del noviciado, en su segunda fase se podría decir, ya que esta consta de dos años, uno canónico y otro apostólico; Yo me encuentro en el apostólico. Por eso en este momento estoy en Barranquilla aprendiendo de la sencillez de las personas, de la vivencia comunitaria y de las distintas obras en las cuales estamos como lo son: Fundación corazonista hogar hermano Policarpo, Institución las Mercedes colegio San Pablo, el hogar San Camilo (ancianato) y en el Centro Médico San Camilo. Tras mi llegada aquí el 21 de enero, la comunidad la conformamos 5 hermanas que cada día buscamos leer los signos que Dios nos presenta en los distintos lugares y muy especialmentemente en nuestra vivencia fraterna… Con una sola alma y un solo corazón en Dios…alimentadas de la oración.

Ha sido un placer compartir con ustedes estas cosas que pueden cuetionarnos y suscitan en nootroas las pregunta por el sentido de la vida.
Dios los bendiga.
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario