30 de noviembre de 2013

CONVIVENCIA DE CATEQUESIS

 En el día de hoy las novicias Brenda y Yolenny realizaron la clausura del curso de catequesis para la Primera Comunión. Los niños empezaron a llegar hacia las 8:00 de la mañana, a pesar de que la cita era a las 9:00 am. Mostramos las actividades de esta jornada a través de las siguientes imágenes:
Iniciamos con un momento de agradecimiento por parte de los niños

Luego tuvimos un repaso general por equipos



Nuestra hermana Irma, que pasaba por la casa, aprovechó para exhortar a los niños y niñas a permanecer unidos a Jesús

Comunión de mesa...

También hubo tiempo para un partido de fútbol

Vimos y reflexionamos la película "El Gran Milagro"

Y finalizamos con un momento de oración ante Jesús Sacramentado

Los niños entregaron sus oraciones y dibujos acerca de cómo pretenden vivir la unión a Jesús

LECTIO DIVINA PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO -A -Mt 24,35-44


CONTEXTO. Todo el capítulo 24 pertenece al discurso escatológico de Mateo. Si recordamos el texto de hace dos domingos, este es el paralelo de Lucas, donde se nos hablaba del final de los tiempos y de la destrucción del templo. De igual forma en Mateo, Jesús alerta a sus discípulos para no dejarse engañar por aquellos que quieren usurpar el nombre de Cristo. Aparecerán los grandes fenómenos que parecieran suponer el fin pero no es así; al igual que Lucas habla de persecución y odio por causa de su nombre; escándalo y traición; falsos profetas y deserción de los cristianos.(vv.1-12), pero ante todo esto, viene la exhortación de Jesús, el que persevere se salvará (v.8) y todas las naciones recibirán el anuncio del Evangelio, después vendrá el fin (v.19-14).
Después de muchos signos y destrucción, el Hijo del hombre aparecerá con poder y gloria (v.30) y reunirá a los suyos (v31), y termina invitando al discernimiento puesto que todo pasará, pero la palabra del Señor no pasará. (v 32.35).

 ¿QUÉ DICE EL TEXTO ? En este contexto de preavisos y espera se inscribe el texto en el marco del primer domingo de Adviento. Hay un preaviso de Jesús haciendo memoria de lo que sucedió en tiempos de Noé. Pocos se salvaron; la venida de Cristo es imprevisible (v.37-39) hay que estar preparados y vigilantes. De dos en un campo (v.40), o dos mujeres en un molino (v.41), uno será dejado y otro llevado. Invita por tanto a la vigilancia para esperar al Señor (v.42) porque así como no se sabe si vendrá el ladrón, y esto requiere vigilancia por parte del dueño (v.43) así también alerta a  los discípulos para que estén preparados porque no se sabe cuando el Hijo del hombre vendrá (v.44).

Jesús invita también al anuncio. Cada cristiano tiene la responsabilidad de anunciar a Cristo desde sus posibilidades y vocación;  no podemos quedarnos  de brazos cruzados, ¡ay de nosotros si no predicamos el evangelio y no lo testimoniamos con nuestra vida!.
¿QUÉ ME DICE A MI EL TEXTO? Me fijo en Jesús que compara a los hombres que viven en esta fase final, caminantes hacia el momento último, con la generación del tiempo de Noé. Vivían en la despreocupación total de las cosas que se avecinaban sobre ellos. Y se destaca en la comparación la auto-seguridad y disfrute de la vida como el contrapunto necesario para poner de relieve un cambio radical: de la seguridad a la destrucción. El cristiano no debe ser sorprendido en la imprevisión. No podemos dejar las cosas para el último momento. Cada día es un regalo para vivir en conversión. San Agustín nos recuerda siempre que somos caminantes, peregrinos hacia Dios, nuestra casa definitiva; y por eso mantenemos el corazón levantado, porque si nos quedamos pegados a las cosas de la tierra, el corazón se pudre.

El Adviento es una oportunidad  de abrir el  corazón al misterio de Cristo vivo, proclamando la inmensa necesidad que tenemos de Él. Evocamos la primera y segunda venida del Salvador. Es, pues, ocasión propicia para renovar nuestra fe y nuestra responsabilidad ante el misterio salvífico de Cristo. Los símbolos que nos presenta la liturgia cabe sintetizarlos en tres; el monte del que habla Isaías que para nosotros es el calvario donde se realiza la redención y la reconciliación para todos los pueblos, el  reloj (Rom.13,11-14) que nos avisa de que es el momento de despertar; el hoy de mi existencia me pide que esté despierta, que no me deje adormecer por la rutina, sino que al contrario, cada día mantenga vivo el deseo de Dios de cara a mi encuentro definitivo y eterno. También Mateo nos evoca la actitud del vigilante porque Dios está pasando continuamente, y puedo correr el riesgo de no verlo por falta de atención y por tanto no estar preparada para el encuentro que es Gracia.

De ahí la responsabilidad de todo cristiano de no poner obstáculos a la misión salvadora y redentora de Cristo. A todos nos incumbe siempre una actitud misionera, en la medida de nuestras posibilidades, según los diversos estados en que vivimos nuestra vocación.
¿QUÉ ME HACE DECIR EL TEXTO A DIOS?  Nuestra salvación está cerca.  Por la fe ya te he  conocido Señor; ya no puedo  caer en la inconsciencia de vivir en la irresponsabilidad de los hijos de las tinieblas. Tengo ansias del encuentro definitivo contigo. Esta vida presente que vivo  es una marcha hacia el futuro. Siempre he vivido con el símbolo del caminante, porque recoge lo más intimo de mi ser. Mis aspiraciones ya no dependen de mi; mis aspiraciones son  las aspiraciones de esta humanidad que busca  el sentido profundo de la historia que radica en Ti, Cristo Redentor y Salvador, como respuesta a nuestro deseo más profundo de plenitud. Si me aparto de aquí ya no camino en la luz.
 
Quiero reaccionar Señor, viéndolo todo a la luz de tu presencia y compañía, para poder llevar también esperanza a un mundo que la ha perdido, porque ha caído en la inconsciencia de sentirse habitado por un Dios niño, encarnado, intrahistórico, pero a la vez, transcendiendo los límites de la muerte y el absurdo, para darnos la certeza de su eterna existencia.

Quiero vivir con responsabilidad la fe que me has entregado, y con ella la esperanza y la caridad, para reconciliar el corazón humano ofreciendo tu amor sin esperar nada más que la Gracia que generosamente nos vas dando en tu Palabra y Eucaristía.

“Las dos mujeres que se hallan en el molino simbolizan al pueblo. ¿Por qué se dice que están moliendo? Porque, encadenadas al mundo, están como retenidas por la piedra del molino en el afán por las cosas temporales. También una de ellas será tomada y otra dejada. ¿Cuál de ellas será tomada? La que obra bien y atiende a las necesidades de los siervos de Dios y a la indigencia de los pobres; la que es fiel en la alabanza, se mantiene firme en el gozo de la esperanza, se entrega de lleno a Dios, a nadie desea mal y ama cuanto puede no sólo a los amigos, sino también a los enemigos; quien no conoce a otra mujer fuera de la suya ni a otro varón fuera de su marido: ésta es la mujer que será tomada de las que estaban en el molino. La que no se comporte de esta manera será dejada. (san Agustín, Comentario al salmo 99,13)”.

Nieves María Castro Pertíñez . MAR

 

 

29 de noviembre de 2013

ACTIVIDADES ESPECIALES

El pasado miércoles realizamos la despedida a nuestra Hna. Cecilia Sánchez, que fue trasladada a la comunidad de la Casa Provincial. Fue un momento muy emotivo en el que todas agradecimos a Dios el don de la fraternidad y el testimonio de Cecilia. Como parte de la  celebración hubo cantos, dramatización y un pequeño brindis.  

El día de ayer estuvieron de cumpleaños Nora Ortiz y Agustina Rodríguez; también fue momento propicio para dar gracias a Dios por la vida y la vocación de nuestras hermanas. Después del almuerzo, las novicias presentaron un acto para homenajear a las cumpleañeras.








CREAR Y DAR A CONOCER EL MANEJO COMUNICACIONAL

RELACIONES CON LAS FAMILIAS

El formando trae los modelos vinculares de su vida familiar.
-Cuál es el lugar del formando en el deseo familiar: una transmisión intergeneracional, no es un proceso de tipo mágico, sino el mecanismo por el cual en la familia hay unos temas y un sentir que se van transmitiendo de generación en generación: esto se hace por medio del inconsciente.
-Cuál es el lugar del formando en el deseo del Formador.
-La transformación o muerte de los aspectos negativos del modelo.
-Conservación y desaprendizaje de formas vinculares. Cómo hacer para conservar lo bueno y desaprender lo que nos limita en la vida.

EL MODELO FAMILIAR SE REPITE EN LAS RELACIONES COMUNITARIAS.
Visión interna del otro y de lo otro. Si en mi casa me decían que era buena para ciertas cosas, eso me da seguridad. Igualmente, cuando nos han dicho: tú no puedes. Esto tiene un efecto alienante en la identidad. 

Partimos de la base de que no hay crianza perfecta. Esta visión tiene que ver con las experiencias más cercanas a la infancia. Las situaciones negativas o positivas nos marcan en la vida: las diferentes lecturas del mundo dependen de lo que viví.
Necesidades infantiles insatisfechas. Así me posesiono en la vida como adulta. Por ejemplo: la necesidad del amor, el desarrollo humano. La experiencia de haber sido amados es marcante en nuestra vida. Puede suceder que si me faltó amor, pueda estar reclamando toda la vida el amor a los demás, o que la sensación de que no soy importante para alguien me hace hacer daño.

Los modos de posicionamiento respecto del mundo: oral: moral esfinteriana. Tiene que ver con la psicosexualidad: incapacidad de contener, intolerancia ante la frustración, la intolerancia, relacionarme oralmente, devorar, hacer caprichos.
Todo esto nos ayuda a ver lo latente en el inconsciente.

 LA FORMACION ACTIVA, REGRESIONES
La autoridad nos puede recordar la  época de escuela. Hay ocasiones que vemos comportamientos infantiles en los adultos. Volvemos a hacer lo que hacíamos de niños: burlarnos de la maestra, voltear la silla... Esto se puede acentuar si tenemos una tendencia directiva. (Preguntar, aconsejar, imponer: eso facilita que haya más infantilismo).

Construcción del sujeto desde la autonomía. Formar personas en libertad.
Tener presente las propias necesidades del formador: si necesito que me necesiten mucho, posiblemente no soy la persona apta para la formación.

EL PRESENTE ES LA LUPA PARA VER EL PASADO FAMILIAR.
Modo de posicionarse del formando respecto a las figuras de autoridad: complejo paterno.

Si la persona se estrella frecuentemente con toda persona de autoridad, manifiesta un problema con los padres. Esto nos sirve para no personalizar el conflicto. Importante no engancharnos, y no establecer una relación de igual a igual, teniendo la misma pelea. El adulto es un formador con un rol específico: estos terrenos no se deben transgredir.
Modo de posicionarse respecto de los pares: complejo  fraterno. De aquí puedo inferir cómo fue la relación con sus hermanos.

VER LA VERDAD HISTÓRICA
En el mito de Edipo Layo no le dice a Yocasta por qué ya no tiene relaciones con ella. Yocasta lo emborracha. Tiene relaciones con él y nace Edipo. Edipo es mandado  matar. La orden no se cumple. Edipo consulta al oráculo sobre su futuro, y al no conocer su pasado, su futuro se vuelve su pasado.
Esa es la tipología de la tragedia humana: estar presos de lo que ignoramos.

Cuando no conocemos nuestro pasado, lo que fue nuestro pasado se vuelve nuestro futuro: esa es nuestra tragedia. Cuando no conozco que pasó conmigo, repito eso mismo constantemente; de ahí la importancia de hacer una tarea de autoconocimiento. Poder entender nuestra historia de vida para liberarnos de esos determinantes.
-Hay una manera de ver trágicamente  la situación repitiendo siempre, tropezándome con la misma piedra. Siempre hago los mismos relatos: pulsión de muerte.
-Hay una manera más esperanzadora. La mente nos presenta lo mismo una y otra vez, dándonos la posibilidad de redimirlo. ¿Dónde queda la libertad? Uno es el que elige eso. La libertad es un problema de elección. Cuando logro ver de dónde vengo, fortalezas y debilidades, yo puedo transformarlo. Libertad es que veo el mundo de acuerdo a mi procedencia pero que puedo elegir transformar y crear algo nuevo.
-El tema de la verdad es fundamental. Si una persona está comprometida con la verdad puede que no necesite una terapia. Si la persona se encierra en su círculo (Ejemplo: abuso sexual que no se resuelve). El indicador es que cuando el dolor se percibe como algo muy grande, y no se supera, es importante darse cuenta que hay unos elementos mas inconscientes que ameritan una ayuda profesional. 

 “El que no conoce su pasado está condenado a repetirlo”.

Cuando algo me está haciendo sufrir tengo que hacer algo al respecto. El psiquismo siempre está capacitado para reconocer su propia verdad. La mente nos va a llevar al punto que necesitamos.
Es básico conocer los orígenes. Si hay adopción, no guardarla en secreto porque cuando se descubre, pierde legitimidad el adoptante, por la mentira: desamparo total e imposibilidad de creer que la verdad exista. Cuando se miente a un niño en la adopción, los padres adoptivos se deslegitiman por la mentira.

Cuando no se conoce el origen se repite. En el inconsciente algo se cocina. La comunicación consciente e inconsciente existe todo el tiempo. El niño adoptado de alguna manera se da cuenta en su inconsciente; es grave porque es tener una pregunta destructiva dentro.  Por grave que sea una situación, hay que enfrentarla.
El nombre como deseo de los padres. No tenemos nombre porque sí: el nombre da cuenta del deseo inconsciente de los padres. No son al azar.
Que el origen no sea un lugar secreto. Esta es la gran pregunta desde el psicoanálisis. Un ejemplo. ¿Cómo le explico su origen  a un niño probeta?.
Lugar en el deseo de esos que nos recibieron. Se va conociendo en la medida que caigamos en cuenta de los roles familiares que hemos ocupado. Esto tiene sus lados positivos y negativos. También sobre el género (Ejemplo: cómo me pedían que me comportara).

Las reacciones desproporcionadas están en el presente, pero para remitirlas al pasado. Lo que hay que subrayar es el factor de repetición; aquí hay un tema que resolver. El pasado no es negativo, es mi equipamiento. Hay que prestar atención a lo repetitivo, a lo desproporcionado. Son  pistas para mirarme.
Ese lugar inconsciente. Es el lugar que inconscientemente tomamos en el mundo.

La clave: nacer en un lugar donde se tiene un lugar legítimo, que tiene que ver con el deseo por ese nuevo ser, con su sexo (niña o niño), un ser al  que los padres desearon, permite estar apuntalados hacia realizaciones por fuera del entorno familiar.
La reinterpretación y reconstrucción del pasado abre al encuentro con la verdad. Desde este encuentro podemos hablar en  verdad de los cambios.

Las familias que no proceden narcisistamente son aquellas que lanzan los hijos al mundo. Hay familias que funcionan en clan que no permiten las diferencias.
Conocer los secretos familiares

Bajo la fachada de la protección, se callan cosas y es imposible elaborar satisfactoriamente la destructividad de algo que uno no conoce.
Suicidio parental. “no me amó lo suficiente como para que no se matara”. No hay que decirle al niño: “se fue a un viaje, se murió de cáncer”, sino decirle la verdad.

 Soy mis identificaciones

Con los otros de mis orígenes (yo acabo siendo mi papá y mamá si fueron muy significativos). Con los vacíos de los otros de mis orígenes.
El Yo no es el dueño de su propia morada: uno es auténtico desde sus identificaciones, como haya sido la alteridad y como haya vivenciado el propio sexo.

Se sienta la inclusión o el dilema narcisístico del “o” "o": Layo o Edipo: no hay lugar para los dos a la vez. Que la persona no tenga un planteamiento donde siente que el espacio de la comunidad es muy chiquito: “o se va ella, o me voy yo”. Esto tiene cantidad de matices: violencia explícita, hasta el sentimiento de culpa.
Si tenemos varios formandos, cada uno nos va a ver de distinta manera de acuerdo a su escenario interno.

Conservar los aspectos positivos, diferenciarse y desaprender los aspectos negativos.
El acompañamiento puede ser una experiencia emocional correctiva.

No actuar como esa madre o ese padre en sus aspectos negativos.

De estos modelos hay muchas cosas que agradecer: gracias a mis padres tengo la vida y puedo optar por lo qué voy a hacer por mi vida. ¿Qué conservar y qué desaprender de estos modelos? Todo depende de  la lectura de estos modelos y en qué me parezco yo: desglosar en qué soy mamá o papá, las maneras de responder a situaciones, las  cosas que despreciamos de las familias, qué era lo importante de esa formación, para resaltar y diferenciar lo negativo y lo positivo.
Desaprender es reconstruir, como proceso. La única herramienta es ir afinando mi capacidad de darme cuenta, cómo manejo ciertos síntomas en mi cuerpo, que me dice que así le pasaba a mi madre. No es una explicación genética, sino de qué manera mi madre procesaba sus disgustos y yo me identifiqué con ellos.

Biografías: No son solo los hechos. Sino cómo era tu papá, cómo eran esos seres de los que me estás hablando en esa historia de vida. ¿Qué hacías cuando te equivocabas? ¿Cuándo te elogiaban? ¿Qué te regalaban? La labor es no repetir más de lo mismo. Los acompañamientos permiten conocer cada vez más a una persona.
Síntesis de la exposición de la Dra. Sofía Uribe en la Semana de Formadores, por Nieves María Castro. MAR

27 de noviembre de 2013

VÍNCULOS EQUIPO FORMADOR/ FORMANDOS

LA COMUNICACIÓN
El Equipo Formador es un equipo de trabajo, donde asumimos como presupuesto que todas las personas tienen la posibilidad de aportar algo al respecto. Si en el equipo se  desprecia a algún miembro, no podemos llamarlo  grupo simbiótico.
 
El equipo tendría que establecer un vínculo simbiótico. Tiene que haber unidad dentro del equipo de formación. Eso se va construyendo. Es importante que al formando no le afecte la división. Si esto sucede, nos volvemos adolescentes.
Es importante:
Ver  las posibilidades que tiene  cada miembro. Todos vamos haciendo sinergia para el trabajo común.
La verdad: no puede haber un vínculo amoroso desde la mentira. Si el trabajo es el aporte hacia la tarea de formación los miembros deben tener oportunidad de encontrarse y hablar de las verdades que van sucediendo. Cuando suceden las cosas, hay que abordarlas: la voz de cada miembro debe ser escuchada. Hay que tener un principio:   la verdad se habla con quien corresponde.
 El vínculo se fortalece con la confianza.
 
En el equipo de formación, como en todo colectivo humano se repiten  las mismas formas del psiquismo individual. Tenemos una dinámica de fuerzas: por un lado es atractivo ver la verdad mía, pero por otro lado, me defiendo de ella. Uso la negación, la proyección (ver en el otro esa sombra propia); critico a alguien y estoy hablando de mi; la evitación: no asumir el conflicto. Todos estos mecanismos de defensa  están relacionados con la no tolerancia a la verdad. La represión: “esto no existe, yo no tengo rabia, yo soy perfecto”. No tengo un cuerpo con una sexualidad, y empiezo a reprimir. ¿Qué es lo que sucede?: que tarde o temprano saldrá lo que reprimo. Todos los mecanismos están bajo la represión (olla a presión).
 
En esta dialéctica, quiero la verdad aunque  me cueste; es mejor enfrentarla  y verla.
Los mecanismos de defensa están demandados por el inconsciente.
Cuando dan una noticia mala. Primera reacción: es expresar , ¡no!. Pero es el momento que necesita el psiquismo para poder acomodarse a la verdad. Es el tiempo que nos damos. Pero si se muere alguien y a los seis meses sigo trayéndolo a la mesa, ahí  hay una negación.
 
Otros mecanismos: división interna: escisión. La persona no nos genera la sensación de autenticidad. La misma persona muchas veces no se da cuenta de sus contradicciones Mecanismos más primitivos.
En todo grupo hay ruptura, continuidad y discontinuidad.
 
Cuando algo se nos desacomoda, hay que escuchar.
La gran conquista de la palabra: tenemos dos maneras de actuar: la reacción motora,  por ejemplo: el bebé que llora; tengo rabia y no te lo digo: tiro la silla. El impulsivo es el que no tolera la frustración. Debemos ir aprendiendo a manejar las frustraciones, poniéndole palabras. Esta tarea es la civilización: lo que nos sacó de la caverna, la posibilidad de ponernos de acuerdo.
 
Es importante entender que una de las tareas de la formación es ayudarle al formando a comprenderse. Hay que conversar  primero, para pasar a los hechos.
 
El Equipo Formador tiene que ser creativo. Lo creativo son todas las invenciones cotidianas donde aportamos nuestro estilo personal. “Esto me toca, esto quiero”. Si me dejo aplastar por la norma, me vuelvo una persona opaca. Si hago lo que quiero hacer, veo la formación como un proceso creativo. El hecho de estar aquí pensándonos, de aquí sale algo nuevo. Ya estamos haciendo este proceso creativo.
 
Desde el ángulo del formador los retos son:
Preservar el encuadre: pautas del encuentro, horario, flexibilidad.
Asumir elementos de la postmodernidad para poder comprender: (nuestra formación es muy distinta a la que hoy requieren los jóvenes); ya no se suele creer como un pensamiento único para regir nuestra vida. Hay una pluralidad de saberes, sentires;  y los jóvenes están en la cultura de lo pequeño, lo particular más que lo general. Esto nos demanda  que haya una infinidad de relatos que hay que aprender a escuchar. Ejemplo: Desde lo tecnológico, cuando el formador no es sensible a este tipo de cosas está cerrando la puerta a un canal comunicativo que es importante en el mundo de hoy. También tiene que  ver con lo corporal, las modas. Los jóvenes de hoy son más dispersos en su atención porque reciben mucha  información. Capacidad inmediata pero breve. Comunicaciones telegráficas. Esto implica que tenemos que conquistar el espacio de una palabra más larga, que dé cuenta del ser no del hacer. Reto: la capacidad de aprender a hablarse, a caer en cuenta de sus cosas. Es una invitación a que nosotros  nos acerquemos a esos lenguajes.
 
Nieves María Castro Pertíñez. MAR

(Síntesis de la exposición de la Dra. Sofía Uribe, ofrecida en la Semana de formadores)

26 de noviembre de 2013

Ser cristiano es asumir los sentimientos de Cristo (Flp 2,9). Catequesis de Juan Pablo II

Para mi vida de seguimiento, especialmente en este tiempo de noviciado, tener presente este himno paulino ha iluminado el proceso de discernimiento continuo para reconocer qué es lo que Dios quiere de mí, lo más profundo, aquello que tiene que ver no con “dar” sino con “recibir”, “mi voluntad” y “tu Voluntad”, “muerte del yo” y “Tú en mí” “mis sentimientos y aspiraciones” y  “Tus sentimientos y Voluntad”.
Creo que ahondar en este himno es necesario para seguir clarificando la persona de Jesús, que hoy para muchos representa nuestro sentido de vida.  El beato Juan Pablo II nos dice:
Contexto: Se trata de un himno insertado en el capítulo segundo de la carta de san Pablo a los cristianos de Filipos, la ciudad griega que fue la primera etapa del anuncio misionero del Apóstol en Europa. Se suele considerar que este cántico es una expresión de la liturgia cristiana de los orígenes, y para nuestra generación es una alegría poderse asociar, después de dos milenios, a la oración de la Iglesia apostólica.
Esencia del cántico: Este cántico revela una doble trayectoria vertical, un movimiento, primero en descenso y, luego, en ascenso. En efecto, por un lado, está el abajamiento humillante del Hijo de Dios cuando, en la Encarnación, se hace hombre por amor a los hombres. Cae en la kénosis, es decir, en el «vaciamiento» de su gloria divina, llevado hasta la muerte en cruz, el suplicio de los esclavos, que lo ha convertido en el último de los hombres, haciéndolo auténtico hermano de la humanidad sufriente, pecadora y repudiada.
Por otro lado, está la elevación triunfal, que se realiza en la Pascua, cuando Cristo es restablecido por el Padre en el esplendor de la divinidad y es celebrado como Señor por todo el cosmos y por todos los hombres ya redimidos. San Pablo, además de proclamar la resurrección (cf. 1 Co 15,3-5), recurre también a la definición de la Pascua de Cristo como «exaltación», «elevación» y «glorificación».
Testimonio para el cristiano: Desde el horizonte luminoso de la trascendencia divina, el Hijo de Dios cruzó la distancia infinita que existe entre el Creador y la criatura. No hizo alarde «de su categoría de Dios», que le corresponde por naturaleza y no por usurpación: no quiso conservar celosamente esa prerrogativa como un tesoro ni usarla en beneficio propio. Antes bien, Cristo «se despojó», «se rebajó», tomando la condición de esclavo, pobre, débil, destinado a la muerte infamante de la crucifixión. Precisamente de esta suprema humillación parte el gran movimiento de elevación descrito en la segunda parte del himno paulino (cf. Flp 2,9-11).
Dios, ahora, «exalta» a su Hijo concediéndole un «nombre» glorioso, que, en el lenguaje bíblico, indica la persona misma y su dignidad. Pues bien, este «nombre» es Kyrios, «Señor», el nombre sagrado del Dios bíblico, aplicado ahora a Cristo resucitado. Este nombre pone en actitud de adoración a todo el universo, descrito según la división tripartita: el cielo, la tierra y el abismo.
Luz para el camino: Cada uno de nosotros por Gracia, hemos iniciado a descubrir la belleza amorosa de Cristo que nos seduce.  Sus acciones testimoniadas en los Evangelios, son reflejo de sus sentimientos enraizados en el Padre.  Hoy al seguirlo pidamos con humildad que nos deje mirarlo bien por dentro, entrar en su corazón y dejarnos seducir, para que aumente nuestro deseo de querer ser como Él.     Sólo Él puede otorgar la plena vida y cause de nuestros sentimientos para seguir construyendo el Reino de Dios, única pasión de Cristo.

Brenda Ovalle. Novicia MAR

 

 

25 de noviembre de 2013

PASEO FIN DE CURSO EN LA CRC

El pasado viernes 22 las novicias Brenda Ovalle, Francisca Malveira, Agustina Rodríguez y Yolenny Ramírez participamos de un pasadía en el Centro de Recreaciones Villa Sallent que había preparado el Centro de Estudios Religiosos  (CER) para la clausura del ciclo de estudios.

Salimos desde las instalaciones de la Conferencia de Religiosos de Colombia (CRC) a las 8:30 de la mañana y llegamos a Chinauta, municipio donde se encuentra el centro de recreaciones,  hacia las 11:00 am. Lo primero fue la celebración de la Eucaristía, que presidió el P. Carlos Bernal, director del CER. Fue una celebración especial en la que los formandos  y formandas no solo compartimos la alegría de la fe y la vocación, sino también las vivencias  y conflictos experimentados a lo largo del semestre.

El día transcurrió entre comidas, piscina, baile y juegos, que por supuesto disfrutamos mucho. Aprovechamos también para relacionarnos con algunos hermanos y hermanas con los que no coincidíamos en las clases y para estrechar los lazos con aquellos que ya forman parte de nuestra vida.





 


 


 

24 de noviembre de 2013

ASAMBLEA PROVINCIAL EN BOGOTÁ

Los días 24 y 25 de noviembre ha tenido lugar en la casa de la Provincia de San Agustín la Asamblea Zonal en Bogotá. Han participado las hermanas de Bogotá, de Yopal, Tauramena y una representación de Barranquilla. El primer día nos celebró la Eucaristía el P. Pedro Cancino, párroco de san Luis Versiglia (Bochica), y hoy domingo, el p. Fredy Bedoya, agustino recoleto.

En esta Asamblea se ha dado a conocer y se ha evaluado el trabajo pastoral y formativo por medio de los informes de los secretariados, equipo de formación y comisión de economía, estado actual de la educación en Colombia y situación de nuestros colegios. A su vez, cada comunidad evaluó su vivencia y caminar en base a unas preguntas formuladas; también cada comunidad presentó un símbolo según su experiencia. La Hna Olga Lucía Pérez, Superiora Provincial, liderizó esta asamblea junto con su consejo. Importante destacar la presencia durante toda la asamblea de las laicas: Hilda Inés Cortés, Amalia Ortiz y Carmenza Pirabán. También se presentó el equipo dinamizador de la Provincia para la revitalización y la reestructuración de la misma. Agradecemos a Dios estos dos días que han proporcionado además de la información y el diagnóstico,  el paso de Dios en cada una de las hermanas.



 






 


 






23 de noviembre de 2013

LECTIO DIVINA SOLEMNIDAD DE CRISTO REY - Lc 23,35-43

CONTEXTO: Pertenece a la meta del camino de Jesús. La escena se desarrolla en el lugar llamado la Calavera, donde Jesús y dos criminales han sido crucificados. Durante la crucifixión (v.33), Lucas es el único en referir la palabra de Jesús pidiendo a su Padre que perdone a sus verdugos (v.34). El reparto de los vestidos es una cita implícita del Sal 22,19, queja del justo sufriente. El lector de Lucas puede establecer una relación con 9,58: el Hijo del hombre no tenía entonces una “piedra donde reclinar la cabeza”, ahora no tiene ni siquiera vestido.
¿QUÉ DICE TEXTO? El pueblo mira. Dos grupos y un individuo se burlan de Jesús: “los jefes” (Sumos Sacerdotes y el Sanedrín) y finalmente uno de los bandidos (v.39), siendo estas burlas la ocasión para que Lucas retome el tema de la salvación (la palabra “salvar” aparece cuatro veces). La reacción del segundo ladrón, su petición llena de fe a Jesús y la respuesta de éste son propias de Lucas (vv.40-43). La inscripción “Es el rey de los judíos” (v.38) se convierte para el “buen ladrón” en Palabra de Dios: la realeza de Jesús, para él, es divina. Su observación: “él no ha hecho nada malo” (v.41), será recogida de forma positiva por Pedro en el libro de los Hechos: “pasó haciendo el bien (Hch 10,38). “Acuérdate” es una expresión bíblica: cuando Dios se acuerda es que interviene. Aquí, Jesús interviene inmediatamente. “hoy estarás conmigo en el paraíso”  (v.43). “Este hombre acoge a los pecadores”, murmuraban escribas y fariseos antes de las tres parábolas de la misericordia.
Las burlas comienzan con “a otros ha salvado”. La escena acaba justamente con la salvación de otro, el buen ladrón. Entre tanto resuena tres veces la llamada a salvarse a sí mismo, introducida dos veces como las tentaciones del desierto: Si tú eres…, y la tercera con: ¿No eres tú…? Satanás debía volver en el “tiempo fijado” (4,13): no es incongruente hablar aquí de la “última tentación de Cristo”; está en juego la identidad de Jesús, Mesías (vv.35 y 39), “Elegido” (v.35), “Rey de los judíos” (vv.37-38); la última tentación es usar su poder en lugar de ser lógico hasta el final con la Buena Nueva anunciada, la del amor (el que pierda su vida, la salvará”, 9,24).
En la 1ª lectura (2 Sam 5, 1-3), David, elegido por Dios, es escogido como rey por el pueblo y recibe la unción (la misma raíz que Mesías). Esto introduce los títulos de Mesías, Elegido y Rey de los judíos dados a Jesús en el evangelio.  Pero las tribus dicen también a David: “Somos de la misma sangre que tú”, llamando así nuestra atención sobre la solidaridad del Elegido de Dios con todos por su compromiso hasta la muerte; es solidario con los que le condenan, los que se burlan, los que son ejecutados, tanto con aquel que se obstina en su rebelión como con el que se arrepiente. Esta realeza de solidaridad y de amor, la 2ª lectura (Col 1,12-20) la desarrolla bajo la forma de alegre himno. Los fragmentos del salmo 122(121) expresan la alegría de subir a Jerusalén, donde se encuentra la “sede del derecho”: todo cristiano está invitado, por la lectura y la audición del evangelio, a acudir al pie de la cruz de Cristo para descubrir su verdadera realeza[1].
¿QUÉ ME DICE  EL TEXTO? Me fijo primero que todo en la fiesta que celebramos: Jesucristo, Rey del Universo; en  este domingo también se clausura el Año la de la Fe. Cerramos con el triunfo final de Jesús. Él  es a un mismo tiempo la clave de bóveda y la piedra angular del mundo creado, “imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura, Cabeza del Cuerpo, que es la Iglesia, reconciliador de todos los seres”.
Me fijo en Jesús, en su silencio, en su sufrimiento, en su estar al lado de dos ladrones. Los historiadores nos dicen que la crucifixión tenía lugar entre horribles sufrimientos. Pero los evangelistas están lejos de pensar que es la cantidad de sufrimiento de Jesús la que nos salva. Lucas, nos muestra que es su amor el que nos salva. El amor de Cristo nos salva en la cruz; ha sido consecuente hasta el final, ha cumplido su palabra a cabalidad, ha dado testimonio del amor que le tiene el Padre; el Padre a su vez está junto al Hijo en su lucha; no frente a él como una voluntad arbitraria.
Me fijo en el buen ladrón; su petición llena de fe. De un árbol de la cruz al otro resuena un admirable diálogo en que el perdón y el árbol de la vida del paraíso se proponen a todos aquellos que piden a Jesús que se acuerde de ellos cuando vuelva en la plenitud de su Reino. Jesús, que no tiene nada aparentemente, lo ofrece todo y a la vez, lo que nadie puede ofrecer: el perdón, máxima expresión del amor, y el Paraíso. ¡Qué paradoja existencial tan  llena de sentido!.
El Reino nuevo de Cristo, que es necesario instaurar todos los días, revela la grandeza y el destino del hombre, que tiene final feliz en el paraíso. Es un Reino de misericordia para un mundo cada vez más inmisericorde, y de amor hacia todos los hombres por encima de ópticas particularistas. Es el Reino que merece la pena desear. Clavados en la cruz de la fidelidad al Evangelio se puede entender la libertad que brota del amor y se hace realidad "hoy mismo".
Me fijo en los adversarios; todavía están ansiosos para que Jesús les haga el milagro viéndolo  bajar de la cruz, y poder seguir creyendo en un Dios de poder y espectacularidad. La personificación de la maldad, la imposibilidad de creer, la confabulación con el mal es la experiencia más dolorosa y difícil que se puede afrontar, si no es con la fuerza y la gracia de Dios.
Me fijo en los mirones. ¿Habría entre ellos algún arrepentido? Todo el que pasaba por allí tenía una posibilidad de pensar, de sentir, de cambiar o de permanecer en la actitud de burla, desprecio e ignorancia ante la gran Verdad.
Me fijo por último en la inscripción: en esa gran verdad: aquí está el Rey de los Judíos. Cuando nadie cree en esto y todos se burlan, he aquí la gran ironía,  sólo un ladrón tiene el alcance de confiar y alcanzar la salvación por  el testimonio de Jesús, sin nada a su favor, más que su soledad y su cruz.
¿QUÉ ME HACE DECIR EL TEXTO?Cerramos ciclo litúrgico y el año de la fe, diciendo que tú eres nuestro Rey. Te veo en la cruz; veo  como se burlan los soldados,y te dicen que te salves. Reinas desde el perdón, desde el amor, en medio de tantas burlas, en el silencio; en el silencio del perdón y de la escucha.
¿Qué es el reino? El dominar tú. Tengo que estar apasionada de este reino. Con las actitudes que me dices hoy, desde la cruz eres el rey de la entrega, de dar hasta todo lo que tenías, hasta que no te quedó más. ¿Te dejaré reinar? Dejaré que seas el dueño de mi vida y lleves la barca de mi historia?Tú me dices: ¿me dejas que llene tu vida?. Serás feliz.
Reina en mí Señor. Tienes pasión por el hombre, por mí; reina en mi corazón, en mis pensamientos, en mis acciones. Tu eres mi único rey, el rey de mi vida, todo para mí; tu eres mi  alfa y omega,  mi principio y fin; mi anchura y largura; mi alba y ocaso; Quiero vivir entregando la vida hasta la muerte. Gracias por admitirme en tu corazón; tendré que oír también “hoy estarás conmigo en el paraíso”. Que aprenda las lecciones del reino: el amor, el servicio, la misericordia, la alegría y la paz. Tú eres el rey de los enfermos, los pobres y los agobiados. Que el trono de mi vida sea la cruz y tu reino.
Virgen, también reina y señora del amor y de la humildad;Tú y María seáis los verdaderos reinos de mi vida.

Anuncié rectamente tu justicia en la gran Iglesia (Sal 39,10). Se dirige a sus miembros y les exhorta a hacer lo que él hizo. El anunció, anunciemos nosotros también; sufrió él, suframos nosotros con él; él fue glorificado, también nosotros los seremos con él. Anuncie tu justicia en la gran Iglesia. ¿En qué medida grande? Está presente en todos los pueblos. ¿Por qué está en todos los pueblos? Porque es la descendencia de Abrahán en quien serán benditos todos los pueblos (Gn 22,18). ¿Por qué está en todos los pueblos? Porque su voz se extendió a toda la tierra (Sal 18,5). En la gran Iglesia. He aquí que no lo impediré a mis labios; Señor tú lo sabes. Mis labios hablan, no les prohíbo hacerlo. Mis labios suenan ante los oídos de los hombres, pero tu conoces mi corazón. No se lo impediré a mis labios,- Señor, tú lo sabes. Una cosa oye el hombre y otra conoce Dios.…El dijo: Acuérdate de mí, cuando llegues a tu reino, a lo que el Señor respondió: En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el paraiso. Hoy -dijo- estarás conmigo en el paraíso (Lc 23,42-43). El paraíso tiene árboles de felicidad: hoy estás conmigo en el madero de la cruz, hoy estarás conmigo en el árbol de la salvación.(San Agustín, Comentario al salmo 39,15)

Nieves María Castro Pertíñez. MAR

 



[1]Saout, Y. El evangelio de Jesucristo según san Lucas. Cuaderno bíblico 137. Claretianos, 2007, p.100-101.

22 de noviembre de 2013

INVITACIÓN

Queridos lectores, tengo el gusto de invitarles a participar de mi Profesión Religiosa por medio de la oración. Doy gracias a Dios por este paso que me permite dar en su seguimiento como Misionera Agustina Recoleta, que es reflejo de su gran amor y misericordia para conmigo. Jessica.


 

21 de noviembre de 2013

Consejos evangélicos: mística y profecía

La vivencia de los consejos evangélicos parte del hecho de haber optado por un estilo de vida que tiene su fuente en Jesús y que por tanto implica la continuación de su actuar; no se trata tanto de vivir  como vivió Jesús porque Él vivió así cuanto vivir para lo que vivió Jesús, compartir su proyecto.  El significado de los votos, entonces, va encaminado hacia el establecimiento de unas relaciones distintas, libres y fecundas, que transparenten a Jesús, no tanto en sí mismas cuanto en la capacidad de situarse ante el mundo como Él y responder al mundo como Él.

Enraizadas en Jesús, comprendemos el valor supremo del Reino frente a las propuestas de nuestra sociedad y como quien descubre un tesoro en un campo (Cf. Mt 13, 44), renunciamos con alegría a unas posibilidades, que también poseen un gran valor, pero que no alcanzan a dimensionar la grandeza del proyecto de Jesús. Deseamos comunicar a todos los hombres y mujeres  que esta nueva posibilidad de relación es una llamada, un camino de liberación, para todos, no sólo para la vida consagrada.
Y dado que eso sólo se logra con el testimonio, de ahí la necesidad de  replantear la vivencia de los consejos evangélicos hoy y despojarlos de una visión histórica de “camino especial de perfección para entrar en el Reino”. Considero, modestamente, que vivir maduramente los votos no es un previo al Reino, es ya vivir en sintonía con él.
Vivir los votos hoy debe traducirse en entrega total. Es el eco que queda luego de ver la película “La misión”. Una entrega que no escatima ni siquiera la propia vida. Una entrega cimentada en convicciones inamovibles capaces de confrontar las realidades de muerte (y a quienes las implantan y sostienen) que oprimen al pueblo de Dios, en cualquier momento y en cualquier lugar.
Los consejos evangélicos son un grito que clama la liberación de tantos  hombres y mujeres esclavos de una sociedad donde el placer, el poder y el tener han tomado la batuta; pero también de aquellos otros tantos que padecen las acciones del primer grupo y han perdido su dignidad.  Son un grito que llama al reconocimiento de la esencia del otro, mi hermano.
De ahí que para Mercedes Navarro los votos no pueden limitarse a reforzar estructuras identificativas en la vida religiosa, sino que deben estar en función de una eclesiología de la comunión, que tiene sus cimientos en la solidaridad (pobreza), en la práctica dialogal (obediencia) y en la creatividad relacional (celibato).
En el caso de la solidaridad plantea que no puede existir comunión donde hay desigualdades económicas. La base debería ser el compartir que establece la justicia. En la práctica dialogal es necesario el reconocimiento de la pluralidad, de la realidad que nos rodea y una actitud de discernimiento que genere que la autoridad no recaiga sobre una determinada persona sino sobre el proceso mismo de las decisiones.  La creatividad relacional deja de verse únicamente como realidad biológico-sexual para empezar a tomarse como dimensión relacional que reconoce el valor de la otra persona, más allá de su sexo y capacidad reproductiva.

Yolenny Ramírez. Novicia MAR