31 de agosto de 2013

LECTIO DIVINA XXII DOMINGO ORDINARIO. Lc 14,1.7-14


CONTEXTO: En vez de huir  como le habían sugerido (13,31), Jesús acepta una invitación para comer. Lucas presenta dos breves discursos, uno dirigido a los invitados (v.7-11) y el otro al dueño de la casa (v.12-14).
¿QUÉ DICE EL TEXTO?  Sin perder de vista la perspectiva del camino, Lucas nos presenta a Jesús tomando parte en la comida del sábado en casa de un fariseo importante. En esta ocasión el evangelista parece tener especial interés en resaltar la actitud circunspecta y observadora de los protagonistas (v.1) Este detalle demuestra que no había sido invitado de corazón, sino únicamente como pretexto para ver si podían sorprenderle en algún fallo.

Jesús expone su observación y es que se da cuenta de que los invitados escogían los primeros puestos (v.7). Ante esto dice una parábola, referente  a unas bodas, donde sugiere al invitado no escoger el primer puesto, no sea que haya otro más distinguido y lo hagan retroceder (v.8-9); la propuesta de Jesús es más bien sentarse en el último lugar, para que el que invita pueda tener después una deferencia con él (v.10). Es en el v. 11 donde se aclara el significado del ejemplo: "Dios enaltece a los humildes y humilla a los soberbios" (Cfr. Lc. 18,14; Mt. 23, 12). El deseo de figurar era uno de los defectos típicos de los fariseos (Cfr. Lc. 11,43;20,46). Jesús afea su vaciedad y su mala educación. Pero las palabras de Jesús son algo más que una lección de buenas formas o de urbanidad; es un mensaje religioso.
Jesús quiere decir que el amor auténtico se muestra cuando se ejerce sin esperar recompensa alguna; proclamando un comportamiento radical: ponerse uno a sí mismo en la extremidad inferior de la escala social y considerar como comensales a los marginales y desvalidos (v. 12-13). El que invita a los pobres no puede esperar ser invitado por ellos en otra ocasión (v-14). Si tenemos en cuenta que el banquete es un símbolo habitualmente empleado para hablarnos del Reino de Dios y que los pobres son aquéllos a quienes se ha prometido el reino de Dios, el segundo "ejemplo" puede adquirir una profundidad mayor. Invitar a los pobres sería tanto como sentarse a la mesa con ellos, solidarizarse con ellos, sería amarles de tal manera que uno pudiera esperar también entrar con ellos en el Reino que les ha sido prometido.

El plan salvífico del Padre concretado en Jesús no se paraliza ante la negativa de aceptarlo; ese proyecto tiene una vida propia y avanza y se realiza aunque muchos lo rechacen y se autoexcluyan de él”.
¿QUÉ ME DICE A MI EL TEXTO?   La búsqueda de prestigio parece obedecer a una necesidad instintiva que todos tenemos. Nos gusta que nos quieran; que nos tomen en cuenta; que nos hagan deferencias. Nos creemos el ombligo del mundo y qué espectacular es hacer de protagonista.  El actuar y el relacionarse con unos y no con otros, según que puedan o no aportarme algo, también parece inevitable. Hay que  caer en la cuenta que la dificultad del camino cristiano está en la radicalidad de su novedad. Mi comportamiento como cristiana, discípula y consagrada tiene que responder a un solo arquetipo: “Jesús, siendo en forma de Dios, no estimó ser igual a Dios como cosa a qué aferrarse, sino que se despojó a sí  mismo” (Flp. 2, 6-7). El ejemplo de la humildad de Cristo me anima a seguirle desde este itinerario tan irrelevante en un mundo de competencias y preeminencias.  Si Jesús, se despojó; yo que todo lo he recibido del Señor, ¿de qué podré presumir? ¿Es que pienso acaso qué tengo derechos adquiridos por posibles méritos? Qué errada estaré entonces si así pienso, según este evangelio.  La invitación  esta semana es primero que todo a agradecer: nada de lo que tengo es mío; todo es gracia, y por tanto, si algo bueno hay en mí,  le pertenece al Señor porque yo soy su obra. La segunda invitación que me hace el texto es a ubicarme; ocupar mi lugar correspondiente; soy creatura, dependo de El para todo y en todo; soy responsable de mi vida, de mi vocación; estoy invitada a no considerarme superior a los demás; elijo estar en el último puesto, aunque a veces me cueste pero Jesús no vino a ser servido sino a servir; por esta razón, libremente acepto esta invitación.

La felicidad que propone Dios no se consigue a costa de los demás; sino que ofrece un camino que pasa por el rebajamiento y el servicio; para vivir esto es necesaria una buena dosis de fe. El mundo nos ofrece otras propuestas. A veces quiero tener el chivo y el mecate; el evangelio es claro; o se asume una postura, con una consecuencia, o se asume otra, con la subsiguiente consecuencia. Por otro lado, el mensaje de Jesús es chocante; ¿hay algo más legítimo y natural que amar a los que nos aman? (cf. 6,32-35) ¿invitar a los que nos invitan, tratar con los parientes, amigos y vecinos? En este mundo no tenemos que buscar retribución a nada ni a nadie; tampoco reconocimiento; ¿acaso fue Jesús reconocido como Hijo de Dios? ¿O no fue, más bien, esta la causa de su condena? Solo Dios es mi deudor; con El saldré ganando; solo El es mi recompensa. La base de nuestra vida es la humildad, el amor es el motor de nuestra existencia y los pobres son los privilegiados; cuando yo me agacho para ellos, Dios entonces los levanta. Humildad y caridad van de la mano; la soberbia por el contrario, en el decir de san Agustín, es un vicio capital que nos separa de Dios.
¿QUÉ ME HACE EL TEXTO  DECIRLE A DIOS?...Señor, que difícil es ser humilde; mi miseria y mi pecado, muchas veces se rebelan contra mí y me hacen desear ser más que otros, buscar reconocimientos, escalar puestos, creerme mejor que los demás; Pero, yo te miro cada día en la cruz, y siento la abundancia de tu misericordia. ¿Qué soy yo para que te fijes en mí, deplorable pecadora? Me has regalado la salvación; me has hecho libre; me das tu gracia a cada instante, y esto me da ánimos para seguir tu propuesta de reino: anonadamiento, desasimiento, como dice nuestra madre Esperanza, de todo y de todos; qué mensaje tan radical el tuyo; o es blanco o es negro; pero se trata de vivir confiada totalmente a tu voluntad; porque tu voluntad es idéntica a tu misericordia; no me cansaré de repetírmelo para creerme que todo lo que me suceda y  acontece viene de ti, para un fin: unirme más a ti, ser más de ti; vivir toda para ti; y de allí, lo que mandes.

“Considera cómo te levantó a ti tu Señor. Te levantó con humildad, hecho obediente hasta la muerte y humillándose a sí mismo. Siendo humilde tu emperador, ¿eres tú soberbio? ¿Es humilde la cabeza y soberbio el miembro? De ningún modo: quien ama la soberbia no quiere pertenecer al cuerpo que tiene cabeza tan humilde. Más si no forma parte de él, mire dónde ha de estar en el futuro. No quiero decirlo yo para no dar la impresión de baberos aterrorizado aún más; mejor: ¡ojalá os atemorizara y consiguiera algo! ¡Ojalá deje de ser así quien, hombre o mujer, lo haya sido antes! ¡Ojalá haya conseguido que entren en vosotros estas palabras y no haya sido un simple esparcirlas al viento! Todo hay que esperarlo de la misericordia de Dios, puesto que quien atemoriza, causa tristeza; a quien causa tristeza consuela, pero en el caso de que se haya enmendado el contristado. (san Agustín, Sermón 354, 8-9).
 
Hna. Nieves María Castro Pertíñez. mar
 
 

 

30 de agosto de 2013

Celebrando las maravillas que Dios hizo en san Agustín




Algunas veces escucho: “este momento nunca más se repetirá”.  Cuanta verdad encierra esta frase y muchas veces no somos tan consientes en los que hacemos o dejamos de hacer: una visita, un encuentro, la decisión de volver a Dios, el ingreso a una etapa formativa, la celebración de la vida de un santo, una caída necesaria para reemprender con más fe el seguimiento, en fin todo es vivir.
De manera que la celebración de Ntro. Padre san Agustín este año será única en nuestras vidas, más aún porque profundizando en las maravillas que Dios hizo en este hombre que bajando por una sencilla escalera al hermoso terreno de la humildad y del Amor verdadero confiesa la misericordia del que tanto le esperaba para ser uno con él.
Dicha experiencia ilumina nuestro camino vocacional pues el Cristo a quien seguimos nos espera abajo, en el anonadamiento, para reconocer su misericordia y bondad.
Este 28 de agosto las novicias junto a la hna. Nieves Mary Castro celebramos la festividad de nuestro patrono unidas a la comunidad MAR  y alumnos del Colegio Ntra. Señora de la Consolación, Bogotá.  Participamos de la Eucaristía, presidida por el P. Juan, Redentorista, y  luego compartimos un drama acerca de la conversión de san Agustín además de cantos agustinianos
Además compartirnos con la mayoría de grupos en los salones, haciéndoles sentir que esta fiesta era también para todo aquel que busca la verdadera felicidad en Cristo.  Fue una experiencia muy agradable con preguntas y respuestas, con inquietudes acerca de la vocación religiosa y sobre todo con un acercamiento a ellos donde manifestaron el agradecimiento por tal gesto.

¡Felicidades a todos! ¡Qué viva s. Agustín!
Brenda Ovalle. Novicia

 

29 de agosto de 2013

LITURGIA DE INGRESO AL NOVICIADO

Les presentamos en este video la liturgia de las primeras vísperas de san Agustín donde se acogió la solicitud de ingreso al noviciado de las jóvenes: Agustina, Juliana y Francisca.

28 de agosto de 2013

FELICITACIÓN INGRESO AL NOVICIADO AGOSTO 2013

Les presentamos este video que en el marco de la celebración de San Agustín y el ingreso al noviciado de nuestras formandas Agustina, Juliana y Francisca, nuestra hermana Jéssica López ha producido para ellas.

27 de agosto de 2013

FELICITACIONES

AGRADECEMOS A DIOS ESTE DÍA ESPECIAL PARA LA CONGREGACIÓN.
NUESTRAS FORMANDAS AGUSTINA, JULIANA Y FRANCISCA HAN SIDO ACOGIDAS  EN LA CONGREGACIÓN.  

 NUESTRAS HERMANAS MYRIAN NEIRA, SUPERIORA GENERAL NOS ACOMPAÑA Y ACEPTA LA SOLICITUD DE INGRESO. JUNTO A ELLA ESTÁ NUESTRA HNA. OLGA LUCÍA PÉREZ, SUPERIORA PROVINCIAL DE SAN AGUSTÍN.
 
 EN MITAD DE LA LITURGIA LA SUPERIORA GENERAL NOS INVITA A IMPONER LOS CRUCIFIJOS.
 TRAS ELLO, CON EL SÍMBOLO DE LA CRUZ, LA HNA MYRIAN DIRIGE UNAS PALABRAS DE GRAN PROFUNDIDAD Y COMPROMISO A LAS NUEVAS NOVICIAS QUE SE PREPARAN PARA LA VIDA RELIGIOSA DE HOY Y DEL FUTURO.
 LA MAESTRA DE NOVICIAS, HNA. NIEVES MARÍA CASTRO PERTÍÑEZ, ACOGE CON ALEGRÍA ESTA REPONSABILIDAD DE ACOMPAÑARLAS.
 NUEVAMENTE APARECEMOS Y AHORA ACOMPAÑADAS POR LA HNA MYRIAN. S.G.
 YA NOS VAMOS JUNTANDO TODA LA FAMILIA MAR  CON GRAN ALEGRÍA
 Y AHORA SÍ, EL NOVICIADO AL COMPLETO


26 de agosto de 2013

INGRESO AL NOVICIADO

Nuestras queridas Formandas: Agustina (de Argentina), Juliana y Francisca (ambas de Brasil) se disponen para su ingreso al Noviciado MAR, mañana Dios mediante, fiesta de Nuestra Madre Santa Mónica y en las primeras vísperas de San Agustín.
Esperamos las acompañen en este día especial con sus oraciones. Agradecemos a Dios y a sus familias, así como a la Provincia Santa Rita toda su generosidad y confianza.

25 de agosto de 2013

NECESIDAD DE LA ORACIÓN (APORTE DE SAN AGUSTÍN)



Al momento de plantear la necesidad de la oración, san Agustín parte de lo que es el hombre.  En esta noción es donde encuentra la razón de la necesidad radical que tiene éste de vivir la oración.
        Noción bíblica del hombre
La base antropológica es sin duda la presentación bíblica que se encuentra del hombre: un ser creado a imagen y semejanza de Dios.  De aquí parte para decir: “El verdadero honor del hombre consiste en ser imagen y semejanza de Dios”.
La primera consiste en la capacidad que tiene  sólo el hombre de conocer y de adherirse a Dios, es algo que forma parte del ser constitutivo del hombre que a pesar de los mayores desórdenes  de  las pasiones pueden borrar totalmente su presencia en el mismo.  La segunda es la capacidad que el hombre tiene para estar en relación y diálogo con Dios.  Ésta sólo se conserva cuando el hombre camina hacia  Aquél de quien la ha recibido, y aumentará en la medida en que permanezca unido a Dios.

De este punto se desprende que el hombre ha sido creado para unirse a Dios, es decir para contenerlo y llenarse de Él, ya que es imagen y semejanza suya.  Así el hombre estará inquieto hasta que repose en Dios.  No puede haber otro ser fuera de su Creador que pueda satisfacerlo plenamente.
La Sagrada Escritura y la propia experiencia llevan a san Agustín a definir al orante cristiano como un mendigo de Dios , que se siente vacío y por tanto, pide, busca y llama.  Al sentirse pobre, el hombre busca la fuente de riqueza, saciar su hambre, encontrar su descanso.
Así pues todo ser humano experimenta dicha necesidad, cada hijo de Dios, cada cristiano camina con mayor prisa en medio de esta sed.
“La vida consagrada es por su misma naturaleza expresión de la dimensión orante de la Iglesia y se manifiesta a través de una comunidad de culto, así como por la oración de todos y cada uno de sus miembros. 
 
En la comunidad Misionera Agustina Recoleta buscamos y amamos ante todo a Dios, que nos amó primero; procuramos fomentar en toda ocasión la vida escondida con Cristo en Dios… somos conscientes de la importancia (necesidad) de la oración en nuestra vida y la vivimos en la contemplación y adoración al Padre”.
Que la celebración y alabanza a Dios en honor a san Agustín en este año nos alcance de nuestro Creador  atender esta necesidad de orar y decidir buscar el espacio adecuado para vivir fielmente nuestra vocación.

Por: Brenda Ovalle. Novicia


 

*Texto extraído de : Mendigo de Dios.  Agustín maestro de la oración. Antonio Sánchez Carazo OAR. Editorial Dabar. Provincia S. Nicolás de Tolentino.

24 de agosto de 2013

LECTIO DIVINA DOMINGO XXI DEL TIEMPO ORDINARIO- Lc 13, 22-30



CONTEXTO: Se marca un tiempo y a la vez se confirma la doble actividad de Jesús: su marcha hacia Jerusalén y su enseñanza. Es la marcha del Mesías que avanza hacia Jerusalén, lugar de su pasión y lo hace enseñando; se trata de una noticia cristológica y hasta soteriológica de importancia. El contexto confirma el carácter didáctico de la actividad de Jesús.
¿QUÉ DICE EL TEXTO? Está formada por una parábola y una máxima final. Se usa la misma técnica de respuesta empleada hace dos domingos ante la pregunta de Pedro (véase Lc. 12,41-48) y hace seis ante la pregunta del letrado sobre el prójimo (véase Lc. 10,29-37). Esta técnica la emplea Jesús cuando no comparte el planteamiento del interlocutor. De ahí que su respuesta resulte chocante y extraña a primera vista. Es una respuesta indirecta que trata de llevar al interlocutor a un planteamiento diferente del problema. Esto lo consigue Jesús mediante una parábola: La pregunta por el número de los salvados preocupaba entonces a los judíos (v.23). El texto lucano invita a cada creyente a la lucha y a la perseverancia. Así es la vida cristiana, la de los salvados que significa a la vez: los que son salvados y los que se están salvando. Solo pasarán los que consigan una meta. Lucas piensa en la conversión, en la fe, en la esperanza y en la práctica del amor (v.24).[1]
Todos pueden salvarse. El verdadero planteamiento no es, pues, "quiénes se van a salvar", sino "qué hacéis vosotros para salvaros". A los judíos, que daban por cosa hecha su salvación, Jesús les dice: Esforzaos para no estar entre los que pueden perderse; ser los primeros en haber conocido el plan de "Dios no es un privilegio o un salvoconducto".
Desde el punto de vista profético la imagen de la puerta estrecha es la palabra de exclusión de los judíos y la llamada de los paganos. Es una invitación: la puerta está abierta, entrad... La palabra de Jesús no quiere intimidar sino estimular. Hoy todo se quiere resolver a base de números y estadísticas. A Jesús le piden número y responde con un imperativo: esforzaos y entrad. La "puerta estrecha" es una alusión al esfuerzo que requiere la auténtica conversión. No sólo es estrecha, sino que además puede cerrarse en cualquier momento; de ahí la urgencia: la conversión no puede dejarse para mañana. Jesús hace una llamada apremiante a todos los hijos de Israel, a quienes ha sido enviado por el Padre y que no acaban de aceptar su mensaje y su persona. Jesús ha venido "a los suyos", ha plantado la tienda en medio de su pueblo; pero ni los vínculos de la sangre, ni la aproximación física del Mesías al pueblo de Israel va a servirles de nada si no se convierten al evangelio.  Si los "suyos" le rechazan, otros ocuparán el puesto que tenían preparado. Hay "últimos" que pasarán a ser los "primeros". Jesús no se refiere a los judíos de la diáspora en contraposición a los que habitan en tierras de Israel, sino a los provenientes de la gentilidad. Porque lo que cuenta ya no es la descendencia de Abrahán según la carne, sino creer con la fe de Abrahán e incorporarse a Cristo y al Reino que él anuncia. Lo que salva es aceptar con fe el evangelio, que se presenta sin limitaciones raciales o nacionales y como un mensaje universal.
v. 25: No existe contradicción entre la puerta estrecha (v.24) y la puerta con cerrojo del v.25. Si la puerta estrecha es la de la última oportunidad, es lógico que en un momento determinado se cierre. La noche está allí. El propietario ha tomado la decisión de echar el cerrojo a la casa. En los vv. 25-27: se lee un breve relato. Es un fragmento de historia; paralela a la de las vírgenes prudentes y las vírgenes necias. La cronología confiere un efecto dramático a los acontecimientos: el dueño se ha levantado y ha cerrado ya la puerta. Pero ya es demasiado tarde. Tal vez, el dueño abra a los que conozca.
v.28. Los que son rechazados lo han intentado ya todo, y nada queda por hacer.  Este versículo señala ante todo la presencia de los patriarcas y de todos los profetas; es decir, de lo mejor que hay en la antigua economía. El v. 29, añadirá a los elegidos de la nueva alianza. Aquí, por el contrario, el propietario conoce a esos peregrinos de la última hora, a esos convertidos, fruto de la misión cristiana. Nada impedirá que Dios los ame, que los acoja, que les haga entrar y los instale en la mesa de su Reino. Se expresa lo mejor de la esperanza evangélica y del universalismo cristiano.[2] v.30: serán declarados, tratados, considerados como los primeros. No por un capricho del juez, sino por una decisión de la voluntad ante la visión de su lucha por entrar por la puerta estrecha, y están los otros, los primeros, pero que dejaron que se escapara su oportunidad.
¿QUÉ ME DICE A MI?. Jesús sigue su camino ininterrumpido hacia Jerusalén.  Cumple su misión y enseña a vivir, a acoger y a testimoniar el evangelio como oportunidad para nuestra salvación. Jesús sigue caminando por mi vida invitándome a un sí continuo, constante, permanente.  Él está cumpliendo así la voluntad de su Papá Dios. Me invita a mí a que lo escuche día a día, a ir tras El, por la puerta estrecha, que va hasta Jerusalén; dispuesta a acoger la conversión en  mi vida, la adhesión al Cristo de la fe. Si falto al compromiso, a la palabra dada, a la no aceptación de su misericordia, puedo ser excluida. Podría ser buena religiosa, cumplidora de mi misión, más, qué peligro, dejar de lado el discernimiento de su Palabra, a la luz de los acontecimientos,  donde cada día me habla, y me manifiesta su querer. La ética del compromiso (hacer el bien) y la teología del Reino (todos cabemos) van a la par. Como cristiana no tengo  privilegios, como religiosa menos. Si escucho hoy su voz, no puedo endurecer el corazón (Sal 94, 7-8). Mi vida adherida a la de Cristo tiene que concretarse en una práctica fundamentada en la justicia, en la solidaridad, en la humanización de todas las realidades donde vivo inmersa; en la unión profunda y vital con el Señor. Pero este compromiso, debe traducirse en un combate, en una lucha, en un despojo  de mí, a imagen del destino de Jesús.
 
¿QUÉ ME HACE DECIRLE A DIOS? Aquí estoy Señor, impactada con tu Palabra. ¿De qué fuente bebo yo? ¿De tu Palabra o de mis intereses personales? ¿En qué Reino estoy pensando? ¿Coincidirá con mis esperanzas o será que no estoy preparada para encontrarme con otros invitados que no espero?
Ayúdame Señor, a escucharte, a obedecerte, aunque me cueste muchas veces doblegar mi voluntad primaria;  a incluirte cada vez que pones delante de mí un invitado de tu Reino. Porque en tu Reino cabemos todos. Si hay en mi alguna actitud de exclusión respecto a mis hermanos, destrúyela y dame un corazón de carne, de misericordia; entusiasmado por ti; anhelante de ti, tras de ti, al silbido de tu voz que me hace distinguirte entre mil. Reconóceme Señor, para que no me cierres la puerta; no quiero gastar una vida fuera de ti; solo en ti tengo paz y liberación, fuera de ti nada tiene sentido. Envíame a anunciarte allí donde nadie todavía ha oído tu nombre. 

Por tanto, si todos pasamos, realicemos algo que no puede pasar a fin de que, cuando hayamos pasado y llegado al lugar de donde no hemos de pasar, encontremos nuestras buenas obras. Cristo es el guardián; ¿por qué, entonces; temes perder lo que das? (a. Agustín, Sermón 111,3)

Nieves María Castro Pertíñez. mar
 

 




[1] Bovon, F. El Evangelio de Lucas. Ed. Sígueme, 2012. p. 530
[2] Ibib. P. 534

23 de agosto de 2013

DIA DE LA FRATERNIDAD


Qué bueno convivir los hermanos unidos. Ayer, 23 de agosto, celebramos en toda la Congregación el día de la fraternidad recordando a nuestra Madre Carmela. El Secretariado de Misión y Evangelización de la Provincia San Agustín, nos envió un material para la oración del santo rosario, aludiendo a pensamientos, actitudes y símbolos que nos recordaron a Madre Carmela. Después de la oración de vísperas, el santo rosario y el día correspondiente a la novena de San Agustín, pasamos a compartir la cena.
Contamos con la buena compañía de nuestras Hnas. Myrian del Carmen Neira, Superiora General e Irma Bulux. Pasamos un rato muy agradable y celebramos muy animosas este gran día para nosotras de la fraternidad; teniendo además,  muy presentas a todas las hermanas de la Congregación.
Cuantas gracias tenemos que dar a Dios, pues veo que esta Congregación, salida con tantas dificultades adelante, con tantos sufrimientos en sus comienzos, nuestro divino fundador Jesús la ha bendecido haciéndola fuerte y generosa. Que verdad es que tú, Señor, nunca te dejas vencer en generosidad. Como agradecimiento yo pongo en tus manos mi pobre vida religiosa llena de pecados e ingratitudes para que los perdones. Y TE PIDO QUE NUESTRAS RELIGIOSAS SEPAN SERTE SIEMPRE FIELES A SU VOCACION…” (Madre Carmela)


 


 

22 de agosto de 2013

COMPARTIENDO ACONTECIMIENTOS...

Nuestras  novicias brasileras comparten con los novicios brasileros del Desierto de la Candelaria.

Compartimos un recreo el día 19 de agosto con la comunidad OAR, del Desierto de la Candelaria, celebrando la fiesta de San Ezequiel Moreno


 Los novicios oar y las novicias mar junto a la imagen de San Ezequiel Moreno, una vez que terminamos el triduo en el Desierto de la Candelaria.
 Aquí, el día 21,  estamos dando la bienvenida a Karen, postulante, que hace parada de siete horas en su viaje México- República Dominicana, y aprovecha para saludarnos. Gracias !!!!


21 de agosto de 2013

Y CONTINÚA LA HISTORIA DEL MOVIMIENTO RECOLETO EN LA VIDA AGUSTINIANA…

Este movimiento interior, se estableció formalmente en el capitulo Provincial de Castilla en Toledo en 1588 en donde en la definición quinta decía:
“Porque hay entre nosotros  o, al menos, puede haber algunos más amantes de la perfección monástica que deseen seguir  un plan de vida más austero cuyo legítimo deseo debemos favorecer para no poner obstáculo al Espíritu Santo, consultando previamente nuestro reverendísimo padre general e implorando su venia, determinamos en nuestra provincia se señalen o se funden de nuevo tres o más monasterios de varones y otros de mujeres , en los que se practique un género de vida más austero, de modo que, tras madura reflexión, reglamente el padre provincial con su definitorio”.

Como bien podemos oír la definición V, es el certificado del nacimiento de la recolección agustiniana aprobada el 05 de diciembre del mismo año.
“Después de haber autorizado ya estaban listos los estatutos “en doce puntos breves plasmaban un proyecto de vida sumamente austero y silencioso, totalmente orientado a la oración y a la ascesis. Las dos horas diarias de oración mental, la misa conventual, la liturgia de las horas con maitines a media noche y el oficio de la Virgen, constituían el esqueleto de la jornada, y lo llevaban con ayunos frecuentes, disciplinas tres veces por semana y la total exclusión de bienes raíces. Pero luego en 1616 los estatutos del Padre Vicente Mallol son sustituidos por las normas de Fray Luis de León, mejor elaborados y más propios de una recolección denominado “FORMA DE VIVIR “en el que se ha de destacar su manera de encabezar las normas: mandamos, ordenamos… nada de recomendamos”. Las normas eran bastantes puntuales””.
Estas se vivieron durante 48 años, más tarde fueron reemplazadas por las Constituciones, en donde todo se tornó diferente, además de las persecuciones que tuvieron como ya se había mencionado. Por lo tanto del movimiento recoleto de los siglos XVI y XVII prácticamente no queda nada en cuanto a la forma de vivir, pero se sigue manteniendo el Espíritu de los siglos mencionados.
Pero además de todo esto, hacia el año 1602 nació la recolección agustiniana en Colombia teniendo como cuna el Desierto de la Candelaria en Ráquira -Boyacá (12 de agosto 1604).

La recolección en América se va poniendo en marcha a la llegada del Padre Mateo Delgado de los Ángeles OSA en 1596 al decidir “colaborar en la misión de ultramar de la Orden. Cabe destacar que desde antes de arribar a estas tierras ya estaba lleno del espíritu recoleto”.

Al llegar a Colombia se convirtió en el Cura doctrinero de Tinjacá- Boyacá en donde se pone en contacto con los ermitaños que eran liderados por Juan Rodríguez quien deseaba una vida alejada del urbanismo, de más silencio. Así es que estos ermitaños se desplazaron a diferentes lugares hasta llegar finalmente al Valle hacia 1597.

“No Vivían en Común, sino cada cual en su recinto, alejado uno de otro;  como signo de mortificación, en cuevas, alrededor del Valle, reuniéndose únicamente los domingos para la Eucaristía y alguna orientación espiritual.

Entre ellos se encontraban Juan Rodríguez que ya lo hemos mencionado, Diego de la Puente, Domingo de Anaya, Alejandro Mateus, Pedro Martínez, Miguel Suárez, Francisco Rodríguez, Alonso Sánchez, Alonso Paredes, Nicolás Ortiz, Antonio de la Cruz. (El padre F. Eugenio Ayape anota que en un documento del año 1600, figura otro sacerdote, Antonio de Páez).

Pero luego tratando de elegir alguien que los dirigiera, algunos se retiraron como Juan Rodríguez, pero los que permanecieron decidieron buscar un director espiritual, encontrando al padre Mateo como cura doctrinero de Tijo. De esta manera comienza la reforma recoleta en América.

Pero es Vicente Mallol, superior Provincial de la Provincia de Ntra. Sra. de Gracia, que inmerso en la reforma Recoleta, los incorpora a la Forma de Vivir de Fray Luis de León, siendo considerado como el iniciador de la descalcez en América.

Dedicaron su devoción a la Santísima Virgen bajo la advocación de Ntra. Sra. de la Candelaria. Pero como no han de faltar las dificultades, se dieron controversias entre calzados y descalzos. Luego viene con la presidencia de Mosquera un periodo difícil también, pero posteriormente con el presidente Núñez todo se calma en 1888. Uno de los que fueron enviados a Colombia al levantamiento de la Provincia y revitalización, fue San Ezequiel Moreno junto con otros religiosos.

En conclusión, podemos evidenciar, que recolección aun en medio de las diferentes etapas por las que ha pasado, sigue siendo oración, recogimiento, mortificación, austeridad, tenacidad, conversión, despojo, simplicidad, perseverancia, fidelidad, vivencia de la consagración religiosa a plenitud, que como bien recordamos fue el motor de la reforma, el desacomodamiento, la misión.

Quizás no vivamos exteriormente esa pobreza que caracterizaba aquellos hombres del siglo XVI,XVII Y XVIII, pero si es nuestro deber como MAR  despojarnos interiormente de aquello que nos  impide un verdadero encuentro con Cristo, con el Amado.

Ayúdanos Señor, Tú, más que nadie, sabes que no es fácil y que es necesario estar verdaderamente unidas a Ti para saber que no solo la actividad dice de nuestra Consagración, sino  el sentido íntimo, interior y verdadero que tiene cada cosa que hagamos.

 
NUESTRA SEÑORA DE LA CANDELARIA

ILUMINA EL SENDERO DE NUESTRA EXISTENCIA

Y CONDÚCENOS HACIA TU DIVINO HIJO

QUE ES NUESTRA SALVACIÓN.

 
(ESCRITO BASADO EN EL LIBRO “AGUSTINOS RECOLETOS, 400 AÑOS, HISTORIA Y EVOLUCIÓN”)

 
Jessica López. Novicia MAR

20 de agosto de 2013

JESÚS ES VERBO, NO SUSTANTIVO

Siendo niña escuchar esta canción del cantautor guatemalteco Ricardo Arjona me resultaba una odisea porque no comprendía cómo Jesús, siendo un nombre propio podía ser verbo en lugar de sustantivo, como me habían enseñado en la escuela. Me pasaba horas y horas tratando de entender e intentaba conjugarlo sin encontrar sentido a lo que decía. No fue hasta varios años más tarde que, desde mi experiencia personal de encuentro con Él, pude entender a qué se refería Arjona... Fue un descubrimiento muy emocionante.
Primera Conjugación: Presente de Indicativo
Yo Jesús, Jesús, él Jesús, nosotros Jesús, ustedes Jesús, ellos Jesús... me hizo recordar un hermoso y retador versículo del Evangelio según San Mateo (25,40), "les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo. Entonces tuvo un nuevo sentido: Jesús está en mí, en aquél, en el otro, en todos. Pero, ¿en qué etapa se encuentra ese “Jesús”?: ¿está vislumbrando su filiación divina? ¿ha descubierto ya su misión y trata de llevarla a cabo? ¿está siendo juzgado injustamente? ¿se encuentra camino al Gólgota y necesita ayuda con su cruz?
Una vez que identifico qué está viviendo, ¿qué voy a hacer para que se haga en mí el versículo anteriormente citado? “Jesús convertía en hechos todos sus sermones”, dice la canción.
Segunda Conjugación: Pretérito pluscuamperfecto del subjuntivo
Yo hubiera o hubiese Jesús, tú hubieras o hubieses Jesús, él/ella hubiera o hubiese Jesús, nosotros hubiéramos o hubiésemos Jesús, ellos hubieran o hubiesen Jesús... colocando el SI condicional delante, trae a mi memoria momentos de mi vida en que pude parecerme más a Cristo y no lo hice.
Esta conjugación me habla del proceso de Cristificación en mí: pensar como Él, hablar como Él, sentir como Él, AMAR como Él. Y es que precisamente a eso estamos llamados, ¿qué otra cosa necesita este mundo sino otros cristos, dispuestos a entregarse en cuerpo y alma por la Causa del Reino de Dios?
 Yo quiero vivir tu estilo de vida Jesús. Yo quiero que tu firma, tu sello, tu marca, estén en mí. Quiero conjugarte en mi vida cada día... ¿Cómo? Arjona lo dice así: "Lo que ahí está escrito se resume en amor, vamos, ve y practícalo". Tan sencillo y tan complicado a la vez.
Así es como finalmente, después de varios años, lo entendí: "Jesús, hermanos míos, es verbo no sustantivo". De la forma más perfecta, considero, lo resumió una amiga al leer estas cavilaciones: "Descubrí que el verbo que es Jesús, no se trataba de un verbo gramatical sino un verbo de SER, un verbo de AMOR;  ya no tuve que preguntarme más".
Yolenny Ramírez. Novicia

19 de agosto de 2013

DESPIDIÉNDONOS...




GRACIAS, SEÑOR, POR ESTOS DÍAS

video
Agradecemos al Señor, estos días de silencio y reflexión. Agradecemos a la comunidad OAR, del Desierto de la Candelaria,  por su hospitalidad; al P. Gabriel Palacios, por sus servicios en la charla y el sacramento de la Reconciliación, a San Ezequiel Moreno por congregarnos en su festividad  y participar del Triduo y la Eucaristía. Agradecemos a la comunidad MAR por permitirnos este espacio. Sobre todo agradecemos las oraciones que nos han prodigado.

18 de agosto de 2013

EJERCICIOS ESPIRITUALES EN EL DESIERTO DE LA CANDELARIA

video

Estamos en el Desierto de la Candelaria. El día 15, salimos las formandas y la maestra acompañadas de la Hna. Myrian Neira, Superiora General y la familia Salazar…Nos acompañaron hasta el  Desierto pues no sabíamos bien el camino. En nuestro itinerario pasamos por Villa de Leyva y por el Puente Boyacá donde se libró la Independencia de Colombia.
Llegamos al Desierto y nos recibió el P. José  Beltrán, oar, Superior de la Comunidad. También saludamos al P. maestro Gabriel Palacios     que acompaña a siete novicios, de los cuales cinco son colombianos y dos brasileros.

Una vez que nuestras acompañantes almorzaron salieron rumbo a Bogotá. Quedamos muy agradecidas por el detalle. Las formandas y formadora iniciamos el retiro en la tarde.

Con la metodología ignaciana, nos adentramos en el silencio y la contemplación. En este espacio maravilloso, acompasado por la naturaleza, la sonoridad del agua cantarina, y el convento, cuna de la recolección agustiniana en América, nos dejamos interpelar por todas las palabras y murmullos que emite el complejo. Los muros, la Iglesia, Nuestra Sra. De la Candelaria, los claustros, cuadros, vestigios y símbolos nos hablan de hombres íntegros que han pasado dejando huella profunda por su amor a Dios total, al abrigo de la soledad y el anonimato.
El día 16 empezó la comunidad agustina recoleta el triduo a San Ezequiel Moreno. Otro gran regalo del cual nosotras participamos junto con la Eucaristía de cada día. Palabras, cantos, comunidad, nos evocan la vida de San Ezequiel, modelo heroico de fe cristiana para Colombia y para nuestra Orden. En la tarde del día 17, el padre maestro Gabriel Palacios nos dio una charla sobre la interioridad agustiniana. Nos ayudó a conocer más a nuestro padre san Agustín y a confrontar nuestro ser con nuestra vida de oración donde habita el Maestro interior. Agradecemos al Señor todo lo que hasta ahora hemos recibido de su gran bondad. Continúen orando por nosotras.

17 de agosto de 2013

LECTIO DOMINGO XX TIEMPO ORDINARIO. Lc 12,49-53


CONTEXTO: En este final del capítulo XII de Lucas descubrimos que las exigencias anteriores y las esperanzas de Jesús  se sitúan sobre un fondo de violencia y división. Los peligros se hacen concretos. Estos versículos van dirigidos a los discípulos.
¿QUÉ DICE EL TEXTO? v.49: El autor tiene una concepción positiva del fuego. No se trata del fuego destructivo del juicio, sino del fuego que alienta la Buena Nueva. El verbo “venir” es importante; atestigua que Dios ha enviado a Jesús y que éste último ha dado su consentimiento a esta misión: tiene también connotación escatológica ya que el que “viene” es una designación del Mesías. Fuego en el A.T. es fuerza destructora del mal (Lev. 13,52). Comprende un lenguaje parabólico. Él se sabe investido de una misión salvífica; y cree que su Dios no es débil y que castigará a los que no entren en la lógica del Reino. Lucas piensa en el fuego de la Buena Nueva y el Espíritu Santo. Jesús expresa aquí un deseo cuya  realización anhelaba vivamente.
v.50: del símbolo del fuego se pasa al agua. Con esta imagen Jesús prevee una prueba muy seria (pasión y muerte); estando en el horizonte de su suerte personal, es decir, una anticipación de Getsemaní.
v.51: Jesús vela para que su mensaje no se parezca a esas utopías de paz que pronostican los falsos profetas. La presencia del Reino acompaña tensiones y divisiones. La división la provocan varias voluntades cargadas cada una de ellas con una parte de responsabilidad.
Si los vv.. 49-50 se referían al destino de Jesús, los vv. 51-53: describen el impacto que Él tiene y tendrá sobre los otros.
v.v.52-53:  En el decir de Bovon, “una de las tribulaciones últimas que más teme la conciencia apocalíptica judía, es la degradación de los vínculos familiares y sociales, que, hasta ahora, ofrecían una cierta armonía en el pueblo”. ¿Por qué Jesús y después los cristianos volvieron a utilizar este tópico? Porque habían emprendido la tarea de establecer a Israel, de reunirlo y luego reconstruirlos. Sobre unas bases nuevas: no ya sobre la sangre, los privilegios hereditarios o los hábitos sociales, sino sobre la fe, el retorno a Dios, la caridad sin limitaciones familiares ni étnicas. Ruptura con un pasado personal, cultural y patriótico; adhesión a una comunidad nueva.
Si la palabra de Dios que divide reconstituye primero a la persona, y si Cristo, que provoca divisiones, edifica una verdadera comunidad, podremos admitir el mensaje cristiano, conscientes de que el sufrimiento acompaña a la fe. Pero para esto es necesaria la oración, la comunión y la fe que espera contra toda esperanza (Cfr. Bovon, El evangelio de Lucas. Ed. Sígueme 2012, p 432-433).
¿QUÉ ME DICE A MI? Jesús no incita a los miembros de nuestras familias a levantarnos unos contra otros, sino que nos dirige a cada uno de nosotros una llamada a favor del Evangelio. Dado que se extiende su fuego, fuego que purifica, genera vida nueva, no se puede ya mantener la neutralidad. Implica en mi vida tomar postura, apostar por el Evangelio, correr riesgos, entregar la vida. Aunque el Evangelio es para todos y a todos nos compromete, su mensaje provoca divisiones. Unos aceptan esta buena nueva y otros la rechazan. La existencia del mal en nosotros explica que su mensaje provoque divisiones y perturbe la vida social. Sin embargo, contra toda reacción el Evangelio predica la paz y la armonía, el amor y la misericordia.
¿QUÉ ME HACE DECIR A DIOS? Señor, ya en la primera lectura el profeta Jeremías es perseguido por los mismos paisanos; rechazar al profeta, tu enviado, es rechazarte a ti…todo el que te anuncia corre tu misma suerte; por eso,  me quedo con la frase de Hebreos: y es que necesito correr la carrera con la mirada fija en ti; por más que el mundo quiera separarme de ti, tu gracia me basta para permanecer en ti. Hoy me invitas a creer en tu palabra, a apropiármela. Tu no me engañas Señor, sabes la suerte que me espera; más también la gloria que me prometes compensa todas fatigas que por ti, pueda experimentar en esta vida. Tu eres mi familia, y en ti, la Iglesia, y con ella, toda la humanidad.
 Nieves María Castro Pertíñez. mar

16 de agosto de 2013

FRASES OPORTUNAS PARA LA NUEVA SIEMBRA EN EL PUEBLO DE DIOS


La clausura de la 28 JMJ significó el cierre del encuentro de más de tres millones de jóvenes en Brasil pero también el inicio de la siembra encabezada por Jesús y seguida por cada uno de los participantes.  Para los participantes directos como los que seguimos este acontecimiento resonarán palabras y frases que el Papa Francisco dirigió a todo un pueblo. 
He aquí algunas…
  1. “No traigo oro ni plata, sino algo más valioso: Jesucristo” (22 de Julio de 2013).
  2. “Mantener la esperanza, dejarse sorprender por Dios y vivir con alegría.” (24 de Julio de 2013).
  3.  ”Hemos de aprender a abrazar a los necesitados” (25 de Julio de 2013).
  4. “Sean los primeros en tratar de hacer el bien, de no habituarse al mal, sino a vencerlo” (25 de Julio de 2013).
  5. “Quiero lío en las diócesis, quiero que se salga fuera, quiero que la Iglesia salga a la calle” (25 de Julio de 2013).
  6. “Los jóvenes tienen que salir a luchar por los valores, a luchar por esos valores, y los viejos abran  la boca, los ancianos abran la boca y ensénñenos, transmítannos la sabiduría de los pueblos”  (25 de Julio de 2013).
  7. “¡La fe es entera, no se licúa, es la fe en Jesús!, es la fe en el   Hijo de Dios hecho hombre que me amó y murió por mí.“  (25 de Julio de 2013).
  8. “La fe es una revolución; os animo a entrar en la onda de la revolución de la fe”  (26 de Julio de 2013).
  9. “Querido joven, querida joven: “Pon a Cristo” en tu vida [...] “Pon a Cristo”: Él te acoge en el Sacramento del perdón, para curar, con su misericordia, las heridas del pecado. “Pon a Cristo”: Él te espera en el encuentro con su Carne en la Eucaristía” (26 de Julio de 2013).
  10. “¡Qué precioso es el valor de la familia, como lugar privilegiado para transmitir la fe!” (26 de Julio de 2013).
  11. “Llevemos nuestras alegrías, nuestros sufrimientos, nuestros fracasos a la Cruz de Cristo” (26 de Julio de 2013).
  12. “Los jóvenes son el campo de la fe, los atletas de Cristo, los constructores de una Iglesia más hermosa” (27 de Julio de 2013).
  13. “Vayan, sin miedo, para servir.” (28 de Julio de 2013).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

14 de agosto de 2013

BIENVENIDA HERMANA MYRIAN!!!

Nuestra querida Hna. Myrian Neira, Superiora General, quién arribó a Bogotá en estos días, comparte con la comunidad del Noviciado en esta jornada. Disfrutamos escuchándola; le hacemos preguntas acerca de las hermanas y nos habla de buenas noticias sobre la vida de nuestra Congregación.
Agradecemos los regalos que nos trae de la casa General y de la Provincia de la Consolación y compartimos con ella también nuestra vida del Noviciado con las novedades que van aconteciendo. Agradecemos al Señor su presencia entre nosotras.