30 de septiembre de 2015

¡¡CELEBRANDO LA VIDA!!


Hoy celebramos el cumpleaños de nuestra Hermana Clarivel Cardona. Por la mañana fue sorprendida con una serenata muy colombiana; ya en la capilla cantamos las tradicionales mañanitas y vivimos la oración y la misa en acción de gracias por la vida, la misa fue celebrada por el P. Rubén Franco Terciario Capuchino.




En el almuerzo nos acompañaron las hermanas de la Casa Provincial y del colegio “Nuestra Señora de la Consolación”, compartiendo y celebrando la vida.



Por la noche en la recreación pudimos gozar de una linda pantomima  en homenaje a la cumpleañera; además cada una le entregamos un signo que representa sus cualidades: sabiduría, alegría, apertura, entrega, oración, el amor a Cristo.










Agradecemos a Dios por tu vida Clarivel, por tu entrega y fidelidad al servicio de Dios, y continuamos pidiendo al Señor que te continúe bendiciendo y fortaleciendo en tu camino.


¡MUCHAS FELICIDADES!

29 de septiembre de 2015

RASGOS DE LA PERSONA DE JESÚS

Hijo de María: Jesús es totalmente humano y desde esa perspectiva se afirma su historicidad. El tiempo en que vivió es totalmente distinto al de ahora.

Jesús es Hijo de Dios: Es la encarnación en Dios Hijo; Él es todo humano, todo divino. A través de su humanidad demuestra lo divino.

Hijo de Hombre: Hijo de la humanidad, ya que participa de todas las tradiciones divinas.

Hijo de David: Está presente en medio del pueblo y viene en su ayuda, para sacarlos del domino de las tinieblas y darle un sentido a sus vidas.


Cordero de Dios: Derrama su sangre para la dispersión de los pecados; da su vida por la salvación del pueblo.


Kirios (Señor): A él se le llamó así en ocasiones, pero también de esa manera se le llamó a los emperadores del César; y estos no querían que  llamaran a Jesús así.

Mesías: Ungido, enviado y elegido por Dios para anunciar la Buena Nueva.

Rey: Este nombre está más relacionado con el reinado de Dios. No se habla de un reino de carácter político, sino de la soberanía de Dios. Reconocer que Dios es nuestro único gobernante. La iglesia no es el reino de Dios, sino el camino para llegar a él.


Salvador:-Redentor: Rescató a su pueblo de muchas injusticias y rescató al esclavo de tanta opresión cometida en su contra.

Verbo: Jesús es la palabra de Dios. Él en su actuar, obrar, hablar, relacionarse, está mostrando, revelando la mismísima voluntad de Dios. Jesús  es Dios en acción actuando en el mundo.

¿Cómo se llegó a aplicar estos títulos?

Esto se dio a través de la relación tan estrecha que tuvo con sus discípulos, que incitó al anuncio. Esos títulos se los pusieron ellos mismos y llegan a nosotros a través de la tradición oral, que se dejó por escrito.

La persona y personalidad de Jesús fueron tan impactantes en los discípulos que le fueron agregando títulos del nuevo testamento y a través de su intervención en la comunidad.

Cada uno de nosotros como hijo de Dios, debemos adoptar y hacer parte de estos rasgos, que caracterizan a ese hombre que entregó su vida  por amor a nosotros y que antepuso  el Reino Dios antes  que su persona. Su entrega fue generosa y su humanidad va más allá de nuestro alcance.


Santa Isabel Mojica. Novicia MAR

28 de septiembre de 2015

VISITA FRATERNA


Del 22 al 28 de septiembre,  Carolina Mushi, Karen Polanco y mi persona, tuvimos la dicha de compartir con las hermanas de las comunidades de Cali y Restrepo.

Primero estuvimos en el Convento de la Merced, disfrutando del cariño y cercanía de las hermanas de la comunidad; y participando de la preparación de la fiesta de Nuestra Señora de las Mercedes, celebrada el día 24.


El programa fue el siguiente:

Ø Los días 12 al 20 de septiembre se realizó la novena durante las Eucaristías.

Ø Del 21 al 23 se llevó a cabo el jubileo (40 horas de adoración al Santísimo Sacramento).

Ø El 24 día de la fiesta se celebraron distintas Eucaristías a lo largo del día, cada una con un toque distinto:

§  7:00 am Eucaristía celebrada por el capellán del Convento la Merced.

§  10:00 am Eucaristía celebrada por el Obispo Auxiliar de Cali,  Monseñor Luis Fernando Rodríguez Velásquez.

§  4:00 pm Presentación de los niños y adultos a la Virgen de la Merced.

§  6:00 pm Misa solemne presidida por el Arzobispo  Darío de Jesús Monsalve Mejía. En el ofertorio danzamos alabando a Dios, junto con dos jóvenes del grupo  Redime.




Además de participar en la fiesta de Nuestra Señora de la Merced, pudimos conocer un poco sobre la historia de Cali, visitando algunos lugares sobresalientes del lugar: la Catedral, la Ermita, San Antonio, el Museo de Arte Colonial y Religioso La Merced…  contando con la amena e interesante guía de Alejandro Archila Castaño.






El sábado muy temprano nos dirigimos junto con las hermanas Zoraida y María de la Paz Güendica hacia la comunidad de Restrepo, ahí tuvimos un fraterno compartir con las hermanas, gustamos de un rico sancocho, pero sobre todo del testimonio y la alegría de las hermanas.



Desde el sábado por la tarde hasta el lunes por la mañana, estuvimos en la comunidad del colegio de Nuestra Señora de la Consolación de Cali, gozamos de la compañía de nuestras hermanas mayores, que con sus ocurrencias nos hicieron pasar momentos divertidos y de mucho aprendizaje.




Doy gracias a Dios por la experiencia vivida, por el compartir con hermanas que han donado su vida al servicio de Dios; doy gracias por su vida y por todas las hermanas que forman parte de estas comunidades.

Que Dios les continúe bendiciendo y derramando sobre ellas su infinito amor.

Miriam Horta, Novicia MAR

27 de septiembre de 2015

RETIRO ESPIRITUAL. CARISMA MAR I. EN LA PROVINCIA SAN AGUSTÍN - BOGOTÁ.



El Secretariado de Espiritualidad y Formación queriendo responder a las Determinaciones del VI Capítulo Provincial para la revitalización y fortalecimiento del carisma, siguiendo lo programado en el plan operativo del trienio 2015-2017 ha establecido dinámicas de encuentro zonales para llevar a cabo este fin.

En Bogotá, el Carisma se irá profundizando por medio del retiro mensual.
Hoy nos dimos cita 19 hermanas de las cuatro comunidades de Bogotá para reflexionar sobre nuestro carisma mirando nuestro pasado, agradeciéndolo como nos lo pide el papa, y profundizando en las notas constitutivas  que desde el origen nos han caracterizado.

La Eucaristía, presidida por el P. Hernando Gálvez, s.j. dos charlas sobre el carisma, exposición del Santísimo, reflexión personal con material sobre Mons. Francisco Javier Ochoa, y un taller de oración agustiniana, como cierre,  nos ayudaron para entrar en la dinámica de la oración, la reflexión y la acogida del Espíritu Santo en todas sus inspiraciones.  

Damos gracias a Dios por esta oportunidad de crecimiento comunitario y carismático. 













26 de septiembre de 2015

LECTIO DIVINA - XXVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (B) Mc 9,38-43.45.47



Monición 
Nos disponemos a escuchar el mensaje de amor que en este día el Señor nos tiene preparado. Abrimos nuestra mente y corazón al encuentro con el padre y a dejarnos iluminar por esas palabras que son eficaces para nuestra alma y que cada día nos van mostrando su proyecto de amor.

TEXTO BÍBLICO: Mc. 9,38-43.45.47
«Quien no está contra nosotros, está a nuestro favor»

9,38: Juan le dijo:
   —Maestro, vimos a uno que expulsaba demonios en tu nombre, y tratamos de impedírselo, porque no nos sigue.
9,39: Jesús respondió:
   —No se lo impidan. Aquel que haga un milagro en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. 9,40: Quien no está contra nosotros, está a nuestro favor.
9,41: Quien les dé a beber un vaso de agua en atención a que ustedes pertenecen al Mesías les aseguro que no quedará sin recompensa.
9,42: Si alguien escandaliza a uno de estos pequeños que creen [en mí], más le valdría que le atasen una piedra de molino en el cuello y lo arrojaran al mar.
9,43: Si tu mano es para ti ocasión de pecado, córtatela. Más te vale entrar manco en la vida que con las dos manos ir a parar al infierno, al fuego inextinguible
9,45: Si tu pie es para ti ocasión de pecado, córtatelo. Más te vale entrar cojo en la vida que con los dos pies ser arrojado al infierno.
9,47: Si tu ojo es para ti ocasión de pecado, sácatelo. Más te vale entrar con un solo ojo en el reino de Dios que con los dos ojos ser arrojado al infierno,
9,48: donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.

1-LECTURA: ¿Qué dice el texto?
Este domingo continuamos la lectura del Evangelio de San Marcos, en su noveno capítulo. Si bien toda la Palabra de Dios se debe leer en su contexto, para poder de esta forma comprender correctamente lo que Dios quiere decir, en este caso aún más se requiere afinar la contextualización, y el sentido verdadero de las palabras de Jesús. Sin esto previamente asimilado, la lectura de este relato nos dejará una imagen de un Jesús “duro”, muy diferente de lo que realmente es.

Todo comienza con la intervención de Juan, que en nombre de los discípulos le acerca a Jesús una experiencia ocurrida al observar a una persona expulsar demonios en su nombre. Visiblemente Juan expresa todo esto a Jesús en un tono escandaloso.

Los discípulos intentan impedir que una persona expulse demonios en nombre de Jesús, siendo el argumento de Juan “no es de los nuestros”. Esta frase nos acerca el sentido de pertenencia de los discípulos a esta comunidad que conformaban en torno a su maestro Jesús. Por lo tanto todo aquel que no pertenecía a esta comunidad, era visto a los ojos de estos como extraños, e inhabilitados para sanar o expulsar demonios. Siendo de esta manera el poder de obrar milagros, una exclusividad de los discípulos.

La respuesta de Jesús los toma por sorpresa: “No se lo impidan”. Jesús aprovecha la ocasión para enseñarles que el poder de Dios, puede obrar cosas buenas y hasta prodigiosas incluso fuera de este círculo, y que se puede colaborar con la causa del Reino de diversas maneras. Esto es conocido también como “semillas del Verbo”, es decir, que  ciertos rasgos y características propias del Evangelio también se encuentran por fuera de la comunidad eclesial. Todo lo que es bueno viene de Dios.

Por lo tanto hay que alegrarse si alguien “externo” a la comunidad obra el bien en nombre de Cristo, siempre que lo haga con recta intención y con respeto. Jesús asegura que estos no quedarán sin recompensa, dando como ejemplo a quien “dé de beber un vaso de agua por el hecho de pertenecer a Cristo”.

Por otro lado Jesús se refiere a la gravedad del escándalo. El término escándalo proviene del griego, que viene a significar “obstáculo”. Escandalizar a quienes creen en Jesús es poner un obstáculo en su camino de fe. De allí que es tan grave el escándalo, ya que genera peligrosas consecuencias.  Entre ellas, el abandono de la fe, la falta de deseo de seguir a Cristo, la duda y la confusión.

Jesús dice…“Más le valdría que…” o “si tu mano es ocasión de pecado córtatela”. Jesús utiliza la hipérbole, es decir una exageración para referirse a lo que le convendría a quien escandaliza. Jesús no dice que tal cosa le ocurrirá, sino, que en comparación a la grandeza del Reino sería preferible perder un órgano o morir antes que pecar por escándalo, y quedar fuera del Reino de los Cielos.

La Gehena que nombra Jesús, era un valle situado al sur de Jerusalén, que era utilizado como basurero, donde se quemaban los desperdicios, había fuego y humo maloliente. En este lugar algunos israelitas habían sacrificado antiguamente víctimas humanas al dios Moloc, especialmente niños y por este motivo, simboliza el lugar del castigo más grave[1].
2.- MEDITACIÓN: ¿Qué me o nos dice Dios  en el texto?
En Dios la libertad se conjuga con el amor infinito; es la  virtud por la cual no se negó a dar la vida por nosotros. La libertad de Dios es demasiado grande para el hombre. Jesús me pide que valore la riqueza espiritual que hay en las demás personas; que vea su voluntad y que me deje guiar por su tierno amor   que se dona por completo al misterio del amor.

Jesús siempre nos pide estar a su lado y eso implica aceptar a los demás por las riquezas espirituales que tienen (dones, virtudes, facultades) y no por lo material. El Reino de Dios es una invitación y tarea que todos compartimos y en él debemos entregar todo lo bueno que tenemos, no lo negativo.

¡Jesús dime lo que tengo que cortar en mi vida! Se mi cirujano y corta lo que en mí no sea de tu puro amor. Jesús que dejes de ser lo que soy para ser lo que tú eres. ¿Todo lo que hago favorece para evangelizar?
3.- ORACIÓN: ¿Qué le digo o decimos a Dios?

Señor Jesús, quiero tener mi corazón abierto, para amar y abrazar a mis hermanos, un corazón puro dispuesto a entregártelo, un corazón que rebose de tu amor para comunicarlo a los demás.
Señor, que nunca caiga en los prejuicios que distorsionan  la imagen de mis hermanos, y que hieren mi relación hacia ellos. Que antes de juzgar, aprenda a amar para ver y apreciar el don precioso  que Dios puso en los demás.

Señor, que sepa dar prioridad al amor, que sepa estar dispuesta a ser discípula tuya. Ayúdame a ser  coherente entre lo que digo y  hago, para poder  ser un  reflejo de tu amor. Señor que quien me vea a mí, pueda conocerte a ti. Corta toda la tibieza y frialdad que hay en mí, para llevar una vida más humana, corta lo que no es de tu puro amor.

Mi vida es tan transparente que puede ser luz, camino o daño .Te pido que me ayudes y no me dejes, y que seas   ese jardinero que pode todo lo que no es de tu agrado.

4.- CONTEMPLACIÓN: ¿Cómo interiorizo o interiorizamos la Palabra de Dios?

Señor una vez más  puedo percibir que tu amor y servicio a la humanidad es más grande que todo. Para ti lo importante es la persona, y que ella pueda tener esa plena felicidad. Tú espíritu Santo sigue cumpliendo su misión, posándose sobre cada una de las personas que le permiten actuar.

Cuando nos dejamos guiar por el Señor, encontramos que  la verdadera riqueza es él y todo lo que tiene que ver con su seguimiento. Debemos cuidar cada una de nuestras acciones, obras y palabras, evitando todo aquellos que no nos permite ser signo del amor de Dios en cada lugar que nos encontremos.

5.- ACCION: ¿A qué me o nos comprometemos con Dios?

Hoy el Señor me invita a vivir mi fe de forma coherente. A mirar mi vida, analizando  mis comportamientos, o palabras  que puedan  llegar a ser un obstáculo para que otros crean.   Otra exhortación es a   ser coherentes, tener momentos para la corrección fraterna, haciéndola con bondad y humildad.  Ser profeta con mis acciones, sabiendo anunciar a Jesús en todos los aspectos, para seguir dando a conocer su reino y ser fiel a su proyecto de vida.

Jesús me invita a tener una  amistad íntima con él a través de la oración y de la Eucaristía; que no me fije en todo lo efímero y sea profunda y entre en mi interior y aprenda a ver todo lo que no está bien.

Santa Isabel Mojica. Novicia MAR




[1] http://www.cristonautas.com/index.php/lectio-divina-dominical-xxvi-del-tiempo-ordinario-ciclo-b/

25 de septiembre de 2015

Una vida especialmente consagrada


 La consagración religiosa  cuando se habla de vida consagrada y sobre todo, con artículo determinado, designa el modo propio de vida de los religiosos y de los miembros de institutos seculares. No se hace por exclusión, como si no hubiera en la iglesia otras formas de consagración, o como si ella expresase exhaustivamente y hasta agotase en sí misma toda la consagración cristiana. Porque es cierto que la vida cristiana es también vida consagrada, y lo es en sentido propio. Más aun, la consagración bautismal es la base, la raíz y el fundamento de toda otra consagración. Por eso, sería mejor y más exacto hablar de vida especialmente consagrada. El adverbio de modo especialmente sirve para evitar dos equívocos o dos perspectivas erróneas: la de creer o inducir a creer que sólo la vida religiosa  es vida consagrada, lo cual es un verdadero error; y la de pensar o dar a entender que la consagración religiosa se confunde con la consagración bautismal, o no implica ni supone ninguna especificidad o distinción cualitativa, lo que sería otro error. Ni monopolio exclusivista, ni tampoco confusión niveladora; porque quien excluye no integra ni comprende y quien no distingue adecuadamente, confunde.

Por este medio la consagración, en sentido propio y hablando en lenguaje cristiano es decir, en la más rigurosa teología, debe entenderse siempre en referencia explícita inmediata y hasta exclusiva a Cristo, como una real configuración con él por eso siempre que se dé esa auténtica configuración, un real parecido con Cristo en una dimensión esencial de su misterio y no solo en un simple aspecto de su vida, se da una real y verdadera consagración. Y según sea la distinta dimensión del misterio de Cristo con la que uno se configure o mejor sea configurado por la acción del Espíritu Santo, será la distinta consagración. De modo que éste es el criterio decisivo para saber cuándo existe consagración en sentido propio y formal, en sentido teológico-teologal, y en qué consiste esencialmente la consagración.

Las distintas formas de vida cristina, las distintas vocaciones, en sentido estricto solo pueden entenderse e interpretarse teológicamente desde el seguimiento evangélico de Jesucristo. La vida especialmente consagrada también en sus diversas y múltiples formas es un modo peculiar y específico, original y propio, aunque no exclusivo, de seguir e imitar a Jesucristo. Porque es seguirle e imitarle en su manera histórica de vivir totalmente para los demás, o sea, en el misterio de su proexistencia: en su virginidad, castidad, pobreza y obediencia, que constituyen su modo histórico de existir y de actuar en favor de los otros, de Dios y de los hombres, del Padre y de los hermanos.

Hay que recordar que la más esencial misión del cristiano seglar, del cristiano sacerdote y del cristiano religioso, consiste en vivir de verdad esta respectiva consagración. Porque, hablando con rigor la verdadera misión no es algo sobreañadido a la propia identidad, sino la misma identidad en su sentido dinámico y operativo. Es decir sin identidad no puede haber misión. Y sin misión la identidad se desvanece.



Maricela Hernández. Novicia MAR

24 de septiembre de 2015

IV. TERCER RETO: LA HUMILDAD CREO EN CRISTO HECHO HOMBRE







Simpliciano, (…) decía que debía
escribirse con letras de oro
(…) por todas las iglesias en los lugares
más destacados (…)
el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros.
(Civ. 10, 29)
A. Simpliciano, la razón y la Encarnación

San Agustín nos habla de Simpliciano (presbítero de la Iglesia de Milán y catequista de san Ambrosio) en Las Confesiones 8, 1.

Este sacerdote ayudó a San Agustín a descubrir que la verdad que buscaba estaba en la Iglesia Católica, además le ayudó  a ver que no existía contradicción entre la ciencia, filosofía y cristianismo.

De esta manera san Agustín comienza a formar parte del grupo “círculo neoplatónico milanés”. Este grupo estaba formado por cristianos cultos, que comentaban desde un punto de vista cristiano, las obras de Plotino, Platón… 

Los filósofos hablaban sobre Jesús y expresaban que era el Verbo de Dios o el Logos del Padre, sin embargo no llegaban a hablar de la Encarnación del Logos o Verbo.

La filosofía sirve a san Agustín y a Simpliciano como un instrumento que les ayuda a comprender de una mejor manera la revelación cristiana, pero esto va más allá: logran comprender el misterio de Dios omnipotente, todopoderoso que se hace hombre, asumiendo de esta manera la fragilidad y debilidad del hombre por amor.

Simpliciano comenta a san Agustín, que un platónico le dijo que debían escribir en todas la iglesias con letras de oro la Encarnación del Verbo, pues éste es el acontecimiento esencial de la fe, es el principio de la redención y salvación.

B. El descenso del Verbo de Dios al barro del hombre

San Agustín se enamora del Verbo Encarnado que se hace hombre solo por amor para nuestro rescate. El descender de Jesús implica asumir el barro del hombre.

San Agustín compara la Encarnación de Jesús con una lámpara de barro (ésta sería la naturaleza humana del Redentor), en la que se ha encendido una luz (naturaleza divina de Cristo). Dios toma está lámpara para buscar la moneda (al hombre) para acuñar nuevamente la imagen de Cristo, deformada por el pecado:

¿Acaso no encendió la lámpara de su carne mientras colgaba de la cruz? (en. Ps. 103, 4, 2)

En el momento de la crucifixión, se encendió el barro asumido por Cristo, así llega la luz de la redención a todos los hombres, Cristo es quién nos salva y fuera de él no hay otro redentor.

C. Camino por Cristo Hombre

Los seres humanos fuimos salvados, recibimos la redención por parte de Jesús que asumió la naturaleza humana:

Nosotros no podíamos volver a Dios sino por la humildad porque habíamos caído por la soberbia (…) Nuestro mismo Redentor se ha dignado mostrar en sí mismo un ejemplo de esta humildad, camino por el cual habíamos de volver. (f. et. Symb. 4,6).

San Agustín concluye lo siguiente: por la redención somos hijos de Dios, somos hijos por la obra de la redención y Cristo es el unigénito del Padre.

Agustín deja claro que:

El Hijo es (…) Dios de Dios, luz de luz. Nosotros no somos luz por naturaleza, sino que somos iluminados por aquella luz para que podamos brillar por la sabiduría. (f. et. Symb. 4, 6)

D. Cristo encarnado es el camino

San Agustín plantea que todo cristiano está llamado a imitar a Jesús Hombre, llegar a convertirse en otro Cristo. Nosotros debemos de caminar por Cristo Hombre para poder llegar a Cristo Dios. En Jesús encontramos el modelo para llegar al Reino de Dios:

Tal es el camino: camina por la humildad para llegar a la eternidad. Cristo – Dios es la Patria a donde vamos; Cristo – Hombre, es el camino por dónde vamos. (s. 123, 3)

La muerte de Jesús en la cruz es la enseñanza para todos los creyentes, así podemos afrontar el sufrimiento y el dolor, llenos de paciencia, esperanza y confianza plena en Dios. Dios nunca nos prueba más allá de nuestras fuerzas. Cristo en su resurrección nos enseña lo que debemos esperar.

En la cruz nos enseña todo lo que debemos sufrir; en la resurrección, qué es lo que debemos esperar. (Symb. cat. 3, 9)

Esto es lo que debemos aprender de Cristo:

(…) él [Cristo] el Maestro que proclama: Venid a mí todos los que estáis cansados y fatigados y aprended de mí. Pero ¿qué aprendemos de él? Que soy manso – dice - y humilde de corazón (Mt 11, 27-29), (Virg. 50,51).

E. Epílogo

San Agustín tenía su fe puesta en Cristo Redentor, humilde, que se hizo Hombre; por esta razón podemos ver rasgos de la humildad de Jesús en San Agustín.

San Agustín en su aniversario episcopal, daba una comida a los pobres, y exclamaba a sus fieles que no a todos los podía alimentar, dar de comer pero que les daba como manjar su palabra:

(…) a vosotros ofrezco como manjar mi palabra. Me es imposible dar de comer a todos pan palpable y visible; de donde saco para alimentaros a vosotros, de allí saco para alimentarme yo; soy un siervo, no un padre de familia. (s. 399, 4).


Síntesis realizada por Miriam Horta, Novicia MAR