31 de julio de 2013

EN ARMONÍA CON LA NATURALEZA

El domingo 21 de julio, invitados por la familia Salazar y acompañados por ellos: César y Cristina, salimos de Bogotá rumbo a La Vega. Allí, esta familia, en una zona muy hermosa tiene una casita de campo. Las formandas y la maestra aprovechamos la invitación para vivir esta experiencia.
Dos días compartidos en fraternidad. El rio, la naturaleza, el silencio elocuente que rezuma de ella, el senderismo rumbo a la laguna, el descanso de clases, y los tiempos aprovechados para la recreación, la oración, la meditación y la fraternidad nos transmitieron muchas enseñanzas. La armonía del ambiente propició un gran respeto a la naturaleza, y un deseo profundo de entrar en sintonía con ella. Agradecemos al Señor y a esta familia tan cercana a las MAR tanta generosidad.
 




 






REINADO DE LOS ANCIANOS EN LA PARROQUIA GERVASIO Y PROTASIO

 
El día sábado 27 de julio las jóvenes Pre novicias: Agustina, Juliana y Francisca junto con la novicia Jessica,  acompañaron  y participaron del reinado de las ancianitas que hacen parte de la parroquia. En este se pudo vislumbrar alegría, creatividad, disponibilidad, apertura y unidad familiar, puesto que fue un espacio en el que se propició la compañía de familiares y amigos de las participantes en dicho concurso.
Este se realizó con el fin de recaudar fondos para el grupo de ancianos que se reúnen los sábados para compartir la Palabra de Dios y realizar otras actividades, entre ellas ejercicio, escritura, manualidades etc.
En general nuestras jóvenes lo disfrutaron mucho, pues supieron  alegrarse con cada una de las personas que expresaron su emoción y que dieron su granito de arena para que este fuera posible.
Cabe resaltar que uno de los requisitos de este reinado era que cada concursante debía presentar un traje típico de la región que le correspondía pero con material reciclable. Las regiones concursantes fueron seis: Caribe, Pacífico, Andina, Amazonas, Orinoquía e Insular.

El Desarrollo de esta bella actividad en la que se resaltó al anciano, algo que consideramos muy importante en una sociedad que poco los valora y poco los incluye en sus actividades, se dio de la siguiente manera:
Apertura con la oración a cargo nuestra hermana Jessica López.
El desfile  con  traje  típico de la región que estaban representando cada una de las candidatas
La descripción de cada región.
Los bailes correspondientes a cada región
La presentación de los fondos recaudados por cada una de las candidatas en las diferentes actividades y salidas realizadas.
El conteo  de dichos fondos por parte de los seis jurados participantes
El desfile de las candidatas con el traje de gala.
La definición del jurado de las ganadoras (reina, virreina, cuarta, tercera, segunda y primera princesa -como podemos ver aquí, todas tuvieron su condecoración).
Proclamación a los presentes, de las respectivas ganadoras, entre ellas, la región Andina se ganó el título de reina y la región pacífica fue elegida como mejor traje  típico en papel de reciclaje.
Coronación y entrega de premios por parte del jurado y organizadores, entre ellos la Señora Yaneth quien organizó el evento y dirige el grupo de ancianos/as.
Finalizó con la entrega de refrigerios.

Es importante decir que el compartir fue bastante enriquecedor,  puesto que nuestras pre novicias estuvieron animando el desfile, apoyando a cada una de las participantes, haciéndoles barra y acompañando a los familiares;  forma en que se vieron muy integradas a la comunidad parroquial; mientras nuestra hermana Jessica fue una de las personas que prestó su servicio como jurado del reinado.
Nos alegra comunicar una de las tantas alegrías que recibimos por parte del Señor en el apostolado,  al compartir con personas tan valiosas por su sabiduría,  experiencia de Dios y Vida.

Jessica López. Novicia






 

30 de julio de 2013

El Papa Francisco hace muchos llamamientos a los jóvenes de la JMJ y del mundo.

En la última noche del Día Mundial de la Juventud, el Papa pidió a los jóvenes: que no se sometan a las modas, que sean auténticos, “suden la camisa” en la experiencia de la religión. "Hoy estoy seguro de que la semilla cae en buena tierra, sé que quieres ser una buena tierra, no quieren ser cristianos a medias, o engomados ni con  fachada cristiana, sino auténticos. Estoy seguro de que no quiere vivir la ilusión de libertad que permite ser arrastrado por las comodidades y las modas del momento ".
"Sean los verdaderos atletas de Cristo", Jesús ofrece algo "muy superior" a la Copa del Mundo. "Jesús nos invita a seguir por la vida, nos pide que seamos sus discípulos que" juguemos en su equipo. "¿Qué hace un jugador cuando se le llama para jugar en un equipo? ¡Debe entrenar mucho! Así es en nuestra vida
de discípulos del Señor ".
"Queridos amigos, no se olvide que usted es el campo de la fe: Ustedes son los atletas de Cristo. Ustedes son los constructores de la iglesia más bonita y de un mundo mejor"
Vuelvan   a la espiritualidad!
"Acoge la fe" – dedíquese  a la cristiandad, abandonen las obsesiones materiales - "tener el dinero, el poder" - y cambiar por sí mismos poniendo a Dios como el centro de la vida.
La Biblia nos muestra el camino para el viaje espiritual "en el Evangelio, escuchamos la respuesta: Cristo."
"Jesús es el que nos lleva a Dios y nos conduce a Dios; con Él toda nuestra vida se convierte, se renueva y se puede mirar la realidad con ojos nuevos, desde la perspectiva de Jesús, y con sus ojos."
Pregúntense sinceramente: en quién deposito la confianza ¿en mí mismo o en Jesús?
"Nos sentimos tentados a ponernos en el centro, a creer que sólo nosotros construimos nuestras vidas, o puede llenarnos de felicidad la posesión, el dinero, el poder".
"Pero no es así! Es cierto que tener dinero, poder puede generar un momento de embriaguez, la ilusión de ser feliz; pero al final, ellos son los que tienen y nos hacen querer siempre tener más, a no estar satisfecho.

Usted ve, queridos amigos, que  la fe lleva a cabo una revolución en nuestra vida que podríamos llamar copernicana…Dios en el centro para   restituir a Dios que restaura la fe, nos sumerge en su amor que nos da la seguridad, la fuerza, la esperanza”.

El Papa citó a San Pedro para hablar de su alegría por estar en la Jornada Mundial de la Juventud. "Es bueno estar aquí!": Pedro exclamó, después de ver al Señor Jesús transfigurado, revestido de gloria." ¿También queremos que nos repita estas palabras? Creo que sí, porque para todos nosotros es bueno estar juntos unidos en torno a Jesús;
es bueno poner Cristo en nuestra vida, poner la fe, la esperanza, el amor que Él nos da."

Dejo en ustedes  “él rostro joven de Cristo".



27 de julio de 2013

LECTIO DIVINA DOMINGO XVII DEL TIEMPO ORDINARIO Lc 11,1-13


CONTEXTO: El capítulo 10 de Lucas termina con el relato de Marta y María. Si el pasado domingo, el evangelio nos proponía como necesaria la actitud contemplativa de María, la hermana de Lázaro, el de hoy nos mete de bruces en la enseñanza de Jesús sobre la oración. El texto inicia diciendo que Jesús estaba orando (v.1a). Jesús es una persona acostumbrada a orar;  conoce la Escritura y reza con ella. Su oración está integrada a su vida y a su misión; supera los legalismos de los tiempos determinados para rezar. Jesús ora en la vida y prolonga muchas veces los momentos de oración que, como buen judío, debía dedicar diariamente.

¿DE QUÉ TRATA EL TEXTO? La oración de Jesús contagia, despierta interés, anima a los demás. Los discípulos quieren aprender a rezar como él (v.1.b). La oración de Jesús es un encuentro de intimidad con el Padre. Cuando Jesús ora se dirige a Dios llamándolo Padre (v.2a).  La palabra Abba, que encontramos en los evangelios como característica de Jesús significa Papi, Papaíto, y era una manera sencilla que utilizaban los niños para dirigirse a su padre. Jesús, el auténtico Maestro de oración, nos ha señalado según Lucas las direcciones principales de nuestra oración en el Padrenuestro. Las primeras peticiones se vuelven a Dios mismo: "tu nombre", "tu reino", tu voluntad (v.2b).
Los cristianos, no sólo consideramos a Dios nuestro Padre, y además comunitariamente ("nuestro"), sino que nos comprometemos en nuestra oración con la gloria de Dios, queremos que su Reino sea conocido y crezca en este mundo. Luego pasamos a pedir por nosotros mismos, en una actitud de pobreza y confianza: pedimos el pan de cada día (lo necesario para vivir), el perdón de nuestras faltas (somos pecadores, oramos con humildad, y además con actitud de perdonar también nosotros a los demás), y que nos libre de todo mal (estamos todos en lucha, aunque Cristo haya vencido radicalmente al mal) (vv.3-4).

Seguidamente se presenta la parábola del amigo inoportuno  (vv.5-8) que  nos recuerda que Dios se deja siempre conmover por una oración perseverante.  Continúa el texto con unas hermosas exhortaciones del Maestro: pedid (…), buscad (…), llamad (…) (v.9) recordándonos que Dios no defrauda nunca. Los vv.11-13 describen una comparación sobre lo que hacen los padres por los hijos aunque sean malos, y lo que puede hacer Dios con nosotros al darnos gratuitamente el Espíritu Santo.

¿QUÉ ME DICE A MI EL TEXTO? Interpela mi vida de unión con el Señor. Jesús, mi Maestro, me enseña a priorizar el diálogo, el encuentro con El. Sobre todo me enseña que ese Dios de Jesús es tan cercano, que le puedo llamar papaíto. Al llamarlo así experimento la ternura de Dios y me dejo abrazar y amar como si fuese única. Pero precisamente, al añadirle “nuestro”, me recuerda que también mi oración es de intercesión  por mis hermanos, y  porque apremia el Reino tengo que supeditar todo lo que soy y tengo a su voluntad; porque su voluntad es idéntica a su misericordia, y no dudo de esa gracia para la Gloria de Dios. Es una oración de perseverancia, no es para conseguir cosas, es para permitir acercarme más a Dios. La gracia está en pedir, porque me siento necesitada, en buscar, porque añoro la plenitud, en llamar, porque así me abro a lo verdadero y eterno.

Lo que está asegurado es que Dios da, se deja encontrar, y abre a quien llama a su puerta. ¿Qué da? La comunión con él, la fidelidad a su voluntad, su Espíritu Santo, como bien fundamental y definitivo que está en la raíz de todo otro bien que legítimamente el hombre puede desear, para él y para los demás. Las lecturas que nos propone este domingo, son una invitación a la confianza en Dios, una invitación a tenerlo muy presente en nuestras vidas y a ser capaces de presentarle sin temor nuestros deseos, nuestras preocupaciones y necesidades.
El poder contar con Dios, no quiere decir que tengamos que esperar que él nos resuelva todos los problemas y menos aún que se ponga a favor de nuestros pequeños intereses. Pero sí quiere decir que él nos da la mano en nuestro caminar, nos da fuerza y valor. Es tener a alguien al lado que no nos deja nunca, es poder vivir todo acontecimiento, por duro que sea, acompañado por un amor muy grande, pleno, infinito.

El tema de la oración vuelve a tomar fuerza y actualidad en este domingo. Es conmovedor el diálogo que sostiene Abrahán con Dios para tratar de lograr el perdón de Sodoma, la ciudad impura. La palabra diálogo es clave para entender el significado y las exigencias de la plegaria cristiana. Ciertamente, si la oración no fuera más que un monólogo del hombre consigo mismo, no sería preciso orar, pero la plegaria auténtica es un diálogo que se realiza en presencia consciente delante de Dios. Este diálogo surge desde la fe, la pobreza, la reflexión, el silencio y nuestra propia renuncia.

¿QUÉ ME HACE DECIR EL TEXTO A DIOS? “Venga tu Reino, santificado tu nombre, hágase tu voluntad”,  son palabras Señor que me mueven el piso; me hacen temblar cuando me confronto con tu vida de amor al Padre y a los hermanos. Quisiera Señor, vivir para ti, ser tuya y adentrarme en tu misterio; pero dada mi fragilidad y caducidad me hago menesterosa de ti,  pido, imploro y acojo el don que cada día me regalas porque así tú lo quieres. No es posible Señor hablarte sin mirar a los demás. Cleusa nos decía “Es preciso que El Reine” y tu Reino pasa por el corazón y crece como el granito de mostaza. Enséñame Señor, a desbrozar las malas hierbas de las buenas, para que tu Reino crezca porque en esa medida estaré haciendo tu voluntad y tu nombre será santificado. No se trata de rezar  muchos padres nuestros, sino de todo un proyecto de vida y de comunión contigo.
“Llama con tu oración al Señor mismo con quien descansa su familia; pide, insiste. No necesita ser vencido por la importunidad, como el amigo aquél, para levantarse y darte. Él quiere dar. Si, aun llamando, no has recibido nada, sigue llamando, pues desea dar. …Cuando hayas conseguido los tres panes, es decir, el alimento que es el conocimiento de la Trinidad, tendrás con qué vivir tú y con qué alimentar al otro. No tengas miedo de que venga un peregrino de viaje; al contrario, hazle miembro de tu familia recibiéndolo. No temas tampoco que se te acaben las provisiones. Ese pan no se termina; antes bien, terminará él con tu indigencia. Es pan, y es pan, y es pan: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Inmutable el Padre, inmutable el Hijo e inmutable el Espíritu Santo; eterno el Padre, coeterno el Hijo y coeterno el Espíritu Santo; Creador tanto el Padre, como el Hijo, como el Espíritu Santo; pastor y dador de vida tanto el Padre, como el Hijo, como el Espíritu Santo. Alimento y pan eterno el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Aprende esto tú y enséñalo. Vive de él tú y alimenta al otro. Dios, que es quien da, no puede darte otra cosa mejor que a sí mismo. ¡Avaro! ¿Qué otra cosa deseas? Si pides algo más, ¿qué te ha de bastar, si Dios no te basta? Mas, para que pueda serte dulce lo que te da, es necesario que poseas caridad, que tengas fe, que tengas esperanza. Son dones también de Dios”( S. Agustín. Sermón 105, 1-4).

Nieves María Castro Pertíñez. mar

 

 

 

 

SÍNTESIS DE UNA CARTA DE MONSEÑOR F.J. OCHOA


Lugar: Bogotá
Fecha: 16 de enero  1958
Para: Todas las hermanas de Colombia
Contenido:
Al ya estar en las vísperas  de regreso, agradece en nombre de todos/as los días de acogida  y sobre todo queda gratamente satisfecho  por  la forma de vida,   obra de las distintas casas, resaltando  de manera  especial  lo que se realiza  en los Llanos de Casanare.
Les pide no olviden  los consejos  dados  tras el diálogo familiar con las hermanas. “Es  preciso ante todo una perfecta  o íntima  unión con Dios… para tener éxito en todo lo que emprendemos”.
“Vida de oración hermanas, vida de continua presencia de Dios en nuestra mente  y en nuestro corazón. Humildad, abnegación  y caridad… Hasta la cumbre de la santidad. La eficacia del buen ejemplo, responsabilidad por las personas  en las obras confiadas. No basta ser santa, es preciso parecerlo ante los demás”
Finaliza pidiendo que sea medio de despedida y petición de ruego para ellos (sor Esperanza y él).

Por medio de esta carta podemos descubrir la dimensión recoleta de nuestro Carisma. En la raíz de nuestra misión evangelizadora está la interioridad; ese volver continuo al corazón en proceso de conversión donde habita la Verdad.
Dice  un viejo poeta que: "La soledad, hora tras hora golpeando el alma, hace faena de forjador sobre ella. La soledad tiene algo de herrero trascendente que hace a nuestra persona compacta..; el hombre consolida su destino individual y puede salir impunemente a la calle sin contaminarse por competo de lo público, mostrenco, endémico". (J. Ortega y Gasset, Obras completas. Taurus, Madrid 2004).

26 de julio de 2013

JMJ DESDE EL NOVICIADO

Es de todos conocido que en estos días la Iglesia se encuentra celebrando y reforzando el seguimiento de Jesús por parte de todos los jóvenes que la integramos. En la Casa Noviciado no quisimos quedarnos atrás y hemos emprendido una serie de actividades que nos ayudan a estar en sintonía con la Jornada Mundial de la Juventud 2013. Para ello nos hemos apropiado de algunas de las herramientas que ha brindado el comité organizador de la JMJ en la página web www.rio2013.com, específicamente de los esquemas para la Lectio Divina.
Nuestros recreos también han estado matizados por el seguimiento de las noticias y actividades que se van realizando en la Jornada; y ni qué decir de nuestras oraciones comunitarias, en las que nos mantenemos intercediendo para que todos los jóvenes participantes y aquellos que no hemos podido acudir, nos dejemos empapar por la Gracia de Cristo Resucitado y asumamos la misión de “Id y haced discípulos en todas las naciones”.

25 de julio de 2013

PRIMERAS COMUNIONES EN NUESTRA CAPILLA DE HUNZA

 Si la catequesis tiene como propósito fundamental la maduración de la fe inicial, recibida en el bautismo, el catequista, agente responsable de dicho proceso, desempeña la misión profética de seguir proclamando al hombre de hoy, la buena noticia de Jesús.
El catequista debe ser una persona en permanente renovación, en actitud de conversión. No es un depositario de la verdad, ni es inmune a la duda o al error. Es un compañero de búsqueda, alguien que siente la angustia, el dolor, el desaliento; un peregrino en marcha hacia el destino final. Es un promotor de la comunidad cristiana…
El anterior mensaje muestra una perspectiva muy realista: el catequista anuncia a Cristo con palabras y obras presentando la actualidad del Evangelio en su vida y no con pocas dificultades ya que la modernidad también afecta a los más pequeños.
Es el compañero que precedido por Jesús, abre caminos de Fe desde un corazón sencillo, en constante conversión, que no se cierra a nuevas sorpresas manifestadas en los pequeños.  Es un peregrino que aún no se gradúa en el  conocimiento de su Maestro y que a través de la convivencia con sus hermanos le descubre en la cotidianidad.
Agradecidas a Dios, este año las novicias Yolenny Ramírez y Brenda Ovalle  han vivido esta experiencia al acompañar a catorce niños animados por sus padres a abrir caminos de Fe, al prepararse para recibir el Sacramento del Bautismo -algunos- y el Sacramento de la Eucaristía el pasado domingo 21 de julio en la Capilla de Ciudad Hunza.
El proceso de acompañamiento ha estado lleno de aprendizajes entre ellos el profundizar las realidades familiares que viven los niños para comprender algunas reacciones y omisiones, así como también introducir herramientas novedosas para orientarlos a un encuentro con Jesús misericordioso que sólo por Amor se entrega en la Eucaristía.
Trabajar en equipo con laicos catequistas y un acercamiento con sus padres de familia son experiencias que enriquecen la dimensión misionera.
Por último la misión del catequista no termina al presentar a la comunidad cada uno de los niños catequizados, sino que anima con palabras y oración a que éstos sigan abriendo caminos de Fe en su vida.
 
Brenda Ovalle. Novicia




24 de julio de 2013

TARDE LÚDICA

Agradecemos el detalle de César y Cristina, miembros de FRAMAR de la Provincia de San Agustín, quienes el pasado sábado, 20 de julio, nos invitaron a compartir un riquísimo almuerzo. Toda la comunidad participamos menos la Hna. Elsa Gómez que se encontraba de vacaciones.
Posterior a la sobremesa las novicias inventaron un tiempo lúdico, donde unas aprendieron a bailar, otras enseñaron y otras trataron de hacer pericias para distensionarse un poco.
Pasamos una tarde muy agradable, en compañía de esta familia.
Catalina, la hija de César y Cristina, les da unas clases.

Nuestra Hermana Olga se integra al grupo

CONOCIENDO MÁS DE NUESTROS FUNDADORES...

En diferentes oportunidades les iremos presentando reseñas de las cartas de Monseñor Francisco J. Ochoa, nuestro fundador. Este trabajo lo ha realizado la novicia Jessica López.

Lugar: Kweiteh
Fecha: 03 de Diciembre 1947
Para: Sor María Inmaculada de Jesús Sacramentado (Monteagudo).
Contenido:
La felicita por Pascua  y por motivo del año nuevo. Extendido a “ese nido de amores”.
Recibió su carta del 10 de octubre pero llevan casi un mes incomunicados porque les han destruido la línea Férrea a una distancia de 150 Km (teme por eso que no llegue la carta por dichas dificultades).
Le informa que todos los padres viven en esa residencia por no poder ya estar  en los distintos distritos. Le pide muchas oraciones, sacrificios y mortificaciones por la Paz. Manda saludos a las Formandas.
Cantidad: Una Página. P 678



23 de julio de 2013

PINCELADAS DE ESPIRITUALIDAD

El escrito presentado a continuación es una entrevista realizada al P. Fray Ángel Martínez Cuesta, que hace referencia a tres preguntas importantes en nuestra vida de seguimiento a Jesús,  que traído a nuestra vida  como M.A.R nos habla mucho de nuestra esencia y de nuestra razón de ser proyectada en la misión.
Son tres preguntas claves que nos ayudan a recordar y valorar nuestra historia y la riqueza de nuestro carisma unida a esta gran familia:
Tiene como eje central de reflexión la siguiente frase, “Los santos recoletos tienen en común el silencio, la sencillez y la humildad”, así mismo al tenerlo presente estamos llamadas a cuestionarnos acerca de estas tres virtudes ¿Qué tanto las estamos cultivando en nuestro día a día a la Luz de Cristo?
¿Qué tienen que aportar a la vida espiritual de la Iglesia los agustinos recoletos?
R.- Como agustinos nos toca subrayar –mimar diría yo– la vida común o vida fraterna en comunidad. Esa idea movió a Agustín a abrazar este género de vida y a llamar a otros a compartirla. Y como recoletos nos corresponde empeñarnos en dar concreción a esas ideas, cuidando al máximo las relaciones humanas y desterrando cuanto pueda entorpecerlas y empañarlas. En esa tarea resulta particularmente precioso el aporte de la sobriedad y de la sencillez, actitudes que preparan y abonan el terreno para que aquella germine, crezca y madure con relativa facilidad.

Otro de nuestros posibles aportes deriva de nuestra espiritualidad, es decir, de la interioridad o tensión contemplativa. Nuestra vida interior nos debe mover para ayudar a nuestros contemporáneos a redescubrir a Dios. Pero quizá nos falte convicción y tradición. Ni en nuestras parroquias ni en nuestros colegios ni en nuestras comunidades abundan los maestros, espacios y tiempos de oración.

Carisma
¿Qué queda del espíritu de la recolección que motivó el nacimiento de la Orden?
R.- La Historia no ha sido benigna con nuestra Orden. Hoy conocemos bastante bien nuestro origen, sabemos de dónde venimos y cuáles fueron los móviles e ideales de nuestros padres. Sabemos también cómo y cuándo embocamos la parábola descendente y cómo y cuándo ésta se consumó hasta quedar casi convertidos en un grupo de espiritualidad sacerdotal e individualista, alejada de la ascesis recogida y comunitaria de nuestros orígenes. Pero la fuerza de la inercia y el influjo de las estructuras creadas, y también una buena dosis de temor ante un carisma exigente, que requiere esfuerzo, estudio y creatividad, nos paralizan o al menos nos restan entusiasmo y nos colocan a la defensiva, contentándonos con imitar los modelos de vida religiosa del momento, que pueden ser muy buenos y muy dignos pero que no responden plenamente al modelo recoleto. No es, pues, hoy el desconocimiento de nuestro origen y de nuestro carisma nuestra carencia más grave. Lo que se echa en falta es la percepción y el aprecio de su valor, amén de una cierta dosis de valentía para afrontarlo con sinceridad y ánimo desapasionado.
Oración
P.- ¿Cree que es necesario un nuevo impulso en la Orden y en la Iglesia para redescubrir el valor de la oración? ¿Por qué?
R.- Creo que en estos últimos lustros hemos asistido a una cierta recuperación de la oración tanto en la Iglesia como en la Orden. Ya no se la ridiculiza como en décadas anteriores y tampoco se suele dudar de su valor. Los movimientos, asociaciones y personas carismáticas han reivindicado el papel irrenunciable de la oración en la vida cristiana. Todo ello ha cambiado el modo de pensar de los fieles, al menos de los más comprometidos, y desde luego también el de los frailes. Hoy se reza más. Pero este nuevo panorama teórico no ha desarrollado todavía todas sus potencialidades. En este campo queda mucho por hacer.

Santidad
¿Es posible ser santo siendo agustino recoleto? ¿Cómo?
R.- No creo que ningún agustino recoleto dude a la hora de responder a la primera parte de la pregunta. El simple hecho de ser una orden aprobada por la Iglesia nos asegura de que es un camino apto para alcanzar la santidad. Y la historia nos confirma en esa creencia. En todos los siglos, pero de modo especial en el primero, ha habido agustinos recoletos que han seguido de cerca a Jesucristo y han servido heroicamente a los hombres, predicando el evangelio y tratando de aliviar la vida de los hombres a su paso por este mundo.

Actualmente la orden espera la glorificación de cuatro hijos suyos. Son cuatro religiosos de carácter y biografía muy diversos, y eso ya me ayuda a responder a la segunda parte de tu pregunta. Ignacio Martínez (fallecido en 1942) se santificó en las soledades inmensas de Lábrea, dedicado en cuerpo y alma a la evangelización de sus pobres y escasos habitantes, muriendo solo, sin la compañía de un hermano que cerrara sus ojos y elevara al Señor una plegaria por su alma. Mariano Gazpio (fallecido en 1989) se adentró por los caminos de la santidad en las misiones de China y prosiguió con paso expedito en los claustros de Monteagudo y Marcilla. Alfonso Gallegos (fallecido en 1991) la alcanzó entre la juventud violenta y desorientada de las barriadas de Los Ángeles; y Jenaro Fernández (fallecido en 1972), entre papelotes de archivo, al lado de los enfermos y pobres de los barrios bajos de Roma, y tramitando expedientes o redactando votos para las congregaciones romanas. Los agustinos recoletos, pues, al igual que todos los cristianos pueden santificarse en cualquier parte del mundo y desempeñando cualquier clase de trabajo. Quizá existan algunos rasgos que no faltan en ninguno de nuestros santos son el silencio, la sencillez, la humildad y el cumplimiento fiel y callado de sus deberes comunitarios y pastorales. La humildad salta a la vista incluso en religiosos que nadie ha pensado en elevar a los altares, pero que el pueblo y los religiosos que convivieron con ellos siempre los tuvieron por santos.
COMENTARIO ADICIONAL:
En esta parte cabe mencionar el ejemplo de nuestro fundador y cofundadoras además de nuestra hermana Cleusa quienes se dejaron conducir por el Espíritu y responder desde situaciones tan hostiles al amor de Dios que estaban llamados a  difundir desde estar tres virtudes ya mencionadas.
 
FUENTE:

22 de julio de 2013

JMJ: UN SUEÑO DEL CORAZÓN DE DIOS

Todo comenzó con un encuentro promovido por el Papa Juan Pablo II en 1984. Fue un encuentro de amor, soñado por Dios y abrazado por los jóvenes.

Más que un encuentro que reúne miles o hasta millones de jóvenes, la Jornada Mundial de la Juventud da testimonio de una Iglesia viva y en constante renovación. Son ellos, los jóvenes, los protagonistas de este gran encuentro de fe, esperanza y unión. La JMJ tiene como objetivo principal, dar a conocer a todos los jóvenes del mundo el mensaje de Cristo, pero también es verdad que a través de ellos se muestra al mundo el “rostro” joven de Cristo, que  testimonia  una fe viva y transformadora.
Son ellos, los jóvenes, los protagonistas de este gran encuentro de fe, esperanza y unidad.
 
La Jornada Mundial de la Juventud, que se realiza anualmente en las diócesis de todo el mundo, ofrece   cada 2 o 3 años un encuentro internacional de los jóvenes con el papa, que dura aproximadamente una semana. La última edición internacional de la JMJ fue realizada en agosto de 2011, en la ciudad de Madrid, en España, y reunió más de 190 países.

La XXXVIII Jornada Mundial de la Juventud será realizada del 23 al 28 de julio del 2013 en la ciudad de Rio de Janeiro y tiene como lema ¨Id y haced discípulos entre todas las naciones¨ (Mt 28, 19).

El lema de la JMJ Río2013 convoca a los jóvenes de Brasil y del mundo entero a asumir el llamado hacia la misión, a ser testigos vivos de Cristo Resucitado.
 
Tomado de la parte final del Evangelio de San Mateo, el lema tiene como contexto la Resurrección de Cristo. Los discípulos, quienes hasta ese momento se encontraban atemorizados y encerrados con miedo de los judíos, se encuentran con el Cristo, vencedor de la muerte.

Es en ese contexto que Cristo da el mandato: ¡Id! ¡Id porque Él está vivo y camina delante de sus amigos! ¡Id porque Cristo es vencedor y permanece con cada miembro de la Iglesia! ¡Id a anunciar la Resurrección! 

Es esto lo que intenta generar el lema de la JMJ Río2013 en el corazón de cada joven peregrino. Motiva a que cada peregrino deje que la luz de Cristo Resucitado disipe las tinieblas del miedo y de las dudas que paralizan. Estimula a que los jóvenes sean misioneros aún en situaciones de conflicto, en países donde los cristianos son perseguidos, en medio de un mundo secularizado que no quiere vivir los valores cristianos.

Por lo tanto, éste es un mandato de la Iglesia a la juventud católica. ¡Id, jóvenes misioneros que confiáis en el Magisterio de la Iglesia y que apoyáis vuestra fe en la liturgia y en la vida comunitaria! ¡Id y evangelizad con vuestros dones personales! ¡Id y fundamentad vuestra fe con respuestas y justificaciones sobre temas que afligen al mundo actual! ¡Id y testificad la alegría del encuentro con el Cristo Resucitado en la JMJ Río2013!

Oración Oficial

¡Oh Padre! enviaste a Tu Hijo Eterno para salvar el mundo y elegiste hombres y mujeres para que, por Él, con Él y en Él proclamaran la Buena Noticia a todas las naciones. Concede las gracias necesarias para que brille en el rostro de todos los jóvenes la alegría de ser, por la fuerza del Espíritu, los evangelizadores que la Iglesia necesita en el Tercer Milenio.  
¡Oh Cristo! Redentor de la humanidad, Tu imagen de brazos abiertos en la cumbre del Corcovado acoge a todos los pueblos. En Tu ofrecimiento pascual, nos condujiste por medio del Espíritu Santo al encuentro filial con el Padre. Los jóvenes, que se alimentan de la Eucaristía, Te oyen en la Palabra y Te encuentran en el hermano, necesitan Tu infinita misericordia para recorrer los caminos del mundo como discípulos misioneros de la nueva evangelización.
¡Oh Espíritu Santo! Amor del Padre y del Hijo, con el esplendor de Tu Verdad y con el fuego de Tu amor, envía Tu Luz sobre todos los jóvenes para que, impulsados por la Jornada Mundial de la Juventud, lleven a los cuatro rincones del mundo la fe, la esperanza y la caridad, convirtiéndose en grandes constructores de la cultura de la vida y de la paz y los protagonistas de un nuevo mundo.

¡Amén!

21 de julio de 2013

LECTIO DIVINA LUCAS 10, 38-42

Qué riqueza el mensaje de la Palabra de Dios que en este domingo la liturgia nos regala. Hospitalidad para con Dios, como lo hizo Abraham. Hospitalidad como lo hacen Marta y María. Pero sus actitudes para acoger a Jesús y abrirles el corazón marcan la diferencia.
Contexto: Jesús toma la iniciativa, durante el camino, de entrar en una casa. Va confiado y cierto de que será recibido. (v.38).
¿Qué dice el texto? ¿Qué personajes aparecen? ¿Qué actitudes y sentimientos descubro?
Jesús ha sido recibido por Marta. Marta cumple con las normas de hospitalidad y se dedica de corazón a prestar el mejor servicio.
Añade el texto que Marta tenía una hermana, María, que asume otra actitud frente al Maestro, y a sus pies, escucha su palabra. (v.39) Me pregunto, ¿Cómo serían las palabras de Jesús? ¿Qué calor humano-divino llevarían su contenido?¿Qué mensaje profundo estaría revelando? ¿No estaría acaso hablando del Reino, del proyecto de su Abba?...sin duda alguna.
Marta entra en crisis. Es víctima de sus compulsiones y busca la atención del Señor, reclamándole sobre la actitud “pasiva” de su hermana (v.40). Jesús sin embargo, no responde al reclamo, sino que le advierte, dándole nombre a sus reclamos: “afanada y turbada” en muchas cosas (v.41), y para Jesús, una sola cosa es necesaria, la cual María supo elegir, y no le será quitada (v.42).
¿Qué me dice a mí?
Hay un fenómeno que se llama el demonio del activismo. Es aquel que me ocupa en tantas cosas, muy misioneras por cierto, que justifican mi necesidad de encontrarme conmigo misma, y allí encontrarme con el Señor.
Esto se vence escuchando. Escuchar  supone callarse, donar tiempo, aguardar, acoger, querer entender, preguntar, sugerir... y de nuevo callarse. Por ello escuchar es equiparable a un arte de exquisita belleza o a un ejercicio de considerable pericia y esfuerzo.
Escuchar es necesario para vivir, no tan sólo para postergar la muerte; pero además es un modo de vida, y una oportunidad, especialmente para el que escucha.
Porque dejar de escuchar es empezar a repetirse y a ser siempre menor que el pasado.
Al contrario, escuchar con sabiduría es avanzar en la verdad del escuchado. ¡Bienaventurado entonces quien escucha la Palabra de Dios y la cumple!
Todos llevamos una Marta y una María; ninguna es mejor que otra. Simplemente,  María, nos enseña el arte de discernir qué es lo mejor y más agradable a Dios en cada momento y circunstancia. Cuando nuestra oración es una decisión en el día a día, impostergable, comienzo a entender y a vivir la misión que el Señor me ha encomendado.
Somos misioneras (activas) y recoletas (contemplativas) pasando por la fraternidad (hospitalarias). Siento que el Señor me pide mucha conversión en este aspecto. Por estar muy ocupadas pasamos de largo por el hermano. Sí, lo vemos, lo tenemos ahí, lo atendemos, pero ¿cuándo lo escuchamos?. Jesús, indudablemente, pedía algo más que un servicio. La caridad empieza cuando hemos sentido a borbotones el amor de Dios, y ya no nos interesa tanto nuestra vida, sino las prioridades del Señor.
Tengo un hermoso recuerdo de Madre Ángeles García, contemplativa en la acción. Ella, ya en su vejez, hacía ganchillo en una sala contigua a la Capilla, allá en mi pueblo de Las Gabias. Mientras hilaba su tejido, hablaba con Jesús y también le escuchaba.
Nuestra madre María, sabía guardar todo en su corazón. Nuestro corazón es el  hogar más cierto para ser hospitalarios con el Señor y con los hermanos.
¿Qué me hace decir el texto?
Gracias Señor. Eres maravilloso. Cuánto me falta; pero como tú voy por el camino procurando tu encuentro; Tu me llamas, yo te abro. No permitas que mis oídos torpes no te escuchen, ni mis manos ocupadas te dejen de abrazar en el hermano más necesitado. Dame intuición para ser asertiva e ir más allá de la apariencia. Pues, como dice el Principito, sólo se ve bien con el corazón.

Nieves María Castro Pertíñez. mar

 

20 de julio de 2013

TESTIMONIO DE AGUSTINA

Soy María Agustina Rodríguez. Nací el 28 de noviembre de 1981, en la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz, provincia de Santa Fe, República Argentina.
 
Hace 13 años comenzó esta nueva historia de mi vida, en donde  Dios se encargó de usar de instrumentos a unas amigas que me invitaron para hacer un retiro que  se  llama Casiciaco; es un retiro  espiritual de impacto  ofrecido por  la Parroquia San José de los Agustinos Recoletos en la ciudad de Santa Fe. Fueron tres días maravillosos, colmados de sorpresas. Allí  conocí la vida de Nuestro Padre  San Agustín, a nuestra Madre María y donde me hablaron de cuánto Dios me ama.  Esos días fueron un antes y un después en mi vida.

Comencé a participar en el “Grupo Misionero”, en donde íbamos a misionar en verano a un lugar llamado Santiago del Estero al norte de Argentina. En esas misiones conocí a las hermanas  Misioneras Agustinas Recoletas. Tuve el agrado de  conocer la casa donde viven en Buenos Aires. Recuerdo que lo que sentí en mi corazón ese día, fue que era ahí donde yo quería vivir.
La sencillez, la fraternidad  y la alegría con que viven las hermanas fueron signos muy importantes para la caminada que recién comenzaba.

Pude compartir muchos momentos de fraternidad y estar presente en varias renovaciones de las hermanas.
Un día tomé la decisión de comenzar a  hacer discernimiento y ser acompañadas por las hermanas para ir descubriendo con plena libertad  lo que Dios me pedía a medida que iba caminando. Pasaron varios años y junto con esos venían los miedos, las lágrimas, los momentos de inseguridad y ese deseo enorme  de formar parte de la gran familia de las “Misioneras  Agustinas Recoletas”.

En el año 2011 me fui de mi ciudad a vivir a Buenos Aires para comenzar la etapa como Aspirante. Jesús me iba hablando en el día a día a través de la Palabra, la Eucaristía, la vivencia con la gente y desde la vida comunitaria. Continuando discerniendo y haciendo vida lo que vivía, Jesús me pidió dar un pasito más. Y el 22 de julio de 2012, dejé por primera vez mi país para ir a Brasil y comenzar una nueva etapa: el   “Postulantado”. Fue una experiencia muy linda, desde lo cultural, pastoral, formación e intimidad con Jesús en la oración donde me seguía confirmando  su fidelidad y amor para conmigo.
Desde el  27 de junio estoy viviendo en Colombia para comenzar esta nueva etapa de la formación que es el Noviciado. Mi  Maestro va a continuar hablándome desde el silencio y desde la cotidianidad  con todo lo que me va a ir regalando en esta nueva etapa.

Continuaré abandonándome en sus manos  para que Él siga trabajando mi barro para hacer su obra en mí.
¡Que el Dios de la Vida los colme de amor y Nuestra Señora de Guadalupe de ternura!

Agustina Rodríguez. Pre novicia

 

 

 

 

19 de julio de 2013

SALMO 23 (22)

 La novicia Brenda Ovalle nos comparte una breve reseña para profundizar y orar con el Salmo 23...




17 de julio de 2013

¿TIENE SENTIDO LA VIDA? JESÚS Y EL PROBLEMA DEL SENTIDO

¿Existe preocupación por el sentido de la vida? Es el primer planteamiento que realiza el dominico Felicísimo Martínez Diez en el capítulo quinto de su libro “Creer en el ser humano, vivir humanamente”. La realidad es que es un interrogante cada vez menos planteado; muchas veces se da por hecho y otras tantas se ignora por considerarse inútil  o confuso. Pero el hecho de que no se plantee no resta profundidad e importancia a esta cuestión.

Cuando la vida corre entre bienestares y alegrías es muy fácil que el sentido de la vida pase desapercibido, mas cuando nos encontramos cara a cara con el mal y el sufrimiento la pregunta salta por sí sola: ¿vale la pena vivir? ¿para qué soportar esto? El sufrimiento es lo único que el ser humano no puede evadir pero es el camino más corto, a mi juicio, para encontrar el sentido de la vida.

La sociedad del bienestar, donde la calidad de vida se confunde con el placer de los sentidos externos, y donde éstos intentan mitigar o desaparecer el sufrimiento juega un papel preponderante en la paralización humana ante la búsqueda de sentido: nos empuja a quedarnos en la superficie y a obviar lo esencial, lo importante, el sentido de la vida.
Para Viktor Frankl, un hombre que supo encontrar el sentido de la vida en un entorno de muerte como son los campos de concentración, la falta de sentido es el drama fundamental del ser humano. Sin placer se puede vivir, pero sin sentido no hay razones para ello. Es aquí donde aparece la búsqueda desesperada de compensaciones que falsamente inyecten vitalidad.

Es palpable la incapacidad del placer para llevar hacia la felicidad, pues aunque las posibilidades, los medios para el bienestar cada vez son más, contradictoriamente la cantidad de depresiones y suicidios asciende vertiginosamente.  No se trata de que el placer en sí mismo sea malo, sino de que vivido inconscientemente embota nuestros sentidos, nos esclaviza, nos aparta de la realidad y del encuentro con el otro.
Es necesario despertar, volver a las fuentes de sentido de la vida.  Los no creyentes encontrarán alternativas en la recuperación de las ciencias humanas  y de las tradiciones, en la ética y en la estética. Los creyentes  encontraremos en la fe, en la experiencia religiosa, cristológica, el gran para qué de la vida: la trascendencia.

Se parte de una contemplación real de la existencia de forma que podamos dar una mirada penetrante e iluminadora a lo que hay en el  fondo de nosotros, a lo verdaderamente cierto; allí podremos descubrir el sentido de nuestra vida.
En la vida y ministerio de Jesús ese mirar fue una constante. Su mirada era una mirada desveladora, capaz de conocer pero sobre todo capaz de sanar y de dar sentido; ejemplos básicos, para mí son el de la mujer adúltera y María Magdalena en el sepulcro. 

Yolenny Ramírez. Novicia mar.

 

GRATA VISITA

 Hoy, miércoles, recibimos la grata visita de los padres agustinos recoletos: P. Emilito y P. Juan de Dios. Además, invitado por la casa, vino el P. Alfonso Gómez, nuestro párroco, quién almorzó con nosotras y compartió inquietudes y propuestas acerca de nuestra participación en la parroquia, así como agradeció el servicio que hasta ahora la Comunidad del Noviciado ha estado prestando en la Pastoral.

El P. Emilito a sus 94 años, nos da una demostración de su gusto por el piano tocando unas piezas musicales. 

16 de julio de 2013

PARÁBOLA DE LA BELLOTA...


 

¿Quién soy? Me pregunté uno de esos días en qué no se cómo me llamo, qué quiero o hacia dónde voy a ir; he pasado varios años en este mundo y aunque siento mi corazón latir, muchas veces no sé por qué vivo; creo que me he perdido, no sé que camino seguir; por ello lanzo un grito reprimido a Dios y con angustia le digo:
- Amigazo, ¿qué quieres de mí? Por qué o para qué he nacido? Qué hago aquí? Percibiendo la zozobra de mi alma, Dios me mira con ternura y me dice:
 - Eres mi sueño, yo te he llamado a la vida para cumplir una misión especial, te he dado un nombre y una identidad, te he plantado ahí en ese lugar donde estás, he puesto en tu camino Maestros y Formadores que con amor te sepan guiar; ahora sólo falta que luches por hacer tus sueños realidad...
- Señor, le tengo miedo al frío y a la soledad, además, hay días en que el hambre y la sed me dejan sin fuerzas para continuar; dame algo que le de sentido a mi vida, por favor enséñame a soñar. 

 - Al crearte—dijo Dios —puse en ti y en cada uno de los seres humanos un toque de mi perfección, lo importante es saber verlo no con los ojos del cuerpo, sino con los del corazón; pero si quieres algo más, extiende tu mano que te lo voy a dar...
No había terminado de decirlo, cuando le extendí mi mano, esperando con ansias ese gran regalo que me prometió... mayor fue mi sorpresa cuando lo que recibí, era tan pequeño que tenía que agarrarlo fuerte para no dejarlo caer y se me fuera a perder...
- ¿Qué es lo que me has dado? ¿Para qué me ha de servir? — con indignación pregunté.
- He ahí el sueño que tengo contigo y el que tú quieres descubrir.
- Yo no veo nada raro, solo una pequeña semilla quizás insignificante como muchas que hay por ahí­— insistí.
- Esta es especial, es una semilla de BELLOTA; en su pequeñez, cada semilla contiene el espíritu del árbol que será después.
Yo no entendía ni veía nada, pero no quería insistirle más; la guardé y traté de vivir mi vida acomodándome en la rutina, sin saber realmente qué hacer, ni que camino debía tomar; tan solo me dejaba llevar por el viento y el tiempo, a donde me quisieran arrastrar…
Después de muchas noches eternas, calendarios vencidos, cumpleaños sin sentido, en uno de esos días a los que le llaman de crisis existencial, cargando con el peso de mis vacíos e inconformidad; volví a preguntarle a Dios:
- ¿Qué quieres de mí? ¿Para qué me has permitido vivir, si no sé ni siquiera por qué he de existir, o si estoy haciendo las cosas bien o mal? ¿Por qué me has abandonado, dime que he hecho mal? Algo en mí se renovó cuando escuché de nuevo la voz de Dios:
- Solo quiero que hagas en ti mi mayor sueño realidad, siempre he estado contigo, eres mi criatura más perfecta, esa que tanto he amado a tal punto que mi vida por ti supe entregar… Puse en tus manos el secreto para que seas feliz y encuentres la verdadera paz; solo tienes que cultivarla y encontrar en sus frutos la paz que anhelas hallar…
- ¿Qué es lo que me has dado?, no lo recuerdo; ¿Dónde está eso que dices que encierra el camino de la verdadera paz y felicidad? 
- Busca la semilla de los sueños, esa pequeñita que te he regalado, pero que esconde en sí misma toda la fuerza que te ayudará a florecer alto ahí donde te he plantado.
Ese día decidí buscar mi semilla olvidada, me costó un poco encontrarla, la había escondido de tal modo que pensé que se me había perdido… pero ahí estaba, en un rinconcito de mi alma. No sé por qué ahora la veía de otra forma, quizás porque había aprendido más que a verla, a contemplarla… era tan pequeña que parecía insignificante, pero escondía tanta fuerza y grandeza que a pesar del tiempo y el olvido, estaba intacta, su magia no había perdido…
Me atreví a cultivarla, con un poco de duda y de fe, me parecía imposible que una semillita tan pequeñita pudiera realmente germinar y reverdecer… pero al sentir el voto de confianza que le daba, se animó a lanzarse sin miedo de autodestruirse, ni padecer todo aquello que implicaba morir a sí misma, enfrentar desiertos, vientos fuertes, demasiado sol o humedad; nada la hacía rendirse ni renunciar, ella sabía que con la fuerza del amor sus sueños haría realidad. Qué difícil le fue experimentar tales cambios y renovación, sentir cómo sus raíces iban creciendo y aferrándose a ese suelo que la haría florecer alto donde Dios la había plantado, venciendo el demonio del desencanto y los momentos de desolación. No se cuanto tiempo pasó, solo sé que ahí estuve presente, alimentando mi bellota, podándola cuando era necesario, aferrándome a ella para no desfallecer, ni a mis sueños renunciar…
Ahora es un enorme árbol, que no deja de crecer y florecer; brinda su sombra y frutos, y me enseña con su sabiduría a no desistir de soñar ni de creer… Ya los miedos no me vencen, ya entendí porque cada día es diferente, sé quien soy, he podido reavivar y madurar mi anhelo de felicidad. Se necesita creer para comprender, comprender para creer, contemplar para creer, beber del pozo de la ternura, para calmar mi sed; aprender a cultivar el sueño de Dios y con él, el llamado a vivir.
Hoy le digo en mi oración a Dios. - Amigazo gracias por soñar conmigo y por plantarme aquí, gracias por los maestros y formadores que nunca dejaron de creer en mí; ahora sé que las cosas misteriosas y sagradas nos limitan a encontrar las palabras apropiadas, pues es tanta la emoción que no sé que decir… Seguiré dejando crecer mis ramas hasta tocar las estrellas. No dejaré apagar dentro de mí este fuego de dos llamas, que me permite experimentar en mi interior un anhelo de intimidad y otro de disponibilidad, compartiré con otros la fuerza de mi bellota y así te ayudaré a hacer de este mundo un bosque de sueños e ilusiones que se hacen realidad.
Como siempre Dios me respondió, me regaló su mejor sonrisa y llenó de paz mi corazón. ¡No dejes escondida las semillas de tus sueños, es el momento de permitirles ser un enorme árbol y desplegar con todas sus fuerzas sus ramas; nada hay que temer, porque una sabiduría interior que viene del amor de Dios, las acompaña; para eso han sido creadas!