31 de octubre de 2015

31° DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, CICLO B, SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS, SAN MATEO 5,1-12ª

"Éste es el grupo que viene a tu presencia, Señor."     (Salmo 23)


En el siguiente enlace les invitamos para que escuchen un audio de la Solemnidad de Todos los Santos


INVOCATIO

Nos preparamos para este encuentro de Nuestro Señor Jesucristo desde la escucha y abriendo nuestro corazón con toda confianza y alegrémonos todos en el Señor pidiendo el don del Espíritu Santo para que nos ilumine y nos transforma con su palabra.

Divino Padre Eterno, en nombre de Jesucristo,
y por la intercesión de la Santísima Siempre Virgen María,
envía a mi corazón El Espíritu Santo.

Ven, Espíritu Santo, a mi corazón y santifícalo.
Ven, Padre de los pobres, y alíviame.
Ven, autor de todo bien, y constélame.
Ven, luz de las mentes e ilumíname.
Ven, dulce huésped de los corazones, y no te apartes de mí.
Ven, verdadero refrigerio de mi vida, y renuévame.

Espíritu Santo, eterno Amor,
Ven a nosotros con tus ardores,
Ven, inflama nuestros corazones.

LECTIO

SAN MATEO 5,1-12ª.

En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sentó, y se acercaron sus discípulos; y él se puso a hablar, enseñándoles: <<Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos. Dichosos los que lloran, porque ellos  serán consolados. Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra. Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados. Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Dichosos los limpios de corazón, porque ellos  verán a Dios. Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán los Hijos de Dios. Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Dichosos ustedes cuando los insulten y los persigan y los calumnien de cualquier modo por mi causa. Estén alegres y contentos, porque su recompensa será grande en el cielo>>.

CONTEXTUALIZACIÓN

Mateo nos describe nueve bienaventuranzas que resaltan más la actitud interior: pobres de espíritu, los que tienen espíritu de pobre. Expresa la vida del discípulo de Jesús para comprender y vivir el camino de la felicidad. La enseñanza de Jesús no es para un pequeño grupo de seguidores. No es una serie de consejos para selectos. Tampoco no son normas de conducta. Es todo un estilo de vida. La enseñanza de Jesús va dirigida a vivir el Evangelio como un camino hacia la felicidad. Como el mismo Jesús lo vivió. Él es el primer bienaventurado. Y es el modelo y el guía para todo aquel que, aun en situaciones difíciles y duras, intenta vivir con gozo tales momentos. Jesús nos dice con sus palabras, pero más con sus gestos, que el creyente puede dominar el sufrimiento y convertirlo en fuente de bien y de gozo. Las bienaventuranzas no son sólo una promesa para el futuro. Son, más bien, una exhortación para vivir el presente. Si aquí logras ser feliz, también lo serás en el más allá.

 La contradicción de las bienaventuranzas

 La enseñanza de Jesús en las bienaventuranzas puede sonar a contradicción: o Donde hay pobreza, Jesús pone felicidad. O Donde hay sufrimiento Jesús promete consuelo. Pero, al fondo, Jesús propone el modo cómo superar las mayores dificultades. Llama dichosos a los pobres de espíritu, porque ellos no viven apegados a los bienes de la tierra, sino que han puesto toda su confianza en el Señor y su riqueza mayor es el Padre. No hay que entender que Jesús proclama dichosos a los pobres por ser pobres, sino porque se abandonan en el Padre que alimenta a los pajarillos y viste a las flores del campo.

 Las bienaventuranzas, proclamación del Reino

Las bienaventuranzas proclaman que el Reino de Dios está ya en la tierra. Es el tiempo, anunciado por los profetas, en el cual: los pobres, los hambrientos, los perseguidos, los que no cuentan y los que no valen llegarán a ser felices. Y la razón más importante para sentirse felices es que el Padre los ama con amor misericordioso y total. Esto viene a decirnos Jesús, el Hijo, el predilecto. Con Jesús, ya está el Reino (el plan) de Dios con los más desdichados. Con la implantación del Reino, Jesús invierte los valores de la sociedad. Porque los pobres, los perseguidos, los sufridos son los que cuentan ante Dios. Y Jesús lo manifiesta con palabras y con gestos. Y esta proclamación es para todos. Al ver tanta gente (v 1)..., Jesús proclama las bienaventuranzas.[1]

MEDITATIO

Después de haber reflexionado el evangelio. Dios nos habla a nuestras vidas para que nos dejemos trasformar por él  y  responderle con docilidad a la luz de su palabra.

¿Qué sentimientos me brotan ante las bienaventuranzas? Que todos las deseamos y buscamos;  pocos las encuentran. En cambio, el Señor nos promete la felicidad, nos da la seguridad de poder llegar a ella, si seguimos el camino que a ella conduce, si vivimos en conformidad con las normas de vida que él nos ha trazado. Jesús siempre nos propone un nuevo espíritu del Reino de Dios. 

 Así veo  plasmado en el mismo Jesús, sereno y feliz en medio de tanta persecución y sufrimiento. En cambio  sus apóstoles y el gentío le siguen gustosos, porque saben que el Maestro tiene palabras de vida eterna participando de la vida de Dios en la realidad futura de su Reino, es decir la santidad. Por esto, tenemos que esforzarnos en cada una de nuestras acciones, pues es el mismo Dios quien nos convoca a vivir con amor y misericordia por medio de obras y de nuestros actos y palabras para demostrar lo que soy y lo que seremos;  es disponernos en la disponibilidad, en el despojo y la renuncia, para no quedarse en lo inmediato y buscar lo trascendente. Ante el Reino de los cielos no hay ninguna riqueza comparable. Me abandono en las manos del Padre cuando me vienen los golpes de la vida.


ORATIO

Cada vez voy descubriendo el amor de Cristo por medio de su palabra: Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia”,  en donde me  esfuerzo sinceramente en cumplir la voluntad de Dios. Sobre las bienaventuranzas puedo decir que la felicidad no está en el tener, el dominar, el disfrutar sino en algo muy diferente:   en amar y ser amado. Quien escucha la palabra de Dios y la lleva a la práctica en su vida, estas palabras del Señor no serán exclamaciones poéticas; son pautas de vida, normas de conducta, compromisos para la vida llevando en el fondo del corazón la señal de ser hijos de Dios.

CONTEMPLATIO/ACTIO

Hoy el señor me invita a contemplar con entusiasmo su rostro, escuchando sus palabras con gozo y viendo  como posa su mirada sobre mí y sobre la multitud que  escucha con silencio, admiración y gozo. A pesar de los problemas que me toca  vivir, me arrojaré en las manos del Padre, como Jesús, disponiendo mi pobre corazón  con alegría y  esperanza.  Como también colocando  nuestras opciones decisivas con respecto a los bienes terrenos; purificando nuestro corazón para enseñarnos a amar a Dios sobre todas las cosas. Que las bienaventuranzas nos enseñan el fin último al que Dios nos llama: el Reino, la visión de Dios, la participación en la naturaleza divina, la vida eterna, la filiación, el descanso en Dios y respondiendo al deseo de la felicidad que Dios ha puesto en nuestros corazones.

Que en este día pidamos a todos los santos que interceden por nosotros en este caminar, pero principalmente a la santísima Virgen María, que con su inmenso amor a Dios, nos demostró que la santidad es posible en un corazón dispuesto de ser amado y dar ese amor a la humanidad.


« ¿Cómo es, Señor, que yo te busco? Porque al buscarte, Dios mío, busco la vida feliz, haz que te busque para que viva mi alma, porque mi cuerpo vive de mi alma y mi alma vive de ti» (San Agustín).



30 de octubre de 2015

78 ANIVERSARIO DE LA ORDENACIÓN EPISCOPAL DE NUESTRO FUNDADOR FRANCISCO JAVIER OCHOA, OAR

La vida consagrada hoy se está empeñando en mirar su origen, sus fuentes y dar una vuelta al momento primero, tal como nos lo recomienda el papa Francisco, para recordar el pasado con gratitud, abrazar el presente con pasión y mirar nuestro futuro con esperanza.

ENTREVISTA A MONSEÑOR[1] DESDE EL NOVICIADO COMÚN PARA AMÉRICA Y EUROPA:

Monseñor Ochoa, en tu aniversario de ordenación episcopal quisiera hacerte unas preguntas para ver si recordando, podemos captar tu mirada, tu pasión, tu vocación misionera, tus deseos para con nosotras,  tu compasión y opción por la justicia y los más pobres. Aprender de  tu osadía de fundador e inspirador de nuestra congregación, de tu desinstalación, de tu intrepidez y parresía para arriesgar tu vida entre sacrificios, incomprensiones, avatares en pro de la misión ad gentes donde nacimos como MAR,  en el margen, en la periferia, entre paganos, pero con el corazón inserto en el corazón de Cristo, de san Agustín y de nuestra Madre de Consolación. ¿Me permites?


1.    ¿Cuál fue el fin principal que te movió  a estar entre los pobres anunciando a Cristo y ofreciendo vida a las niñas desamparadas?

R: Todo lo que movió mi corazón fue para “la honra y gloria de Dios”. Nada más que eso; por eso siempre sentí que “no podemos perder el tiempo con vanos temores, y que había que aprovecharlo en ganar almas para Jesús”. Con estas mociones, experimenté que “nunca está Jesús más cerca de nosotros que cuando nos hallamos clavados en la cruz”, y nada me vino grande comparado con la urgencia a la que el Espíritu nos empujaba hacia  caminos desconocidos pero llenos de Dios y de su Reino.

2.     Monseñor ¿Por qué nos insistes tanto en tus escritos sobre la humildad, la sencillez y la caridad?

R: Porque “la humildad y la sencillez, unidas a la caridad son las virtudes que con mayor rapidez nos acercan a Jesús y a nuestra Madre”; por ello siempre enfaticé que mis monjitas, “vosotras”, debéis ser siempre las “monjitas de todos, sobre todo de los pobrecitos. Y siempre y con todos sencillas, humildes, sonrientes y caritativas”.

3.     Podrías decirnos qué sigues pidiendo hoy a cada MAR para que en ella, en nosotras, se renueve y revitalice nuestro carisma?

R: Ante todo que el encuentro con Jesús que es vital para la acción misionera y la vida fraterna sea una decisión diaria  y que “para hallarlo pronto tienen que buscarlo en la humildad del Sagrario y clavado en la cruz”, sobre todo en los momentos difíciles para que pueda probarse que sois verdaderas seguidoras del Señor. Para esto, tienen que tener en cuenta que la “humildad y el voluntario sufrimiento constituyen el mejor distintivo de los amigos de Jesús”. Y para completar, así como Jesús se anonadó, no podréis seguirlo a plenitud sin unos buenos cimientos. Por eso, todo lo que vayáis a realizar en bien personal, de la comunidad, de la iglesia y de la humanidad, tiene que ir precedido de mucha humildad. Así que “para esta construcción, para el primer piso más humildad, para el segundo y el tercero y centésimo piso, mucha más humildad…Y para todo el edificio cascote, barro, paja y otros materiales semejantes. Si entienden lo que os quiero decir con esto”, ya tenéis las bases para la revitalización de nuestro carisma que nos legó el Espíritu Santo para responder a una realidad concreta y que creativamente, vosotras debéis encarnarlo para continuar dando hoy la misma respuesta que nos tocó a nosotros/as dar en el origen para lo que fue fundada la congregación.  

4.    Monseñor, en esta crisis coyuntural que vive la vida religiosa ¿qué palabras tienes para nosotras?

R: Ante todo que no olviden de dónde salieron porque “Jesús edifica siempre con cascote, con materiales despreciables, y de ese modo construye obras indestructibles”. Así que mantengan la fe por encima de todo y que cada día ésta vaya creciendo para que recuperéis el sentido de Providencia que siempre nos acompañó desde el principio cuando no teníamos nada, cuando apenas eráis tres, dos en España y una en China y cuando no había ninguna certeza y nadie que las socorriera.

Después, que no perdáis de vista quién es Jesús al que seguís, y por tanto, “vengan tribulaciones y hasta crucifixiones, si veis a Jesús en todo, sabréis que pronto seguirá la resurrección”.

No olvidéis tampoco que “en el testimonio de la buena conciencia, en  el vivir todas unidas y estrechamente abrazadas en Jesús, en el hacer felices a otros es donde podréis encontrar la verdadera felicidad”.

Por último, para no extenderme, es que lo importante es “hacer siempre las cosas con celo y entusiasmo, como si todo dependiera realmente de nosotros, y luego confiar el negocio a Dios nuestro Señor, y retirarse a un lado, como si todo dependiera exclusivamente de Él”.

5.    Monseñor, aquí va mi última pregunta para no cansarlo. Hay una hermosa carta donde confiesas el propósito que tienes para nuestra Congregación. Digo tienes porque aunque la escribiste en el pasado, sigue siendo actual en el presente, ya que sabemos que de ello depende la pervivencia del carisma y su difusión en la iglesia y en el mundo ¿podrías recordarnos aquella hermosa promesa que un día nos hiciste?

R: Sí, claro, es algo que todos los días pido al Señor junto con nuestras madres Esperanza, Ángeles y Carmela:

“Vean cual es mi propósito: Trabajar (lo sigo haciendo desde el cielo)  porque sean las religiosas más santas e interesarme porque sean lo más recoletas posible y por eso prometo que serán:

Agustinas verdaderas…Recoletas verdaderas….Misioneras verdaderas…Hijas verdaderas de María…Esclavas humildísimas…sencillas…mansas…caritativas…muy amantes de Jesús; que enciendan bien sus corazones en el amor de Dios y en el celo por la salvación de los pobrecitos infieles y de los infelices pecadores”.

Además, quiero recordaros que si sois coherentes con el carisma, “ya podéis suponer la vida que os aguarda: vida de trabajos y penalidades. Podrá suceder que el enemigo de las almas os tiente alguna vez con la desconfianza y el desaliento, haciéndoos sentir una especie de desmayo, y también haciéndoos creer que no podréis continuar en el género de vida que habéis generosamente abrazado; pero no temáis, desechad con valor tales tentaciones, y acudid, cada vez con mayor confianza, a nuestro buen Jesús, que Él os recibirá siempre con los brazos abiertos”.

Así, como familia que brotáis del viejo tronco de la orden agustino recoleta, “nosotros seremos misioneros de la fe, vosotras vais a ser misioneras de la caridad y todos juntos seremos Apóstoles de la Esperanza”.

Video  realizado con mucho cariño por parte de las novicias.

Gracias Monseñor…con esto que nos dices, me quedo sin palabras.
Nos toca encomendarnos en este día bajo tu intercesión.
Sé que tú no quieres que nuestro carisma muera.
Sé que seguro tienes algo que reprocharnos, porque tal vez como dice el Apocalipsis tengo contra ti que has olvidado tu primer amor”.

Sé que tal vez estés incómodo con nuestra falta de osadía, de fidelidad creativa, con nuestro repliegue y pérdida de visión y misión que nos ayuden a recordar nuestros orígenes.

Pero sé sobre todo, que como esta obra es de Dios, el Espíritu Santo no va a dejar de incomodarnos para que salgamos de sí y demos respuestas a los signos de este tiempo para ser fieles en el seguimiento del Señor, de la misma manera que lo fuiste tú con nuestras cofundadoras.

Ayúdanos Monseñor a actuar con coherencia desde nuestro modo de proceder, discerniendo los signos de los tiempos y descubriendo en ellos una exigencia apostólica de creatividad.

En estos momentos no hay límite ni frontera alguna en crear nuevos motivos, nuevos pretextos, nuevas oportunidades para alegrarnos por sembrar allí la semilla del reino.

EN ESTE DÍA MISIONERO, ÉCHANOS TU BENDICIÓN!!!

Nieves María Castro Pertíñez. MAR





[1] Las respuestas entre comillas están tomadas de los pensamientos de MONSEÑOR.

29 de octubre de 2015

HOY QUIERO DAR GRACIAS

Muchos son los motivos para dar gracias a nuestro Señor, por todos los beneficios concedidos en el regalo de cada día. Estos meses en especial, han sido un tiempo del Señor, el tiempo de tocar hondo la Gracia de Dios.

Ha sido el milagro diario de su amor, día a día en mi vida. El miedo, la duda, inseguridad también me tocaron, intentando hacer morada, sin embargo mi Señor envió sus ángeles aquí en la tierra para que me ayudasen y siguiera en sus caminos nuevamente. Ángeles como Nieves Mary, guardián constante y veladora de nuestra vocación, por el trabajo y acompañamiento que desarrolla con tanto cariño. El ángel del P. Tomás González, Agustino Asuncionista, que tantas veces me escuchó con tanto cariño y atención en el compartir de todo lo que se pasaba por mi alma. Me marcó la gran sencillez y hondura con la cual me orientaba espiritualmente, permitiéndome conocerte y amarte más, mi divino Jesús, dejándome el corazón ardiente, renovado y envuelto en alegrías. Otro angelito fue la querida hermana Ruth que en tantos momentos abonó el terreno de mi alma con valiosos testimonios y silenciosos testimonios de humildad, de escucha, de paciencia, de hermana y de amiga. ¡Y qué decir de mis bellas compañeras! Gracias queridas Wilkida y Juana por tantas experiencias y momentos compartidos en estos últimos seis meses. La alegría y la sencillez, hablaron mucho a mi ser, desde las pequeñas acciones diarias, embellecidas por la fraternidad agustiniana y la disponibilidad de estos hermosos corazones. También doy gracias a Dios por el regalo y la inmensa alegría de volver a encontrar con mis hermanas Carolina, Miriam y Karen y compartir toda la riqueza que traían de sus respectivas experiencias. ¡Las quiero mucho! ¡Gracias por todo!


Igualmente doy gracias por el incalculable regalo de todo lo vivido en Colombia “tierra querida” y el cariño que nos dedicaron las hermanas de la provincia de San Agustín. Realmente nos hicieron sentir hermanas y en casa. Ricos y tiernos momentos irradiaron mi alma, por todo lo vivido en este tiempo de noviciado. El cariño con cada hermana que vivió o pasó por aquí: mi Elsa querida, Olga Vega, Cecilia Sánchez, Rosario Fernández, Lucila Pineda, Ruth y Claribel Cardona, mis compañeras, las hermanas: Jessica Mejía, Yolenny Ramírez y Brenda Ovalle.


El camino no fue fácil y ¡nadie lo dijo que sería! Tu mano fue quien me sostuvo, me levantó en las caídas, me guió en tus caminos, me despertó en momentos en que quisieron habitar en mí el desánimo y me dejaba llevar por miedos y tantas otras cositas que nos quieren desviar de ti.


Con la tan sonada y deseada consagración, sentí robustecer mi alma, la envolviste de paz y cuan abrazada me siento por tu gracia, con una dulce y profunda alegría. Aunque sea la misma Juliana, algo cambió mi mirada, mi escucha y al cerrar mis ojos me encuentro con una gran riqueza, que da todo sentido a mi vida y que mil palabras no pueden explicarlas. Soy dichosa pues miraste mi pequeñez y la has amado tanto, depositando ahí confianza. Ahora tú me pides realmente poder vivir en fidelidad esta consagración, entregando mi vida con amor y alegría, sirviendo en la disponibilidad a la comunidad, a los pequeños y grandes que pones en mi camino. Lléname de ti y vacíame de todo orgullo, búsquedas de seguridades... Fortaléceme para vivir los inviernos que siempre llegan y que pueda crecer en los desafíos y amarte más. La oración es el remedio y anti corpus (protección) del alma, pues no hay mayor bien para el alma que vivir desapegada de todas las cosas, personas y entregarme totalmente en abandono y confianza a Dios.


Te alabo y te agradezco por todo el cariño recibido en este tiempo de vacaciones con mis amigos y familiares. Te confío esta nueva misión en el Lar Santa Mónica (Fortaleza-Brasil) donde quiero entregarme desde lo que soy, a las niñas y en la construcción de una comunidad siempre fraterna, en la obediencia, en el discernimiento, buscando tu voluntad, no la mía y compartir todo el amor que depositaste a mi vida, a la vida de los que me rodean. ¡Gracias por todo mi amado Jesús!

Juliana Lima Riveiro, MAR 


28 de octubre de 2015

ELEMENTOS PSICOLÓGICOS IMPLICITOS EN LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS EN LA VIDA FRATERNA

En el día lunes Juana Hernández y mi persona, empezamos este taller que nos proporciona elementos conceptuales sobre factores inherentes a la inteligencia emocional, la comunicación asertiva y el cambio actitudinal. También trabajar algunos elementos de análisis que favorezcan la proyección asertiva de nosotras mismas.

 Antes de dar apertura a profundidad sobre el tema se hizo mención de que la asertividad, tiene que ver con nuestra autoestima: que es la valoración que tenemos de nosotros mismos. La base de  nuestro proyecto se fundamenta en la autoestima. Nuestra opción de vida se va proyectando en el grupo o comunidad al que pertenecemos.

Nuestra autoestima depende en gran medida de que el religioso se sienta a gusto consigo mismo y con su vocación ;que mantenga un trato abierto, no defensivo con sus hermanos de comunidad, como a las personas que va dirigido su apostolado(Álvaro Jiménez).

Sugerencias para mejorar la autoestima.

1)   Mejorar el diálogo interior sin descalificarnos.
2)   Reconocer con humildad nuestras limitaciones.
3)   Tener un proceso de comunicación asertiva (interior y fuera)
4)   Reconocer que somos cada uno quien controla de sí mismo y no a los demás
5)   No permitir que sean los demás que fijen nuestras metas.
6)   Reconocer que las metas sean reales y alcanzables.
7)   Prestar mucha atención en mis aspectos positivos.
8)   Nunca dejar de intentarlo.

En el día de hoy trabajamos los siguientes puntos mencionados a:

La asertividad es la afirmación de lo que yo soy, y de igual manera puedo expresar mi punto de vista, pero sin agredir ni reprimir. Esta asertividad nos lleva a hacer una valoración de nosotros mismos, en tres dimensiones: corporal, intelectual y afectiva, ya que cada uno tiene cualidades y defectos. Las cualidades constituyen nuestras fortalezas y defectos, las metas a mejorar para lograr una aceptación integral y no minimizarse.

La asertividad tiene que ver con la dignidad y esto conlleva a un fortalecimiento que tiene la persona de sí misma. Hay que hacer el esfuerzo de aprender a superar la culpa y temores (ese temor a la evaluación negativa, ya que eso lleva  vivir en una espiral negativa, en la que no podemos vivir nuestra asertividad con libertad, sino que nos induce a tener sentimientos desequilibrados.

Para culminar con este  subtema de la autoestima se presentó este video de varios tipos de personas que puede haber y que  desde esa perspectiva cada una aporta a nuestra vida desde lo más y lo menos.



Por medio de la asertividad aprendemos a defender nuestros derechos, que son los siguientes:

Ø Expresar nuestros sentimientos, creencia u opiniones
Ø Decidir qué hacer con nuestro tiempo.
Ø Expresar libremente nuestra opinión.
Ø Ser escuchado.
Ø Cometer errores y ser responsable de ellos.
Ø Derecho a residir sin opresiones.
Ø Tener éxito y fracasos.
Ø Actuar sin la aprobación de los demás.

Por medio de la asertividad podemos tener un control interno y externo: 

En el interno yo mismo soy quien creo mi proyecto de vida, guío mi destino y soy responsable de mis actos, mientras que en el externo siempre halo las excusas  del no puedo y a veces se es muy fatalista.

Otro punto planteado es en las relaciones fraternas ¿qué nos impide ser asertivos?


1.     Los temores (vergüenza de sí mismo).
2.     Dar una mala impresión (eso nos lleva a una necesidad de ser aprobado).
3.     Miedo a sentirme ansioso.
4.     Miedo a la autoridad.

Después hablamos de que la comunicación asertiva es:

Ø Cuando hablamos de sentimientos o sea que somos personas especificas
Ø Tener sencillez y sinceridad en el momento adecuado
Ø Relacionarnos con personas de todos los niveles
Ø Mantener una orientación asertiva en la vida
Ø Tener un límite de decir no cuando sea necesario

Lo que no es:

Ø No hablamos de sentimientos cuando decimos lo que pensamos
Ø No es hablar de sentimientos cuando explotamos de rabia  y hostilidad
Ø Cuando sustituimos los sentimientos por intelectualizaciones.

Agradecer a la psicóloga Everlyn Damiani Simonsor sus aportes a nuestra vida y a la comunidad por permitirnos participar y poder tener tener las herramientas necesarias para   ser asertiva en este camino vocacional, para  actuar con libertad y sin temor ante las situaciones que se nos presentan a diario.

Santa Isabel Mojica Mejía 

NovicIa MAR