21 de junio de 2018

Bienvenida hermana Elsa Gómez


El día de ayer miércoles 20 de junio, dimos la bienvenida en nuestra casa noviciado a la hermana Elsa Gómez Galindo, quien procede de la comunidad de Yopal- Casanare.

Actualmente llega  a esta comunidad a prestar el servicio como superiora.

Estamos agradecidas con el Señor por esta oportunidad que nos brinda de conocer y compartir con nuestra hermana, ya que de esta manera se acrecientan los lazos de amistad y fraternidad dentro de la comunidad.

20 de junio de 2018

ARCORES CON LA FAMILIA AGUSTINO RECOLETA EN COLOMBIA


El día de ayer, martes 19 de junio del presente año, se llevó a cabo una reunión  en la casa provincial de los Padres de la de Orden Agustinos Recoletos de la Provincia Nuestra Señora de la Candelaria entre los dirigentes del proyecto de  ARCORES y algunos miembros de la familia agustino recoleta.

Dicha actividad dio inicio con las palabras de bienvenida y una pequeña oración dirigida por el Padre Albeiro Arenas (Prior Provincial).
Luego tomó la palabra el Padre Simón Puertas de la Provincia de Santo Tomás de Villanueva (OAR) y Javier Sánchez  Director Técnico de ARCORES (Laico) para presentar el objetivo de la reunión a los miembros de la familia agustino recoleta conformada por: Las Misioneras Agustinas Recoletas (MAR), Juventudes Agustino Recoletas (JAR), Agustinas Recoletas de los Enfermos (ARE), Monjas Agustinas Recoletas (AR), Fundación San Ezequiel Moreno, Orden Agustinos Recoletos (OAR) y la Fundación Nuestra señora de la Candelaria (FNSC).

Su principal objetivo era la de  dar a conocer un poco sobre este proyecto, cómo funciona, quiénes lo conforman y qué requisitos se necesitan, pero al mismo tiempo esta reunión también fue para  organizar un grupo con los representantes legales de cada institución con quienes se empieza la gestión de  este proyecto para Colombia específicamente.
Terminada la Reunión pasamos al comedor a compartir el almuerzo con todos los que asistimos a dicha actividad.

Este mismo día en nuestra casa noviciado tuvimos la grata visita de los padres Albeiro Arenas, Simón Puertas, Jorge Chaparro, el profeso  Yeison Barrios y el laico Javier Sánchez.


19 de junio de 2018

AERÓBICOS ESPIRITUALES


¡¡Bienvenidos al gimnasio del Alma!!
A continuación te presentaremos algunos ejercicios que harán de tu corazón más esplendido, fuerte y sobre todo: más fiel al querer del Señor.

Este artículo, surge de una expresión que le escuché decir a un fraile de la Orden Agustinos Recoletos en la vigilia de pentecostés en una dinámica que realizamos ese día.

Me pareció interesante esta expresión y quise escribir algunos tips sobre la manera de fortalecer el alma, y fruto de eso me surgieron los siguientes ejercicios que se pueden practicar en la vida diaria.


Paso 1: Estirar los brazos para dar y recibir.

Paso 2: Doblar las rodillas para rezarle a Dios.

Paso 3: Marchar hacia el encuentro del necesitado.

Paso 4: Patear al pecado cuando quiera apoderarse de nosotros.

Paso 5: Correr al confesionario cada vez que lo necesitemos.

Paso 6: Sacar pecho cuando hayamos vencido la tentación.

Paso 7: Respiramos hondo cuando tenemos algún problema.

Paso 8: Nos sentamos para escuchar la palabra de Dios.

Paso 9: Abajarnos a nosotros mismos para que reine Dios.

Paso 10: Alimentarnos adecuadamente a través de la Eucaristía.

Duplicando esta dosis hará efecto más rápido de lo que crees. Eso sí, como en el deporte, te costará en un principio pero cuando se vuelve un hábito en ti ya no habrá quien te lo quite.

¡Ánimo, un corazón sano es una vida sana!

Claudia Puac
Novicia MAR

18 de junio de 2018

Envío y Despedida de nuestras hermanas novicias

El día sábado 16 de junio en horas de la tarde fueron las vísperas del envío de nuestras hermanas novicias: Gloria, Cruz y Jasmeiry quienes viajarán al país de Ecuador para realizar su experiencia apostólica durante seis meses después de haber cumplido su año canónico, dicha actividad se llevó a cabo en la casa noviciado.


El día domingo 17 de junio en horas de la mañana nos reunimos en la casa San Agustín  para la celebración Eucarística del envío de nuestras hermanas novicias, fue presidida por el Padre Oscar Avilés, quien en su homilía recordó  a las novicias y a los que estuvimos presentes, que estemos en el lugar  que sea, donde Dios nos envíe debemos ser sal que de sabor a todo y que al igual que la semilla debemos crecer día a día y dar mucho fruto.


Terminada la homilía, la hermana Myrian  Neira (Maestra de Novicias) les impuso  la cruz, signo del compromiso al cual está llamada a vivir  una novicia MAR dentro del carisma de la congregación y de la Iglesia.


Por último, en horas de la noche las hermanas  Ana Delia López, Martha Maldonado, Rosario Fernández, Irma Bulux y la Novicia Claudia Puac, se dirigieron al aeropuerto para acompañar a las viajeras en esa nueva experiencia.


Les deseamos que este tiempo de gracia  que van a vivir sea de gran crecimiento para su proceso vocacional  y que cada día sean más dóciles a lo que el Señor les manifieste, para que así le respondan con más alegría, confianza y amor.


16 de junio de 2018

LECTIO DIVINA, DOMINGO Xl DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO B, Mc 4, 26-34

EL REINO DE DIOS ES COMO EL GRANO DE MOSTAZA EN LA TIERRA

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO:
Ven Espíritu Santo,
Ven a nuestra vida, a nuestros corazones, a nuestras conciencias.
Mueve nuestra inteligencia y nuestra voluntad para entender lo que el Padre quiere decirnos a través de su Hijo Jesús, el Cristo.
Que tu Palabra llegue a toda nuestra vida y se haga vida en nosotros.
Amén.
CONTEXTO
El tema central de las parábolas de los Evangelios es el Reino de Dios. Jesús, nos descubre el misterio del Reino, plan o proyecto de Dios sobre la humanidad. Hoy leemos dos Parábolas: la semilla que crece por sí sola y el grano de mostaza. En ambas Jesús rescata imágenes comunes al pueblo, referidas en este caso a la agricultura.
La primera parábola referida al Reino de Dios, que expresa el dinamismo  de la siembra. La semilla depositada en la tierra, posee vigor para crecer a pesar de las hostilidades del lugar, tiene fuerza por sí misma, y su progreso no depende del hombre que la sembró. Sino que el hombre es un simple colaborador del dueño de la tierra, que espera poder ver los frutos que ella pueda llegar a dar.
La segunda parábola, posiblemente más conocida que la anterior, utiliza también imágenes propias de la agricultura, y de la siembra. En este caso se trata de una semilla especifica; el grano de mostaza.
El grano de mostaza es considerada una de las semillas más pequeñas del mundo. A pesar de su pequeñez, está llena de vigor y de vida. Y una vez en tierra es capaz de crecer, y llegar a ser uno de los vegetales más grande y altos del huerto. La fuerza de la semilla de mostaza no es proporcional a su tamaño, sino que está dotada de una fuerza interior que le hace crecer de tal manera, hasta llegar a dar cobijo con sus ramas a los pájaros.
TEXTO
 26También decía: «El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra;27 duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece, sin que él sepa cómo.28 La tierra da el fruto por sí misma; primero hierba, luego espiga, después trigo abundante en la espiga.29 Y cuando el fruto lo admite, en seguida se le mete la hoz, porque ha llegado la siega.»30 Decía también: « ¿Con qué compararemos el Reino de Dios o con qué parábola lo expondremos?31 Es como un grano de mostaza que, cuando se siembra en la tierra, es más pequeña que cualquier semilla que se siembra en la tierra;32 pero una vez sembrada, crece y se hace mayor que todas las hortalizas y echa ramas tan grandes que las aves del cielo anidan a su sombra.»33 Y les anunciaba la Palabra con muchas parábolas como éstas, según podían entenderle;34 no les hablaba sin parábolas; pero a sus propios discípulos se lo explicaba todo en privado." 
LO QUE DICE EL TEXTO
Jesús nuevamente enseña con parábolas y utiliza lo que la gente conoce y comprende muy bien, la agricultura, la semilla que el hombre siembra en la tierra no es él quien le da la vida y crecimiento sino que la propia tierra da sus frutos a su tiempo sin que el hombre lo fuerce, él simplemente deposita la semilla en tierra.
También utiliza la imagen de la semilla de mostaza para explicar cómo es el Reino de los Cielos, porque la semilla de mostaza es considerada una de las semillas más pequeñas pero una vez hecha en tierra, al brotar se convierte en una planta muy grande que puede cobijar hasta el nido de los pajaritos, utilizaba mucho las comparaciones de las actividades o cosas ordinaras en la vida de la gente para explicarles la Palabra y de esta manera se daba a entender, pero  a sus discípulos les explicaba en privado lo que quiso decir con cada una de las parábolas trasmitidas a la gente.
LO QUE ME DICE
Quedo maravillada por lo que eres capaz de hacer y que realizar con todos buen Dios. Tu Iglesia, expresión visible de Tu Reino en el mundo, a pesar de las adversidades externas e internas, sigue llena de vida comunicando por el mundo entero que el Reino de Dios está en medio de nosotros. Jesús, de origen humilde, procedente de Nazaret,  sigue siendo la gran semilla, sembrada en la tierra de la humanidad que va produciendo abundantes frutos.
Señor, el día en que fuimos llevados a la pila bautismal, sembraste la fe en nuestra alma. Y la fe es don tuyo, no viene de nuestra capacidad. Una fe inicial, pequeña, como el grano de mostaza. Pero, a partir del día, en que adquirimos el uso de la razón, esa fe comenzó a crecer, aunque tenga sus altos y sus bajos. Pero siempre nos das la oportunidad de  retomarla y mantenernos fieles, y crecer contra viento y marea, hasta hacerse un árbol sólido donde anidan los pájaros. La fe es, pues, como una semilla en nuestra alma, comparable a un grano de mostaza.
Te pedimos que crezca cada día más y más en nuestro corazón la Semilla de tu Palabra y de tu Eucaristía,  que nos transforme por dentro, y tu Reino de Justicia, Verdad y gracia llegue a todos, sobre todo a quienes te buscan sinceramente.
LO QUE ME HACE DECIR
Señor, al escuchar atentamente tu Palabra, observamos que los frutos de nuestra labor no suelen ser inmediatos, sino a largo plazo. A todos nos gusta “llegar y recoger”…, pero lo más frecuente es que uno sea el que siembra y otro el que siega. Señor, ayúdanos a todos a no desanimarnos cuando “el esfuerzo no parece que haya recompensa”. Son muchos los ambientes que tenemos: Padres, educadores, catequistas, comunidad religiosa, la sociedad en la que vivimos… ¡No permitas que  nos cansemos de sembrar, aunque tarde en verse el fruto!
Padre, Tú que eres el que hace crecer la semilla de nuestras buenas obras, haz que siempre creamos que Tú eres el protagonista de nuestro crecimiento y de nuestra felicidad. Jesús, Tú eres la buena y fecunda semilla sembrada en nuestra conciencia, en el Amor del Espíritu. Sigue, alimentando nuestra pequeñez y limitación para crecer a tu medida.

Cruz Ajpacajá
Novicia MAR


15 de junio de 2018

No llores si me amas. Carta de San Agustín a su madre (Santa Mónica).


No llores si me amas…
¡Si conocieras el don de Dios y lo que es el Cielo!
¡Si pudieras oír el cántico de los Ángeles y verme en medio de ellos!
¡Si pudieras ver desarrollarse ante tus ojos los horizontes,
los campos eternos y los nuevos senderos que atravieso!
¡Si por un instante pudieras contemplar, como yo,
la belleza ante la cual todas las bellezas palidecen!
¡Cómo! ¿Tú me has visto, me has amado en el país de las sombras
y no te resignas a verme y amarme en el país de las inmutables realidades?
Créeme; cuando la muerte venga a romper las ligaduras,
como ha roto las que a mí me encadenaban,
y cuando un día, que Dios ha fijado y conoce,
tu alma venga a este Cielo en que te ha precedido la mía,
ese día volverás a ver a aquel que te amaba y que siempre te ama,
y encontrarás tu corazón con todas sus ternuras purificadas.
Volverás a verme, pero transfigurado,
extático y feliz, no ya esperando la muerte,
sino avanzando contigo,
que me llevarás de la mano por los senderos nuevos de la luz y de la vida,
bebiendo con embriaguez a los pies de Dios
un néctar del cual nadie se saciará jamás.
Enjuga tu llanto y no llores si me amas…
Lo que éramos el uno para el otro, seguimos siéndolo.
La muerte no es nada.
No he hecho nada más que pasar al otro lado.
Yo sigo siendo yo.
Tú sigues siendo tú.
Lo que éramos el uno para el otro, seguimos siéndolo.
Dame el nombre que siempre me diste.
Háblame como siempre me hablaste.
No emplees un tono distinto.
No adoptes una expresión solemne, ni triste,
sigue riendo de lo que nos hacía reír juntos.
Reza, sonríe, piensa en mí, reza conmigo.
Que mi nombre se pronuncie en casa como siempre lo fue,
sin énfasis alguno, sin huella alguna de sombra.
La vida es lo que siempre fue: el hilo no se ha cortado,
¿Por qué habría de estar yo fuera de tus pensamientos?
¿Sólo porque estoy fuera de tu vista?
No estoy lejos… tan solo a la vuelta del camino.
Lo ves, todo está bien…
Volverás a encontrar mi corazón, volverás a encontrar su ternura acendrada.
Enjuga tus lágrimas y no llores si me amas.
Con todo mi cariño, con toda tu alegría.

San Agustín.



14 de junio de 2018

SER DISCÍPULOS SIN DISTRACCIONES

En este día quiero compartirles una reflexión que me ha cuestionado de una forma muy profunda mi propia vida; un día leyendo la lectura del evangelio de Mc 10, 32-45 y más tarde al escuchar la homilía de un padre sobre este mismo texto me llevo a discernir fuertemente mi seguimiento a Jesús. El Padre decía que este evangelio se puede comparar con un profesor en clases, que en ese momento está dando su mejor charla pero se encuentra con la sorpresa de que los alumnos no estaban atentos a la clase porque le preguntan cosas fuera del contexto.


Así le pasa a Jesús en esta escena del evangelio, él anuncia su Pasión, Muerte y Resurrección y los discípulos están pidiendo los primeros puestos, codiciando los puestos de honor, no han comprendido que su Maestro les está hablando de muerte y no de poder político, por eso les insiste diciendo: “el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar la vida en rescate por todos”.

Y me pregunto: ¿cuántas veces yo he oído pero no he escuchado cuando el Señor me habla y me comunica su mensaje de salvación? , ¿Cuántas veces he tomado su palabra a la ligera respondiendo lo que caiga y no meditando la profundidad de su llamada?, ¿en qué momentos he respondido velando primero mis intereses y pasando las de Él a un segundo plano? , pero también ¿cuantas veces dejo pasar los días sin detenerme a escuchar y prestar atención a las mociones de su Espíritu, que día a día me comunica la voluntad de Dios?
Por eso Señor abre mis oídos para escucharte, agudiza mis sentidos para identificar lo que tú quieras darme, permíteme abrirme a tu proyecto de salvación, dame la gracia de acoger tu mensaje del día a día y llevarlo a la práctica, dame la gracia de no responder a tus llamadas con ligereza o velando por mis intereses, sino que realmente pueda comprender lo que significa el servicio, el ser el último sirviendo a mis hermanos, el entregarme hasta desgastar mi vida, en entregarlo todo  como tú lo hiciste muriendo en la cruz y que día a día te vuelves a entregar en cada Eucaristía, que sepa andar por el camino de la cruz buscando agradarte cada vez más.

Cruz Ajpacajá
Novicia MAR