31 de agosto de 2014

¡BUEN VIAJE!


Damos gracias a Dios por la vocación de nuestras hermanas 
Agustina, Juliana y Francisca, que hoy partieron rumbo a Brasil y Argentina respectivamente, para comenzar su experiencia apostólica.
Cuentan con nuestras oraciones y cariño.
¡Mucho ánimo y entrega para la misión!
Compartimos con ustedes el siguiente video.



Nuestras mejores sonrisas a las 2:00 am









30 de agosto de 2014

XXII Domingo del Tiempo Ordinario-Ciclo A

Cargar la cruz,  Mateo 16, 21-27

Invocación



Ven Espíritu Santo, llena mi ser con tu amor, regálame el estar abierta  a ti y a tu palabra. Ven y abre mi corazón para que pueda descubrir a Jesús, mi amigo y maestro, en lo más profundo de mí, como una dulce aventura en busca de la voluntad del Padre;  sorpréndeme con esa tierna mirada que todo lo conoce, acepta y redime;  hazme sentirme cada vez más necesitada de tu paz y acompáñame a acercarme a esta lectura desde tus ojos y no desde los míos. Amén.




Lectio

Con el corazón atento, acerquémonos al texto que nos propone la Iglesia para este domingo:

21 A partir de entonces Jesús comenzó a explicar a sus discípulos que debía ir a Jerusalén, padecer mucho por causa de los ancianos,  sumos sacerdotes y letrados, sufrir la muerte y al tercer día resucitar.
 22 Pedro se lo llevó aparte y se puso a reprenderlo: "¡Dios no lo permita, Señor! No te sucederá tal cosa.
 23 Él se volvió y  dijo a Pedro: "¡Aléjate, Satanás! Quieres hacerme caer. Piensas como los hombres, no como Dios.
24 Entonces Jesús dijo a los discípulos: "El que quiera seguirme que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz y me siga.
25 El que quiera salvar su vida la perderá; pero  el que pierda la vida por mi  causa  la conservará.
26 ¿De qué le vale al  hombre ganar todo el mundo si pierde su vida? ¿Qué precio pagará por  su vida?
27 El Hijo del hombre ha de venir con la gloria de su Padre y acompañado de sus ángeles. Entonces pagará a cada uno según su conducta”.

Guamote, Ecuador

¿Qué dice el texto?

Nos encontramos con el texto que sigue a la profesión de fe de Pedro, que ha reconocido a Jesús como el Mesías, el Hijo de Dios Vivo y que a su vez ha sido designado por Jesús como la piedra  sobre la que se construirá la nueva comunidad de los hijos de Dios. En este pasaje Jesús se encuentra en camino hacia Jerusalén, camino de la pasión y muerte. Desnuda su alma ante el grupo de los discípulos; no les habla de uno en uno sino que se dirige a ellos como comunidad.

Podemos distinguir tres partes en esta construcción narrativa:
·        V. 21: Anuncio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús.
·        VV. 22-23: Reacción de Pedro y reprensión de Jesús.
·        VV. 24-26: Instrucción sobre el discipulado.


En el versículo 21, de manera sencilla, pero cruda, Jesús les comparte lo que intuye que le espera en Jerusalén: humillaciones,  sufrimiento y hasta la muerte por parte de las autoridades; es el precio a pagar por su fidelidad a la voluntad del Padre y de llevar hasta las últimas consecuencias el proyecto del Reino. Jesús se muestra no como un guerrero o un Mesías victorioso,  sino más bien como el siervo sufriente, la víctima que redime con su sangre (Cf.Is.52, 13ss).
Pero todo no terminará ahí; esta primera parte del texto concluye con el anuncio de la Resurrección, a la que los discípulos, especialmente Pedro, parecen no hacerle mucho caso.

En la segunda parte vemos a Pedro responder impulsivamente, dejándose llevar tal vez por el miedo o por sus ideas triunfalistas de un reino de este mundo, indignado y pidiéndole a Dios que libre de ese destino a Jesús. De alguna forma es una reacción normal; Pedro quiere evitar el sufrimiento del ser querido… ¿no nos pasa también a nosotros? Sin embargo no siempre se cumple el adagio “amor no quita conocimiento”.  


Jesús le responde firmemente y con palabras duras: llama “Satanás” (adversario, contrario) a aquel a quien hace poco le ha llamado piedra, cimiento. Le invita a ver la realidad desde los ojos de Dios, puesto que dejándose llevar por las emociones del momento puede llegar a  entorpecer el proyecto del Padre encarnado en Jesús.

Desde ahí se abre el espacio para la instrucción de la tercera parte: Jesús les comparte que quien quiera ser su discípulo  tendrá que pasar por lo mismo que pasa el Maestro, cargar con su cruz, entregar toda la vida. No se trata de sufrir por sufrir, sino de aceptar todas las consecuencias de un seguimiento que implica ir contra corriente y cuestionar los valores y poderes de este mundo. 

Quien pierda su vida por Jesús la conservará; ése será el criterio de discernimiento en el juicio de las naciones. La libertad y la felicidad solo se encuentran desde la aceptación de la voluntad de Dios.


¿Qué me dice el texto?

Decirle que sí a Jesús implica una escucha atenta de la voluntad del Padre, y muchas veces caer en cuenta de los propios errores; implica enfrentarse al orgullo y al egoísmo que podemos albergar en nuestro interior; implica cuestionar y abandonar muchos de nuestros intereses; implica descubrir que es hora de volver al camino de kénosis que hizo Jesús, en el que se hace necesario entregarlo todo (planes, criterios, ideas, sueños) por SU proyecto.

Podrían presentarse muchas resistencias interiores ante la propuesta de entrega amorosa que hace Dios, pero también está su gracia que nos anima a seguirle reconociendo nuestras limitaciones e incapacidades para realizar su proyecto, pero también reconociéndole a Él como el Hijo del Dios Vivo, que es capaz de transformarnos y redimirnos cada día con la fuerza del Amor.

Sería bueno que nos preguntemos:

¿Estoy dispuesta/o a escuchar los planes de Dios en lo cotidiano de mi vida? ¿o ya estoy segura de lo que él quiere conmigo y tengo mi esquema claro de su proyecto?
¿Cómo reacciono ante la experiencia de cualquier incomodidad, sufrimiento, indignación en el día a día?; ¿Intento verlo cómo parte de mi seguimiento y lo acojo? ¿o me quejo, reniego y me deprimo?
¿Me siento llamada/o a ser discípula/o de Jesús?; si es así, ¿estoy dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias de este discipulado?



Oración:

Te doy gracias Jesús porque me das vida gratuitamente;  gracias por tu invitación a este proyecto de amor en el que todo toma sentido, un sentido que va más allá de mí y de lo que quiero, en el que cada día me siento más comprometida, plena y feliz.
Me reconozco falible, Señor, con muchas debilidades, resistencias y miedos, pero con todo ello me entrego a ti; te ruego que me enseñes a ser verdaderamente humilde y sensible a tu voz; regálame tu firmeza para ir contra corriente, tu sensibilidad para descubrir en los signos de los tiempos cuáles son las cruces que tengo que cargar y para no perder tiempo en cosas de poca trascendencia; dame la capacidad de reconocerme discípula en constante aprendizaje, hasta la muerte,  y también de valorar  en cada hermana/o  otra/o  discípula/o. Haz, Señor, que pueda ser colaboradora de tu proyecto y no piedra de tropiezo. Amén.

Contemplación:

Me doy un tiempo para quedarme en silencio con Jesús, sabiendo que Él está presente en este camino junto a mí y me acompaña en cada paso, y aún más en los momentos de crucifixión. Le permito llenarme de la esperanza de la Resurrección, que me anima a entregarlo todo. En la contemplación me abandono en el amor de Jesús, que me capacita para amarle y dar la vida por Él.



Reflexionamos el evangelio con San Agustín (Sermón 330,2 )

“Qué significa, os suplico: Si alguien quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame? Comprendemos lo que quiere decir con las palabras: Tome su cruz, es decir, soporte sus tribulaciones; tome, aquí, está por soportar, sufrir. Acepte con paciencia, dijo, todo lo que ha de sufrir por mí. Y sígame. ¿Adonde? Adonde sabemos que fue él después de resucitado: subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre. Allí nos ha colocado también a nosotros. Entre tanto vaya delante la esperanza, para que le siga la realidad. ¿Cómo debe ir delante la esperanza? Lo saben quienes escuchan: «Levantemos el corazón».
 Sólo nos queda por averiguar —en la medida en que nos ayude el Señor, discutir; entrar, si él nos abre; hallar, si él nos lo concede, y exponeros a vosotros lo que haya podido encontrar— qué significa: Niéguese. ¿Cómo se niega a sí mismo quien se ama? Esto es un razonamiento, pero un razonamiento humano; un hombre me pregunta: « ¿Cómo se niega a sí mismo quien se ama?» Pero el Señor responde a ese hombre: «Si se ama, niéguese.» En efecto, amándose a sí mismo, se pierde, y negándose, se encuentra. Quien ama, dice, su vida, la perderá. Lo mandó quien sabe lo que ha de mandar, porque sabe aconsejar; quien sabe instruir y sabe cómo reparar quien se dignó crear. El que ama pierde. Es cosa triste perder lo que amas; pero algunas veces también el agricultor pierde lo que siembra. Arroja el grano, lo esparce, lo tira y lo cubre de tierra. ¿De qué te extrañas? Este que así lo desprecia y lo pierde es un avaro a la hora de la cosecha. El invierno y el verano muestran lo que hizo: el gozo del que cosecha te manifiesta el propósito del que siembra. Por tanto, el que ama su vida, la perderá. Quien busque fruto de ella, siémbrela. Esto significa negarse; no sea que, amándola perversamente, se pierda.

Karen Polanco, Novicia MAR

29 de agosto de 2014

CULMINACIÓN DEL CURSO DE CRISTOLOGÍA Y ECLESIOLOGÍA EN SAN AGUSTÍN


 Agradecemos al Señor esta oportunidad de haber participado durante esta semana agustiniana en el  curso dictado por el P. Enrique Eguiarte, OAR. Realmente, ha sido excelente, tanto por su pedagogía, como por su sabiduría y profundad para exponer estos temas según la visión agustiniana de una forma tan sencilla y comprensible. Deseamos muchas bendiciones al P. Enrique y sobre todo que el Señor le continúe transmitiendo tanta pasión en el saber agustiniano que se refleja en su vida y testimonio.

A continuación les termino de dar a conocer los aportes del día de hoy. No dejemos de beber en las fuentes. Todo el compendio de la obra agustiniana la podemos descargar en www.augustinus.it¡Ánimo, san Agustín es apasionante para llevarnos a Cristo y enamorarnos de Él!

4. PRIMACIA DE LA SEDE ROMANA

Desde la perspectiva de san  Agustín.
-Pedro es el: primus apostolus (Io. Eu.tr. 124,5) Primun ómnium apostolorum (s. 76,1,1,).
Al comparar Cartago con Roma (diócesis) dice: “la primacia del apostolado debe anteponerse a otro episcopado” (De bapt. 2,1,2). Es la sede Apostólica (ep 191,2). Donde está el Papa. Lo que hoy llamamos santa sede, ya estaba en labios de san  Agustín.
Para san  Agustín la Iglesia es universal y su sede la romana.

-Para san  Agustín la interpretación de Mt 16,16-18: la piedra es Pedro…y la Piedra es Cristo (retr. 1,21,1,) El fundamentum fundamentorum es Cristo, Pedro es el Cimiento (en.Ps. 86,3). La Iglesia católica tendría esta doble base: una principal que es Cristo, otra secundaria que es san Pedro y sobre ella está toda la Iglesia.

-La Iglesia está edificada en la confesión de fe de Pedro (s. 295,1);  es figura de unidad y  universalidad (s. 295,2). La Iglesia parte de la fe de Pedro. La Iglesia es unidad, a pesar de la diversidad, y costumbres. En san Pedro quedan para san  Agustín representados estos dos elementos: la unidad y la universalidad.

-San Agustín nos narra que en la memoria Sancti Petri se comía y bebía con el apóstol. (ep. 29). “Memoria” es tumbas o iglesias de los mártires en donde estaban sepultados. Al llegar la fiesta del mártir la gente llevaba comida y bebida y junto con ello: harina, agua, miel y vino caliente…comían junto a la tumba del mártir como una forma de comulgar con él.
- San  Agustín En el 385 en sus diócesis pudo quitar esta costumbre. San Agustín lo justifica diciendo que había muchos peregrinos y extranjeros que lo hacían según las costumbres de su país. (ep. 29).

-Nos da la sucesión de los Papas contra los Donatistas, hasta el Papa Anastasio, año 400 (ep. 53,1,2). Aquí nos da una lista de los Papas. Reconociendo incluso a antipapas y diciendo quiénes eran los papas auténticos.

-Nos cuenta el caso de Celestio y Pelagio: El Papa Inocencio I (401-417). Hablando de la infalibilidad que estuvo a punto de romperse con este caso. ¿Qué paso? A finales del s. IV surgen estos dos herejes que niegan la existencia del pecado original y niegan  la necesidad de la Gracia para llevar a cabo actos virtuosos. Cuando empiezan con estas ideas san  Agustín pide a Inocencio I que condene las ideas de estos herejes. Pero Pelagio se escapa de Roma, y se va cerca de Jerusalén donde se convoca un sínodo para juzgarlo (415). Pelagio va a ser muy hábil para lograr que sus jueces lo absolvieran.

- El sínodo de Dióspolis (415) absuelve a Pelagio y condena a Celestio (ep 186,2) por saber hablar dos idiomas. Se salva además condenando a su discípulo Celestio. En el 415, san  Agustín siente un gran temor y escribe al Papa.

-Se reúnen dos sínodos: de Milevi y Cartago (416. Condenan a Pelagio). Se envían las actas de Dióspolis al Papa Inocencio (ep. 177 . Fue san  Agustín quien toma la iniciativa. El corta el  paso a los Pelagianos y le informa al Papa de esta herejía.

-El Papa Inocencio I responde con las epp. 181 y 182 condenando a Pelagio y el pelagianismo: Causa finita est (la causa ha terminado; esta parte no es agustiniana)(s. 131, 10 ) pero…la historia no termina aquí, porque la cosa se complica y vuelve a intervenir san  Agustín para que los Papas no cometan un error. El papa Inocencio se muere.

-El papa Inocencio muere (417) y el nuevo papa Zósimo, absuelve a Pelagio y los pelagianos…Celestio fue el causante, hombre aristócrata que tenía mucho influjo y logra convencer al Papa para que lo absuelva.

-San Agustín no contento y sabiendo que no puede escribir directamente al Papa se vale de los cardenales. Escribe al Diácono Sixto (Papa Sixto III) la carta 194. Este hombre se convirtió en Papa. Esta carta es el mejor resumen teológico desde la Gracia. Le explica al diácono todo lo referente a las herejías.  Y este diácono le hace ver al Papa el peligro de las ideas pelagianas; y el Papa ratifica la condena.

-El diácono Sixto influye sobre el papa Zósimo y se condena a los Pelagianos definitivamente.
-El Papa Zósimo envía la epistua Tracoria (418) Condenando a los pelagianos (ep. 190,23). Pelagio y Celeste salen de la historia pero la herejía continuará.

5. LA ORACIÓN DEL CHRISTUS TOTUS
-San Agustín tiene influjo de Ticonio y de su Liber Regularum doctr. Chr. 3,30,42. S. Agustín tomará conciencia a la luz de las obras de Ticonio que la Iglesia es el Cuerpo de Cristo; y hablará de la mística del Cuerpo de Cristo.

-San  Agustín se pregunta esto ¿Quién habla dentro del salmo? El habla de la “exégesis prosopológica. (llegar a entender dentro de un texto quien está hablando) Nace de la poesía clásica griega, donde para saber el sentido del poema tienes que saber cuál es la voz.
También en el salmo hay que descubrir si en el salmo la voz es : Cristo, su Cuerpo, o el Christus totus. Este elemento es muy importante, saber quién está hablando. Recordemos que  Prosopón en griego significa persona.

-1. Vox ecclesiae: ( en los salmos) La voz de la Iglesia , “el cuerpo de Cristo que se dirige a la cabeza” es nuestro voz, si somos cuerpo de Cristo” (en. Ps. 143,13). Es la voz que presenta su súplica a la cabeza. Podemos leer muchos salmos desde esta perspectiva sabiendo que es la voz de la Iglesia. Cuando rezamos, rezamos con toda la Iglesia. La introducción al salterio recordará toda esta doctrina agustiniana particularmente en la en. del salmo 85.
2. Vox de Cristo: la voz que nos habla sobre Cristo, su misterio  (en. Ps. 18, 2,2,). Nos habla acerca de Cristo. Dentro de los salmos hay frases que nos hablan de Cristo, nos dice cosas sobre él. Para san  Agustín muchos personajes son figura de Cristo. Por ejemplo, para san Agustín, la figura de David= Manu fortis: el de la mano fuerte (vs. Goliat= el demonio). David es figura de Cristo que se enfrenta con Goliat, que es el demonio.

3. Vox Christi: La voz de Cristo, sacerdote que intercede por su cuerpo ante el Padre (en. Ps 85,1). Necesitamos escuchar la misma voz de Cristo. (En esta enarración explica cómo orar los salmos).

- El valor de la oración de toda la Iglesia: sus reflexiones sobre su propia conversión… (perseu. 53). El reconoce que la oración de la iglesia le ayudó a su conversión. Perseu= sobre el don de la perseverancia.  Al final de su vida escribe esa obra, diciendo que su conversión fue un don de Dios pero obtenida por la oración de toda la Iglesia. San  Agustín reconoce a santa Mónica con el nombre de mater.

-La oración de santa Mónica por la conversión de san Agustín. Ella es la mater solo la llama Monnica en una ocasión dentro de toda su obra (conf. 9,37). Es mater porque juega el papel de representar a la Iglesia.

El nombre de Mónica era común. Era nombre pagano…la teoría es que hay que sostener que antes de santa Mónica existió otra Mónica que fue santificada y  este nombre se cristianizó.
El nombre de Agustín es original, antes de él nadie se llamó Agustín. Es un diminutivo de Augusto, el pequeño emperador y por tanto inventado por sus padres.

6. LA IGLESIA Y LA EUCARISTÍA
-Hay una vinculación esencial entre estos dos elementos.
- La Eucaristía es también cuerpo de Cristo:  “Vosotros sois lo que recibís” (s.227, 229,272). Nos recuerda que en la Eucaristía recibimos lo que somos.

- En estos sermones explica la Eucaristía. Se concentra en ellos un pensamiento y doctrina sumamente rico, porque en pocas líneas resume su propio pensamiento eucarístico. En las mañanas de pascua hacía las catequesis sobre la Eucaristía.

-“Si vosotros sois el cuerpo  y los miembros de Cristo, sobre la mesa del Señor está lo que sois vosotros mismos” (Sermón 272): nos invita a mirar sobre el altar…que es la hostia convertida en el Cuerpo de Cristo, allí está lo que nosotros somos.

-Esto nos lleva a pensar la Espiritualidad de Comunión. Vivir unido a Cristo cabeza y  vivir unido a Cristo Cuerpo. (s. 227). No podemos vivir una espiritualidad desencarnada donde me desintereso de las personas que me rodean. No se puede vivir a Cristo cabeza si no se vive unido a Cristo cuerpo.
- Participar en la Eucaristía me compromete a construir la unidad en la iglesia (s. 227). Si recibo el Cuerpo de Cristo y no edifico el Cuerpo de Cristo no puedo participar de este sacramento.
- Al recibir la Eucaristía: no es una comunión intimista “No me transformarás en ti (…) sino que tú te transformarás en mi” (conf. 7,16). La Eucaristía es unirnos a este Cuerpo de Cristo inmenso y ser transformados en el mismo cuerpo de Cristo (esta idea agustiniana se aleja un poco de la idea escolástica).

Nunca mi pecado será más grande que la misericordia de Dios y lo que borra el pecado es el amor.

La fuente de la gracia es Cristo. Es el amor que me permite responder a Dios pero él Espíritu Santo  está actuando también  a través de los que no están en la Iglesia para que se acerquen a ella.

1.Presencia del Espíritu Santo.
2.  Estrictamente hablando: solo la Gracia se recibe en el bautismo.
3. Menos estricto: Hay cristianos anónimos: aquellos que viven como cristianos sin saberlo.
-¡oh sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de caridad! (io. Eu..tr. 26,13).
1. sacramentum= traduce la palabra: mysterium. Son los ritos particulares y secretos para unirse a Dios, y conseguir la inmortalidad. Estos misterios son alusiones de s. Agustín a aquellos que buscaban la inmortalidad. Sin embargo, san Agustín habla  de sacramento: signo estable que Dios nos entrega para alcanzarle.
Sacramentum= era el juramento de fidelidad de los legionarios al ejército romano. Aplicado a la teología se refiere a la fidelidad de Dios para darnos su Gracia a través de estos signos sensibles.

2. de piedad: es aquella virtud que nos invita a tener presente a Dios en un triple nivel:  
-Dios: Se abaja al hombre
-Hombre: Sirve y se ofrece a Dios.
Comunidad: Lealtad y humanistas (= compasión hacia los demás).
Es un signo a través de cual Dios se abaja, a través del cual yo sirvo a Dios, a través del cual soy compasivo.

II. Sacramentum pietatis:
Dios: Se abaja al hombre. Su cuerpo y su sangre.
Hombre: Une su vida al sacrificio de Cristo
Comunidad. La espiritualidad de comunión. Todos debemos vivir esta espiritualidad de la comunión.
SIGNO DE UNIDAD: señal y compromiso a construir/mantener la unidad del cuerpo de Cristo, a pesar de la multiplicidad. (s. 227).
Elemento agustiniano: somos muchos: EX PLURIBUS, pero de la unión de muchos debe surgir la unidad: UNUS. La Eucaristía tiene este sentido comunitario, porque vivimos en la comunión de los unos con los otros. La  Iglesia no es una unión accidental… las diferencias nos enriquecen.

3. Vinculum Caritatis: unión estable de amor. Se recibe el amor de Cristo, hay compromiso de compartir el amor en la Iglesia.
Expresion de Agustín: donde hay amor, hay unidad, y allí hay paz.
CARITAS- UNITAS- PAX.
San  Agustín nos explica la etimología de la palabra DIABLO
DIABOLUS—DIA/BALEIN = SEPARAR
Para san  Agustín un símbolo de la autenticidad de una Iglesia o comunidad es cuando puede vivir en la unidad.

Para san  Agustín el amor es lo que  crea la unidad y donde hay unidad se puede vivir en esa paz.

-La Eucaristía es el alimento de los peregrinos (idea importante en san  Agustín) hacia la ciudad de Dios (en Ps. 61,11). La iglesia vive de la Eucaristía, con este sentido particular de quienes forman parte de este pueblo peregrino para llegar a la ciudad de Dios.

7. LA CARIDAD CON EL CUERPO DE CRISTO
Es el elemento esencial, es la nota que diferencia a la Iglesia de la iglesia falsa.
-No se puede desvincular la cabeza del cuerpo. Es preciso tener caridad con todo el cuerpo de Cristo: (partimos de esta idea de espiritualidad de comunión: con la invitación a actos de caridad con el cuerpo de Cristo, quien no lo manifiesta no vive en comunión  con el cuerpo de Cristo.

-          ¿De qué te sirve creer en él, si le llenas de afrentas? Le adoras en su cabeza, le injurias en su cuerpo, Es como si alguien quisiera besar la cabeza y a la vez, pisarte los pies. (ep. Io. Tr. 10,8). Para san Agustín los pies del cuerpo son los pobres. No olvidar que la caridad la debemos tener con todo el cuerpo de Cristo.

-          Mt 25: El texto sobre el juicio final, le impresiona a s. Agustín. Sabiendo que en el ocaso nos van a juzgar en el amor. “un texto de la escritura que a mí, debo confesarlo me impresiona profundamente, y que todavía he de recordároslo con mayor frecuencia….que os impresione…(s.389,5). Cuando socorremos a los miembros de Cristo socorremos a su cabeza. Este Cristo total es una visión muy importante en san  Agustín.

-          Hay una frase. “Tengo miedo a Cristo que pasa” (s.88). Cristo pasa a través de su Gracia y miembros y lo importante  es reconocer el paso de Cristo a través de los miembros que sufren.

-          Hablando de los pobres cabe decir que es un elemento importante  para s. Agustín. Dice que en el aniversario de su consagración episcopal, san Agustín ofrecía una comida para los pobres de HIPONA (s. 339,4);  es un gesto muy profético de san  Agustín, que ojalá muchos obispos tuvieran en el aniversario episcopal. Curiosamente el Papa Francisco ha tenido gestos parecidos a estos de san Agustín. El invitó a desayunar a tres mendigos de Roma..esto nos puede recordar a san  Agustín.

-          Tenía también la MATRICULA PAUPERUM (ep, 20*,2) para ayudar a los necesitados. Dos versiones de Eguiarte:
             Era tanto un lugar donde se socorría a los pobres como una lista de personas y familias en la diócesis de Hipona a los que se socorría todos los meses a los pobres (tipo Cáritas; esto ya lo hacía san  Agustín). Esto nos habla de la preocupación de san  Agustín por los pobres.
El xenodochium era un lugar en donde se acogía a los pobres, peregrinos, (s. 356,10).

-          La meta es el cielo, la  ciudad de Dios, donde se dará el descanso, el  reposo del sábado eterno (ciu 22,10). San  Agustín nos habla de que toda la Iglesia se encamina hacia la ciudad de Dios. En muchas de sus obras habla del sábado-descanso. Pero en la ciudad de Dios habla de sábado pero confluyendo en un domingo eterno para evitar que le acusaran de judaizante.
-          Allí descansaremos y contemplaremos, contemplaremos y amaremos, amaremos y alabaremos. He aquí lo que habrá al fin mas sin fin, (ciu 22,30,5).

Apuntes tomados de la exposición del P. Enrique Eguiarte, por Nieves María Castro Pertíñez. MAR










3. EL CUERPO DE CRISTO Y SU ESTRUCTURA, DÍA CUARTO DEL CURSO

La idea eclesial agustinana es completa. Distingue entre laicus (ep.228,2), Populus (c.ep. Parm. 2,7,12) y el Clerus, ordo clericorum (ep. 60,1)
Entre estos hace sus distinciones.
Etimología:
·       Saeculum: de allí viene seglar, que significa: Mundo. Los seglares son los que viven en el mundo. Esta palabra san Agustín  no la va a usar, porque para él tiene significado peyorativo.
·       Laicus: viene del griego laos: que significa pueblo. Laico es el que pertenece al pueblo de Dios y que le gusta más a san Agustín porque comentará que somos el nuevo pueblo de Dios. Somos el Israel de Dios. Todos somos parte de este pueblo de Dios.

San Agustín va a diferenciar entre dos grandes grupos dentro de la Iglesia:

Los laicus: láso: pueblo
Los clericus: ordo clericum.
Ambos tienen funciones diversas.  En los laicus están incluidos también los religiosos, que no son clérigos.

Ordo: significa un nivel particular. La ordenación significa que entras a un grupo especial.
Dentro del mundo romano había varios ordos:
Ordenación: se entra a un grupo donde se tienen asignadas funciones particulares.
Todos somos parte de la iglesia, y el  honor para todo bautizado es el honor de ser CRISTIANO.
San Agustín siempre añade un apellido al cristiano y es CATÓLICO. La palabra católica  aparece más de 1000 veces en la obra de san Agustín. Esto es lógico porque san Agustín se mueve en un mundo de cristianos diferentes; con ello diferencia la universalidad de la iglesia.
La palabra católico no está en la Biblia, pero la primera vez que aparece en la literatura cristiana es en la carta de san Ignacio de Antioquia a los romanos en el año 100. Se refiere a la iglesia que tiene su sede en Roma.

A)   Quienes eran los laicos y cuáles eran sus funciones?; veremos también un texto donde se han malinterpretado a los laicos.

Los laicos tenían  un papel concreto en la iglesia: 1. Son lectores. Recordemos que en tiempo de Agustín el alfabetismo era muy bajo, pero el laico que sabía leer tenía este encargo dentro de la celebración de la Eucaristía. También se les encomendaban que guardaran  los códices en sus casas. No así en san Agustín que tenía contiguo a la iglesia el monasterio.

2. Ayudaban en los escrutinios de los candidatos al Bautismo (s. 216). Los escrutinios eran una especie de examen que miraban la recta intención del que se quería bautizar. También los escrutinios  tenían como un examen físico de la persona, donde se buscaban vestigios de la posible posesión diabólica de la persona que se iba a bautizar.

3. Eran los encargados de abogar por la iglesia (Marcellinus). Hacer todo lo posible por defender los derechos de la iglesia.

4. Ayudaban a la iglesia con sus donaciones (Melania y Piniano: ep.126). Esta pareja ayudó mucho a la Iglesia en la persona de san Alipio. Esta pareja cuando murieron sus hijos hicieron un voto de castidad. Visitaron el norte de Roma. Se hacen amigos de s. Alipio. Y se hicieron amigos de s. Agustín. Y cuando la gente los ve, los secuestra para pedirle a s. Agustín que nombrara a Piniano sacerdote para que sus bienes pasaran a la diócesis. Momento difícil, san Agustín  que logra que la gente lo deje marchar.

“Texto polémico: “A cada uno, pues en su casa…debe corresponderle el oficio de obispo, es decir, de vigilar como es la fe de los suyos, para evitar que alguno de ellos incurrra en herejía, ya sea la esposa, o el hijo, o la hija o incluso el siervo que fue comprado a tan alto precio” (S.94). Quiere decir que cada responsable de familia es el que debe dar la cara por la fe de todos aquellos que se le han encomendado. Esto es importante porque nos recuerda a todos nuestro deber de vivir la fe.
Este sermón tiene un premio dentro de las obras de san Agustín Ya que es el sermón más corto pero de una gran profundidad.

-        EL CLERO ESTA CONSTITUIDO POR OBISPOS,  PRESBÍTEROS Y DIÁCONOS:  Esta formación es la que tenemos en la actualidad, no es ningún invento de Trento.

FUNCIONES DEL OBISPO EN TIEMPO DE SAN AGUSTÍN: RESPONSABILIDADES TRABAJOS, CARACTERÍSTICAS.

San Agustín vivirá como un obispo de su época. En el siglo V se convierte en una figura que adquiere gran importancia. Empieza a tener más privilegios y se vuelve una figura apetecible.
¿Esta transformación de donde le viene?
Con la paz Constantiniana, y la decadencia del Imperio Romano, hay una “simbiosis” particular: el Impero cede ciertos poderes a la Iglesia. Constantino se da cuenta de que el Impero está decayendo y la iglesia puede colaborar.

El “episcopo” es una figura que se va llenando de poder, con prebendas no solo religiosas, sino también civiles, de administración de bienes, El epíscopo corre el peligro de convertirse en “princeps”, y no en un minister. (Antonino de Fusala,etc). Es decir, empiezan a comportarse de forma indigna como Antonino.

Funciones del obispo:
No existía todavía la ley eclesiástica del celibato. El celibato nació como algo local, en el concilio de Elvira, donde se manda que los sacerdotes de Granada vivan el celibato para ejercer su sacerdocio.
San Agustín escribe a algunos obispos casados con hijos (ep. 101: Obispo Memorio).

La costumbre del norte de Africa: ¿qué pasaba con el sacerdote elegido y que era casado?. El hombre casado que era ordenado, estaba obligado a vivir en castidad con su esposa. La convivencia se convertía en una relación de hermanos. Esto sucedía en el norte de África.
No siempre la formación de los obispos como padres de familia era la mejor. El hijo Memorio obispo casado, será el peor de los enemigos de  s. Agustín:
Sin embargo, san Agustín es un obispo que sigue siendo monje, y que condena a los que buscan el episcopado por el honor (ep. 21) o la ambición (ep. 213).
San Agustín antes de morir nombra a su sucesor para evitar problemas: él  sabía que el puesto de obispo en su época era muy apetecido. Hace que todo el pueblo que asistió firmara un acta de que estaban de acuerdo de que esa persona iba a ser sucesor de Agustín.

“Sé que, cuando mueren los obispos, los ambiciosos y los contenciosos suelen inquietar a las iglesias.  Eso que tantas veces he experimentado y lamentado, debo procurar, por lo que a mi toca que no ocurra en eta ciudad” (ep. 213,1).

San Agustín vestirá como un monje (no de forma lujosa) (s 355). No se distingue por la ropa (ep. 263: Sápida: le envía a s Agustín una ropa de su hermano y san Agustín le dice que la usó pero no se la queda porque la ha puesto en el común);  vive en común con su clero.

Un detalle para distinguir a san Agustín: que es el único monje que lleva un anillo “episcopal” (ep. 59,2) para marcar sus propias obras. “faciem hominis adtendentis in latus”) S. Agustín nos refiere cuál era la imagen de su anillo: la cara de un hombre que está mirando de lado.

Era su deber atender la episcopalis audientia: el tribunal del obispo para atender diferentes casos. Constantino da amplios poderes, causas religiosas y civiles. Por tanto, da a los obispos la potestad de actuar como jueces menos los casos de sangre, que no se podían resolver en el tribunal religioso, sino en el civil. Mucha gente  incluso católica iba donde el obispo, por la seguridad en su honestidad.

Los hijos de Teodosio cuando divide el imperio entre sus hijos: Honorio (occidente) y Arcadio (oriente) limitan las funciones del obispo como juez.

Los poderes serán limitados posteriormente  por estos emperadores /(408), pero sigue teniendo influencia este papel en s. Agustín.

san Agustín intercede en los asuntos criminales, puede interceder para evitar la pena de muerte y las penas demasiado severas. Puede usar su influjo como juez hasta un cierto punto.
San Agustín Se opondrá siempre a la pena de muerte, para dar ocasión a una sincera conversión (ep. 10*, 4). En esta carta nos habla de los traficantes de personas. El derecho romano contemplaba para los secuestradores la pena de muerte. S. Agustín se opone a ella. Estos secuestradores venían de Galacia con sus barcos a las costas del mediterráneo…mataban a los hombres y se llevaban a los niños y mujeres.

San Agustín también al estar en contra de la pena de muerte quiere evitar así, los falsos mártires donatistas (aquellos ejecutados por ser criminales ajusticiados) Al mártir no lo hace la pena, (la pena de muerte) sino la causa (por qué se muere; s. 285,2).

También Agustín dedicará muchas horas  a sentarse en el tribunal, de Hipona, dentro de lo que era el Secretarium de la Basilica Pacis. (san Agustín Perdió todas las mañanas de 35 o 40 años Sentado ante un tribunal; Nos preguntamos entones: ¿ que hubiera hecho si hubiera tenido esas mañanas?, ¿que no hubiera escrito más?)

De su vida como juez nos cuenta. “En lo que respecta a mis gustos, yo preferiría mucho mas hacer cada día algún trabajo manual a unas horas determinadas, como está establecido en los monasterios bien regulados…”…o estudiar algún pasaje de las Sagradas Escrituras, más que padecer la tumultuosa confusión de pleitos ajenos sobre asuntos mundanos, que hay que dirimir juzgando o zanjar con una decisión (op. Mon. 29,37).

San Agustín aplicaba en sus tribunales una máxima en púnico: “cuando la peste llegue a tu puerta, dale dos monedas y que se vaya”: cuando tienes algún problema afróntalo y desate de él para evitar que te siga molestando….en muchas cosas, es mejor perder para ganar.

Otro elemento: el derecho de asilo: Toda persona perseguida podía refugiarse en la Iglesia. 1. Pedía la ayuda del obispo 2. No podía ser detenido, ni sacado de la Iglesia por la fuerza (ep. 115). Durante 30 días el gozaba de inmunidad. Entre la ley y la realidad siempre hay una  brecha, donde s. Agustín cuenta la situación de un campesino refugiado con él que fue atrapado en una salida. No siempre se aplicaba el derecho de asilo. Alarico, respetó esta ley de alguna manera, aunque era muy bárbaro.

Otra responsabilidad: la catequesis de los neófitos y la administración del bautismo La noche de Pascua (Pentecostés) era una de las obligaciones principales del Obispo.
Las diaconisas en este tiempo tenían unas funciones. 1 bautizar a las mujeres (porque se tenían que despojar de sus ropas).

En tiempo de san Agustín El bautismo solo se realizaba en la vigilia de Pascua y en Pentecostés. Con el rito de que después del bautismo, el obispo lavara los pies a la persona que se acababa de bautizar; esta costumbre se tenía en la Iglesia de Milán. 

El obispo Valerio delegó esta función al neopresbitero Agustín en la Cuaresma del 391. Agustín había pedido 3 meses para prepararse al sacerdocio, le dan 1 mes. (s. 205-216).

Era función del obispo reconciliar a los pecadores con la iglesia. Recibir su confesión. Fijar la penitencia y readmitir a la plena comunión (c. Faust 30,5). Se hacía con una imposición de manos.
Pecados que se absolvían: los tres pecados más graves (en tiempo de san Agustín): el adulterio, la apostasía, el homicidio. Los pecados veniales, se perdonaban cuando se rezaba el padre nuestro, pero los más graves requerían una penitencia pública.

OTRAS FUNCIONES DEL OBISPO DEL S-V.

(San Agustín nunca llevó Mitra aunque lo veamos en imágenes).
1. Es quien organiza los servicios de caridad y de ayuda a los pobres. Una relación cercana, paterna (s.61,9). En este sermón, san Agustín aboga por los pobres y dice: me he vuelto mendigo de lo mendigos”

S. Basilio mandó construir el primer hospital cristiano; es el primer ejemplo de ello.

ACTIVIDADES CARITATIVAS DE S. AGUSTIN...porque a veces nos quedamos en un obispo escritor y no un hombre humano que vibraba ante las necesidades de los pobres.

·       La Iglesia de Hipona contaba con un Xenodochium, una casa para los peregrinos, para acoger a los pobres. Donada por el presbítero Leporio (s. 356,10). Los monjes agustinianos atendían a esta gente. Xenodochium, significa “casa de los extranjeros”.

·       Parte del sermón 61: “Dad a los pobres. Os ruego, os lo aconsejo, os lo mando, os lo prescribo. Desde el mismo momento en que salgo  para venir a la iglesia y al regresar…los pobres vienen a mi encuentro, y me recomiendan que os lo diga para que reciban algo de vosotros”…Esto nos está hablando de un obispo que no rechaza al pobre, que ellos se acercan a él y dialoga con ellos. Dice s. Agustín: También esperan algo de mí, les doy cuanto tengo, les doy en la medida de mis posibilidades. ¿acaso soy yo capaz de satisfacer todas sus necesidades? (s. 61,13).
Otra función: la predicación. No era propia de los presbíteros, sino de los obispos. San Agustín predicará todos los días. En ocasiones, dos o más veces en un mismo día. Pero al principio solo predicaba el obispo.

(-El predicar todos los días es muy agustiniano. El papa Francisco tiene un trasfondo muy agustiniano en todo lo que hace y dice).

La pregunta que debemos hacernos ¿Dónde sacaba tiempo san Agustín para esto?
Es uno de los grandes genios de occidente. Pudo percibir las claves del mundo en que vivía y también del mundo que iba a venir.

Según Verbraken (estudioso de los sermones de san Agustín) Agustín predicó más de 8000 sermones, de los cuales han llegado a nosotros 600 (hasta hoy), porque en elaño 2008 se descubrieron 6 sermones nuevos de san Agustín Puede que se vayan descubriendo nuevos sermones.

Desde el sermón más largo (Dolbeau 26- dos horas y media) ) y el más corto (s.94 del 425, duró tres minutos, en las vísperas de la muerte de s. Agustín).

FUNCIONES SEGÚN DE S. AGUSTÍN ADEMÁS DE LAS VISTAS

1. Gobiernan las iglesias (cu 20,9,2);
Son como Noé ( en Ps. 132,5). Así como Noé guiaba la barca, los obispos guían la nave de la iglesia para conducir a sus fieles a Dios..aparece el liderazgo. El que no está para servir a su pueblo no cumple con su función de obispo.

Hay dos palabras que usa san Agustín
-PRAESSE=PRESIDIR (cuando se esta dispuesto a servir)
-PRODESSE_=SEDE DE Provecho
Con otras dos palabras:
-HONOR: HONOR/ PRIVILEGIO (ESTO NO ES EL EPISCOPADO DICE AG.)
-ONUS: ES UN PESO CARGA/RESPONSABILIDAD: (EL OBISPO además de dar cuenta de sus actos personales tiene que dar cuenta de la vida de los que le han sido encomendados.
USA dos palabras para hablar del obispo.

EPÍSCOPOS: EPI: SOBRE /Skopein: mirar vigilar. Superintendente (en. Ps 126,3)
ANTISTES: Anti=delante/Stare: es estar de pie, el que preside o está delante de una diócesis. (Líder al mismo nivel horizontal porque va delante del pueblo).

Para san Agustín el episcopado exige una gran responsabilidad.
Para él los obispos  son ministros o administradores (dispensador) de la Palabra y de los sacramentos (ep. 228,3), con una aportación: “No son los dueños, son solo siervos de los siervos de Dios: ep. 217). S. Agustín siempre se presenta de esta manera como siervo de los siervos de Dios, retomado esto después por los Papas.
También dirá: “Soy pastor para vosotros, con vosotros soy oveja” (en. Ps. 126,3): tiene  conciencia de que es oveja de Jesucristo. El pertenece al rebaño de Cristo.

-Otros ministerios más en la iglesia de Hipona en el siglo_V

1. Los diáconos en muchas ocasiones le servirán a san Agustín como “carteros”, de confianza. (ep. 149,34: Peregrinus; ep. 165,22: Diácono Aselo enviado a Jerónimo). Son aquellos que llevan las cartas de san Agustín a las personas cercanas a él. En esos tiempos había que buscar una persona que llevara personalmente la carta y la recibiera nuevamente. al destinatario.

Muerto san Agustín le llegó invitación al concilio de Éfeso para el año 431. Las noticias no corrían como hoy. Pues no sabían que había muerto.

2. Hay subdiáconos (s. 356,2); Acólitos (ep. 191,1: León) aquí agradece san Agustín que el Papa le haya llevado una carta con León, y este parece que después de 30 años fue s. León Magno…quien conviviendo con san Agustín probablemente se impregnó  de su doctrina.

-(s. 192,1: le llevan cartas de Roma); Ostiarios (s. 46,13,31): aquí ostia: significa puerta: Ostia era la puerta por la que se entraba a Roma. Son los porteros que se ponían a la puerta de la Iglesia, para impedir el paso, o echar a los paganos, en la segunda parte de la misa (sacramentos).

Tema delicado: el de las diaconisas. 2. Ministerio: llevar la comunión a las mujeres enfermas: Hay dos documentos: La Traditio Apsotolica (s. III) y la Constitutio Apostolica (s.I). Hablan de las diaconisas y su rito de institución (no de consagración). Y sus funciones. En Hipona posiblemente existieron. San Agustín nunca habla en sus escritos de diaconisas; …no hay certezas. En la Iglesia de Hipona no hay huellas de ellas. Por qué este silencio de san Agustín? Tal vez era una cosa normal y común a todas las iglesias que no tenia trascendencia…o que no existían.

Apuntes tomados en clase del P. Enrique Eguiarte por Nieves María Castro Pertíñez. MAR