30 de septiembre de 2016

Noche de integración comunitaria



Con motivo de que ya llegaron las novicias que estaban en experiencia, y  nuestra hermana Rosa María Cruz, (nuevo miembro de la comunidad) en nuestro recreo del martes, de 7.30 a 8.30, p.m.  realizamos un encuentro de integración muy divertido. Nuestras hermanas Novicias Santa Isabel y Juana lo dirigieron. El objetivo, principal fue "encontrarnos" desde lo humano y, desde ese "niño interior" que todos llevamos dentro, para compartir, jugar, exponernos a las penitencias que nos tocaron, realizar juntas actividades que recreativas, en fin, una hora, que pasó volando, llena de risas. 












29 de septiembre de 2016

Tarde intercultural en el CER


El lunes en la tarde, tuvimos un acto cultural y de integración en el CER (Centro de Estudios Religiosos), en el cual participamos las hermanas novicias y postulantes. Estuvimos presentando cada uno de los países que nos encontramos en este semestre, entre ellos están: Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Venezuela, México, Guatemala, República Dominicana, Ecuador, etc… Dentro de las presentaciones se proyectaron videos de dichos países y algunos cantaron y bailaron.
Seguidamente, estuvimos compartiendo las ricas degustaciones que cada uno llevó y cerramos con un rato de bailes variados.
Damos gracias a Dios por estas experiencias que nos permiten conocernos e integrarnos como familia del CER

















28 de septiembre de 2016

FUNDAMENTOS ANTROPOLÓGICOS Y PSICOLÓGICOS (II) FORMAR PARA LA MISERICORDIA



 TRIANGULO DIALÓGICO (RICOEUR)
El yo debe estar y buscar la libertad. Las decisiones fundadas en la libertad, si y no pero a hondura. La libertad la encuentro cuando estoy con el yo y le digo: “no me dejo condicionar y quiero que tú seas y que yo sea”; por ello tengo que ponerle nombre a todo. Soy libre cuando el otro acepte que sea como es y quiere ser. Cuando el yo y el tú se relacionan con esa libertad tiene sentido la opción por la vida comunitaria.

Este es el engranaje antropológico que hay que trabajar con los formandos/as.

Antes de presentarle la congregación hay que presentarle su vida, la de los otros y su relación entre todos.

Los procesos de conocimiento tienen que servir a estas bases: desde el  aspirantado al  noviciado. Ya vienen equipados.

DE LO ANTROPOLÓGICO A LO SOCIAL
Lo que yo espero de mi vecino es que me ofrezca la imagen de mi humanidad; que me demuestre su estima proclamando mi humanidad. Este frágil reflejo de mí mismo en la opinión  de los otros tiene la consistencia de un objeto y entraña la objetividad de un fin existente que limita cualquier pretensión de disponer por las buenas de sí mismo: ésta es la objetividad en la cual y por la cual puedo yo ser reconocido.

SENTIDO SOCIAL
La antropología nos dice que con esta estructura estamos llamados a abrirnos a la convivencia y a la coexistencia.

Eje de la pertenencia o identidad. Todos los chicos vienen de un contexto familiar, cultura, procesos que le han ido dando pertenencia y valores. Esto es tan válido cuando se encuentra con los otros, que es el eje de la alteridad. Cuando me afinco en mi ser española, cuando entro en relación con las otras culturas, que también son válidas, y aquí se configura y con esto llegan nuestros chicos/as a las congregaciones. Y nosotros cometemos una de las brutalidades y es negarle su pertenencia y cultura.

Nos gusta homogeneizar a la gente. Todo el mundo sabe que los curas y monjas somos de una determinada manera (vestido, conducta). Ciertamente hay que ayudarles a que se  apropien un modo de proceder, pero manteniendo su pertenencia.

El conflicto (choque en relación con el otro) es que me permite crecer como persona y en mi formación.
SALIDA DE LA CONFRONTACIÓN
¿Cómo entrar en una vivencia común donde la misericordia es el hilo conductor?

Racional: es cuando logro comprender quien soy y de dónde vengo, que me lleva a construir algo común, perseguir metas y esto para romper el ego. El problema central en el ego es creer que soy el centro y el único. Creer que el mundo gira en torno a mí. Esto lo hago en una dimensión razonable porque comprendemos que no podemos estar jalonados por el ego, y porque cuando me uno a otros, percibo un bienestar de vida. Bienestar es también cómo estoy ubicada ante esta realidad, y obviamente en este proceso me interno en un cuerpo que es la lógica de la Trinidad.

MANCUR OLSON DICE: 
El logro de cualquier meta común o la satisfacción de cualquier interés común significa que se ha proporcionado un bien público o colectivo a ese grupo. El hecho de que una meta sea común en un grupo significa que ninguno de sus miembros queda excluido del beneficio o la satisfacción derivados de su logro. Nuestras generaciones vienen muy pegados a lo superficial, con complejos de fundadores desde pequeños. Que una persona manifieste creatividad y sea propositiva es bueno, pero que no se le olvide que está en un cuerpo, porque allí tendremos los problemas.

Siempre atentos a todo lo que los chicos/as van manifestando. Desde pequeños  manifestamos obsesión por el poder y por lo material. Integralmente la misericordia es la que ve todo. Esto es clave.

FUNDAMENTO PSICOLÓGICO DE LA MISERICORDIA
La única manera de ver mi discernimiento es ver qué siento, porque allí veo por dónde me va llevando Dios. Primero detecto mi sentimiento natural y después mi sentimiento espiritual.

Los sentimientos son claves. Cuando uno siente es por algo; no se siente porque si, sino porque algo está pasando. Los chicos/as son pésimos en esto porque crecieron solos. Son una generación pegados a celulares; al mal uso del internet en lo afectivo sexual. La solución no es quitar el internet.

Si no formo en la libertad responsable y la autenticidad no hago nada. Y si se equivocan, no pasa nada, se abre el diálogo. Lo peor es que se acostumbre a la vigilancia y el control[1].

El fundamento psicológico tiene en el centro  la historia de cada persona y cómo esta historia permite un equipamiento que es la madurez procesual y paulatina que el ser humano va adquiriendo. En la formación hay que ayudar a equiparse. Este equipamiento consiste en integrar muchas dimensiones que nos constituyen:

Que el ser humano es ante todo polivalente; somos diversidad de factores y experiencias y diversidad de perspectiva porque el mundo es polivalente, es diverso.

También somos antivalentes: ninguno se completa en algún momento de su vida y dice que no es antivalente, con opuestos complementarios…así como un día amo, al otro día rechazo, y esto va marcando nuestras decisiones y nuestros procesos de crecer ante la poli y antivalencia. El valor que debemos cultivar es la libertad;  es estar desconectado de todo lo que me ate y condicione y es soltar amarras. Esta poli, anti y libertad tiene un arraigo sociocultural que no lo puedo desconocer. Ejemplo: chicos/as que vienen de extracción popular y se encuentran que las condiciones de nosotros son mejores que las de su casa; eso confronta, incluso nosotros, en nuestras familias puede suceder igual.  
En el proceso de formación es ver cómo se relaciona con su familia, gente y región. Si la persona no se preocupa por la familia, hay que poner el ojo que porque algo está pasando. Optamos por Cristo, pero desde un contexto que se nos reveló en el seno familiar.
Estamos en un contexto donde la familia forma parte fundamental de nuestra consagración.

Esto es cómo el otro, la alteridad, me permite configurarme; el que está en  la pastoral, en el estudio, en la comunidad, que me hace confrontar mi vocación porque siento atracción; eso me ayuda a equiparme.

El voto de castidad se refuerza cuando por ejemplo me enamore, pero soy capaz de confrontarme y decir: “me gustas, pero ya yo opté”.
Dios, como absoluto me termina de equipar, de configurar, y aquí entra la dimensión espiritual. Toda esta dimensión es a través de un proceso dramático, de crisis que lo vivimos todos los días. Este proceso se vive a través de los polos opuestos complementarios:

1. Todos vivimos en permanente necesidad de todos: necesidades que nos van afincando: ser reconocido, etc. Cuando soy un ser necesitado, tiendo a ser un ser dependiente. Frente a la necesidad el seguimiento de Jesús pide libertad.

2. el ideal y el proceso: nuestros chicos/as llegan con grandes ideales y se les olvidan que todo en la vida es un proceso. Una persona siempre frustrada porque no logró sus ideales, vivirá como un ácido.

3. la plenitud y el sufrimiento: la plenitud relacionada con la pasión. Esté donde esté muestro que llevo una vida en Dios.

4. vida y muerte: sabemos lo que es morir y resucitar día a día…muero a mi egocentrismo, reviso en la noche donde transparente a Dios y al día siguiente trato e resucitar corrigiendo el error cometido que nos llega a mirar.

5. lo absoluto y lo relativo: la congregación no es el absoluto, lo absoluto es Dios y lo que soy capaz de hacer por él y ahí la congregación se me convierte en relativo. Los chicos por cualquier bobada se quieren ir, porque el absoluto lo ponen en las cosas relativas.

6. gracia-pecado: en Cristo el pecado se vuelve en oportunidad. Al pecado hay que saberlo transformar. Mis talones de Aquiles son transformados por  Dios. El genio de M. Teresa Calcuta lo transformó en entrega. Pudo transformar su talón de Aquiles. Fue la primera en recoger enfermos de sida. Hay peligro en los  grupos que no tocan el fondo de la persona.

En esta experiencia Dios se me autocomunica y desde ahí me realiza a nivel humano a la máxima expresión y esto lo hace en los ciclos vitales.


De 18-25 años: de la adolescencia a la adultez. Nos abrimos a otra experiencia de vida, decisiones, responsabilidades. Mayoría de edad, participación; otro rol. Aquí termina la consolidación pero viene:

25-40: La crisis de realismo: lo que yo buscaba no se me dio como quería y buscaba. Al Joven adulto, en la vida consagrada le empiezan los roces, envidias, superior manipulador, o que usa el poder, empieza la miseria humana….esto es lo que es…muchas congregaciones ya han hecho profesión perpetua…damos votos a gente que no  ha hecho su primera crisis. La etapa posnoviciado es  la de de mayor deserción porque todo empieza a desmoronarse y la persona en esta crisis entra en la etapa de joven adulto porque asumimos responsabilidades, y ahora más rápido.

De aquí entre los 45 y 55: viene la crisis de la mitad de la vida. A las mujeres nos llega el aviso…etapa donde nos  preguntamos: esto: ¿ha valido la pena? Empezamos a buscar referentes por fuera. En los hombres se manifiesta en cierres de etapas: enfermedad, cambios, etc.
A los hombres les avisa en sus afectos.

Dice Garrido que  esto nos  lleva a la crisis de reducción: 60-65 años ya cambia todo: las congregaciones nos jubilan. Estas realidades marcan una crisis también que va a implicar mucho. En las experiencias de crisis sentir la misericordia es más difícil y darla también es más difícil. Aquí el refuerzo es lo espiritual y el acompañamiento con fuerza, pero es donde menos nos queremos dejar acompañar.

Adulto anciano: es la llamada hora del creyente. El consagrado ya físicamente ha cambiado, ya está lo vivido y la vida está en lo que se vivió y todo fluye.

Una persona que se ha podido equipar en todas sus etapas y sobre todo en Dios se le ve con paz, con alegría.

¡Es tan dramático el tiempo humano!, depende de la autoconciencia, pero sobre todo, de la capacidad de elaborar el sufrimiento. Depende del horizonte de  sentido en que cada uno viva su historia, pero, sobre todo, de la capacidad de vivir a fondo el presente.


HORIZONTES DE SENTIDO DE JAVIER GARRIDO:


Vivir no es, ante todo, sumar años, sino experimentar el tiempo como proyecto y como esperanza y, por lo tanto, construir el sentido de la existencia a partir de las propias decisiones.

La vida no consiste en proyectarla, sino en confiar. Pero, pertenece a la fe bíblica el poder vivir lo más mío (mis decisiones, mis ciclos vitales, mi historia intransferible) como obediencia de fe al proyecto de Dios y como salvación realizada por Dios (a través de los acontecimientos, logros, fracasos y hasta el pecado)

NIEVES MARÍA CASTRO PERTÍÑEZ. MAR (Apuntes y reflexión  tomados en el Curso de Formadores).




[1] Cfr. Javier Garrido: Proceso humano y gracia de Dios. Sal  Terrae.

27 de septiembre de 2016

Descanse en paz nuestra querida hermana Conrada Gamboa. MAR



Por nuestra querida hermana Conrada, elevamos oraciones.  De la Provincia Ntra. Señora de la Consolación, falleció en la casa Madre de Monteagudo, Navarra (España)

A pesar de sus noventa y algo de años, fue favorecida con una gran lucidez y grandeza de ánimo. Pude despedirme de ti Conrada, a mi paso por Monteagudo, este año. Gracias sean dadas al Señor!!! N.M.C.P. 


El pasado 25 de septiembre, nuestra hermana Conrada Gamboa se nos adelantó en el viaje para adentrarse eternamente en el corazón del Padre. Y quisiera expresarle mi cariño por medio de estas breves líneas; decirle que fue una mujer que vivió como una verdadera Misionera Agustina Recoleta, que dedicó su vida a realizar la voluntad del Padre siendo testigo de su misericordia; gracias “Conri” por tu coherencia de vida, por tu ternura y cariño para con todos, por tu fortaleza en medio de la enfermedad, por tu ejemplo de abrazar la cruz de cada día, por tu sonrisa siempre joven, pero sobre todo gracias por haberle dicho si un día al Señor y haber permanecido unida a Él en fidelidad. 

Conrada estoy segura de que ahora estás mejor que nunca gozando de tu Esposo cara a cara, sin sufrimientos ni enfermedades; te pido que intercedas por todas las Misioneras Agustinas Recoletas, para que siguiendo tu ejemplo podamos vivir en plenitud y fidelidad nuestra vocación, atrayendo a más jóvenes generosas que quieran acoger nuestra forma de vida.
 

“Jesús le respondió: “Yo soy la resurrección El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás.””

Jn 11, 25-26

Miriam V. Horta. MAR

26 de septiembre de 2016

El acuerdo final de paz y el plebiscito del 2 de octubre en Colombia

La paz colombiana deberá permitirnos construir nuevos ciudadanos, un nuevo país en clave de concordia y una necesidad de repensar nuestro futuro


La firma del acuerdo de paz entre la guerrilla de las Farc y el Gobierno cierra un capítulo de violencia en Colombia de más de 50 años. Somos generaciones enteras que hemos crecido en el país con una única regla social: el que a hierro mata, a hierro muere. Por eso debe celebrarse el acuerdo porque, más allá de las críticas que se puedan formular, es un pacto que garantiza la justicia transicional, la verdad y las garantías de no repetición a favor de las víctimas.
                                        
Su elaboración llevó a estructurar una negociación en torno a tres principios. El primero, el margen nacional de apreciación que fue reconocido como elemento central en el acuerdo de justicia, permitiendo que “El Estado puede apreciar y evaluar la complejidad, duración y gravedad del conflicto armado interno con el fin de diseñar y adoptar mecanismos de justicia para lograr la paz dentro del respeto a los parámetros establecidos por el derecho internacional, en especial la garantía de los derechos humanos”. Este principio derivado del derecho internacional de los derechos humanos es fundamental porque determinó que la paz pudiera equiparse a la justicia y tomar en consideración nuestras complejidades históricas y nuestra manera de construir nuestra institucionalidad.
El segundo aspecto, la justicia prospectiva que como plantea el acuerdo se estructura en la idea que la decisión de “una época influye ineluctablemente sobre las posteriores”. Este principio fue base central para dejar atrás las venganzas trazadas luego de la segunda guerra mundial en Europa.
Por último, poner en consideración que la paz es un derecho síntesis. El Salvador en la Corte Interamericana de derechos humanos (25/10/2012) se constituye en alternativa moral y políticamente superior al aniquilamiento del contrario.
Estos principios rodean el acuerdo y permiten que se estructuren diversos temas y formas de justicia compatibles con el derecho internacional y con el ordenamiento jurídico colombiano. Sin embargo, más allá de la discusión en torno al respeto de los derechos internacionales por parte del acuerdo final, es necesario reflexionar sobre el plebiscito reconociendo que la votación que se dará el 2 de octubre próximo tiene una arista esencial: la participación ciudadana.
La alternativa ese día no puede ser otra que la de pasar la página del conflicto armado con las Farc-EP. Una decisión histórica de ese nivel, no puede hacerse sobre la base del amor o el odio. Recordemos que en el Reino Unido, lo vimos con el BREXIT cuando de forma irracional, la población de forma mayoritaria voto su ruptura con Europa. Hoy, los británicos siguen lamentándolo y quienes inventaron las patrañas impulsando la salida de Europa, huyeron del debate político. Es lo que llamamos coloquialmente “Tirar la piedra y esconder la mano”.
La paz colombiana deberá permitirnos construir nuevos ciudadanos, un nuevo país en clave de concordia y una necesidad de repensar nuestro futuro, como en su momento lo hicieron los norteamericanos, al salir de la guerra civil en el siglo XIX. Sobre esto, el ganador del Premio Pulitzer de Historia, Louis Menand en su libro “El Club de los metafísicos”, Ariel, (2016) sobre Estados Unidos nos recordó que “la guerra civil no fue solo un fracaso de la democracia, sino un fracaso de la cultura, de las ideas”. A Colombia le podríamos aplicar la misma frase. Necesitamos mirar lejos, necesitamos pensadores y ciudadanos que forjen una sociedad en la cual asumamos los retos del siglo XXI, dejando atrás los lastres del siglo XIX.
http://caracol.com.co/radio/2016/09/05/politica/1473079519_396224.html (25/09/2016)

25 de septiembre de 2016

FUNDAMENTOS ANTROPOLÓGICOS Y PSICOLÓGICOS ( FORMAR DESDE LA MISERICORIDIA).


FUNDAMENTO ANTROPOLÓGICO

A la vez que acompañamos somos también acompañados. Yo  soy formada en la medida en que voy formando. La actitud permanente del discípulo es fundamental.

Según PAUL RICOEUR:



Muestra antropológicamente cómo es la constitución del ser humano.

El ser humano es un ser medianero, como un puente, que une y en el que se unen dos polos. El polo de la finitud y el de la infinitud.

La finitud nos marca como hombres limitados, frágiles. La máxima expresión es la muerte.

Mientras llega este momento vamos viviendo pequeñas experiencias de límite, de fragilidad. Esto marca lo finito que somos. En medio de esta experiencia, el ser humano visualiza al otro lado la infinitud (no se hace todavía referencia a Dios). La infinitud es el extremo que nos permite visualizar que aunque somos frágiles no somos solo cúmulo de huesos y carne, somos algo más, que nos amplía el horizonte.

Una de las expresiones de la finitud es la experiencia espiritual. En mí algo me dice que soy divino y que estoy llamado a mostrar la divinidad al mundo.

Esto al ser humano le causa una tensión. Como estamos en dos polos que nos jalonan, nos crea una angustia interior. Ante el dolor y la muerte,  no quedamos indiferentes.

¿Cómo logramos hacer realidad estos dos polos? Hay unas características de cada uno de estos.

1.  Soy finito a través del carácter (diferente al temperamento).El carácter es el sello particular que me identifica a mí en mi manera cómo me relaciono con el mundo, cómo hago las cosas, y cómo procedo. Y el carácter es de cada uno. Es finito porque nace, se consolida y muere conmigo.

La manera como me comportaba antes es distinta a la de  ahora, porque el carácter me va acomodando, pero también me limita porque procedo según mi carácter, el contexto y las personas en las que esté.

Frente a lo que me limita experimento la finitud a través de la felicidad que es la experiencia de plenitud de estar haciendo lo que hago y cómo lo hago. La felicidad es una expresión honda y profunda de estar ubicado en la vida. Si estoy clara en mi opción y se plenifica mi vida, estoy experimentando la felicidad. En medio de todo, estoy en donde estoy y este es mi estuche, y esto es la felicidad. La felicidad se mantiene aún en medio de las dificultades, cuando las asumo y las sobrepaso, la persona está ubicada y esto es felicidad.

2.  En las experiencias placenteras y en la pasión. Son experiencias momentáneas que tienen origen y final. La infinitud la experimento con la pasión: que es lo que me lleva a hacer todas las cosas con un profundo sentido. Los chicos/as hacen las cosas desde lo placentero. Las cosas se hacen porque hay que hacerlas y hay que ayudar, a que reconociendo el límite, se abra a la experiencia de trascendencia, porque si no,  la misericordia va a ser difícil de procesar y ligarla a la vida. Cuando lo placentero pasa, llega la  rabia y se  patalea.

Estos polos se hacen explícitos. La finitud en la vida. Por eso hay que identificar qué me ha ayudado a crecer, aunque hayan sido obstáculos. La vida me abre a través de la palabra a la infinitud. De aquí el acompañamiento. Saber hablar, escuchar, identificar sentimientos. Los muchachos no saben identificar los sentimientos, aquí hay que hacer el trabajo.

Experimentamos la angustia que se marca en el sentimiento: Thymos: tener, poder, valer. Aquí nos hacemos conflictivos. Cuando no sé procesar los conflictos me vuelvo agresivo/a y violento/a. Los tres talones de Aquiles aparecen entonces: tener, poder, valer. El tener hace relación con la posesión material y con la obtención de medios para vivir y subsistir. El tener es malo cuando me obsesiono y nunca estoy satisfecho. Cuando somos hombres y mujeres de opción por la pobreza según Cristo, teniendo claro, que no lo somos como muchos hermanos alrededor del mundo, pero aquí está mi visión y posición ante la pobreza. No tengo que dejar como la comunidad me dice que viva la pobreza (aunque me ayuda en el compartir) pero tengo que hacer mis opciones personales. A los chicos/as hay que formarlos en la libertad frente a lo material. Leer en los chicos/as cómo es su visión frente a lo material que en formación es fácil no detectarlo sino que va saliendo con el tiempo.

El poder es la capacidad que tenemos todos para ayudar a que los grupos humanos busquen un fin, pero en equipo. Todos tenemos niveles de llevar ese poder a ejecución, unos por su liderazgo, otros por su capacidad de trabajo en equipo.

El problema es cuando me obsesiono para afincar mi yo en el poder. Esta es otra dimensión de fragilidad humana que aparece en el tiempo. En formación como somos igualitos, esto se camufla un poco. En las primeras responsabilidades es donde se va vislumbrando esta fragilidad.
El valer es toda la valía, la autoestima, la necesidad de ser amado y de amar. Todos necesitamos esta parte. El problema es que cuando en mi valía estoy quebrado procedo de manera que pueda esconderme y aquí vienen las actitudes de manipulación afectiva, orgullo, soberbia, envidia y sobre todo la parte afectiva. Aquí hacemos más énfasis en la formación porque nos da miedo y descuidamos los otros puntos. En este punto es donde más misericordia clama a Dios, porque es donde la gente viene más quebrada (en la autoestima).

Los sentimientos son los que van a marcar este estado. Mi punto clave de trabajo son los sentimientos de cara a la misericordia. ¿Yo por qué me siento así? ¿Por qué reacciono de tal manera? Los sentimientos son naturales. Alegría, tristeza, depresión, y los espirituales: son consolación, desolación y tranquilidad.

Consolación es un entusiasmo interior ya que porqué lo que hago y cómo lo hago me está llenando y siento que Dios está allí.

Desolación: ligado a apagarse todo lo que realizo.

Tranquilidad: No hay ningún extremo pero estoy bien.

Las decisiones no se toman ni en consolación ni desolación, sino cuando estoy en tranquilidad.

NIEVES MARÍA CASTRO PERTÍÑEZ. MAR (Apuntes tomados del p. Edwuin Murillo, sj.)


24 de septiembre de 2016

Lectio Divina del Domingo 26 del Tiempo Ordinario- Lc 16 ,19-31



"Tómate tiempo para hacer caridad, es la puerta del cielo" (Madre Teresa de Calcuta).

1-Invocación al Espíritu Santo
En este domingo en que Dios nos sigue mostrando su amor y ternura en el más necesitado, nos ponemos ante su presencia invocando al Espíritu Santo, para que ilumine nuestro corazón y pensamiento al momento de meditar la palabra de Dios.
Dejémonos invadir por la gracia de Dios a través de su Espíritu.

Texto Bíblico: 
19 «Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino, y celebraba todos los días espléndidas fiestas. 20 Y uno pobre, llamado Lázaro, que, echado junto a su portal, cubierto de llagas, 21 deseaba hartarse de lo que caía de la mesa del rico...pero hasta los perros venían y le lamían las llagas. 22 Sucedió, pues, que murió el pobre y los ángeles le llevaron al seno de Abrahán. Murió también el rico y fue sepultado.
23 «Estando en el Hades entre tormentos, levantó los ojos y vio a lo lejos a Abrahán, y a Lázaro en su seno. 24 Y, gritando, dijo: `Padre Abrahán, ten compasión de mí y envía a Lázaro a que moje en agua la punta de su dedo y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama.' 25 Pero Abrahán le dijo: `Hijo, recuerda que recibiste tus bienes durante tu vida y Lázaro, al contrario, sus males; ahora, pues, él es aquí consolado y tú atormentado. 26 Y además, entre nosotros y vosotros se interpone un gran abismo, de modo que los que quieran pasar de aquí a vosotros, no puedan hacerlo; ni de ahí puedan pasar hacia nosotros.'
27 «Replicó: `Pues entonces, te ruego, padre, que le envíes a la casa de mi padre, 28 porque tengo cinco hermanos, para que les advierta y no vengan también ellos a este lugar de tormento.' 29Abrahán le dijo: `Tienen a Moisés y a los profetas; que les oigan.'30 Él dijo: `No, padre Abrahán, que si alguno de entre los muertos va a ellos, se convertirán.' 31 Le contestó: `Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se convencerán aunque un muerto resucite.'»

2- ¿Qué dice el texto?

El evangelio de Lucas nos presenta hoy la parábola del rico Lázaro y el pobre Epulón  (Lc 16, 19-31). Mientras el rico estaba apegado a las cosas del mundo, Lázaro llevaba una vida de encuentro con Dios; haciendo la voluntad del Padre. Esta parábola nos presenta dos paralelos.
En  primer lugar refleja la vida que percibimos en nuestra sociedad en donde cada persona es tratada según su condición. Vemos que el rico se viste de púrpura y de lino y goza de espléndidos banquetes. El vestido y la comida manifiestan la riqueza de la que goza. Por el contrario, el pobre toca a su puerta, cubierto de llagas, que lamen los perros, y con ganas de saciarse de las migajas que caen de la mesa del rico.
El segundo cuadro se abre al más allá de la muerte. El rico está en los infiernos. Reconoce al padre Abrahán. Y le ruega que envíe a Lázaro para que le refresque la lengua. Abraham lo reconoce como hijo, pero le explica el cambio de la suerte: él, que tuvo bienes en vida, ahora padece mientras que Lázaro, que solo tuvo males, ahora encuentra consuelo.
En la parábola hay todavía un tercer momento, en el que el rico intercede por sus hermanos. Si Abrahán le envía a Lázaro como mensajero, tal vez recapaciten y puedan evitar caer en el mismo lugar de tormento. Y aquí se mencionan otras dos respuestas de Abrahán:
“Tienen a Moisés y a los profetas: que los escuchen”. En la Biblia tiene una gran importancia la “escucha” de la palabra de Dios. En escuchar y cumplir esa palabra está la salvación. Por eso es preciso preguntarse qué es lo que nos impide escucharla.
“Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto”. El pecado y la tibieza nos impulsan a vivir a la espera de una señal “especial” de Dios para decidirnos a cambiar de vida. Pero la señal ya se nos ha ofrecido.

3- ¿Qué me o nos dice Dios en el texto?

Dice el Evangelista San Mateo que la salvación del hombre no depende de la abundancia de sus bienes sino de la cercanía y relación con Dios.
Dios me sigue y nos sigue mostrando que para vivir una vida en plenitud es necesario el amor, servicio y la misericordia al hermano. Que el dinero no es malo, sino la manera en que nos apegamos a ello y le damos más importancia a lo  material que al propio ser humano.
Dios nos sigue reflejando su rostro misericordioso en aquellas personas que sufren y nos pide cada día de nuestras vidas que amándolos a ellos es como amar al propio Jesús, que se hace presente en los más pequeños. Al final de nuestra vida Dios nos pedirá cuentas, pero no cuanto hicimos en ella, sino cuanto amamos.
Todos los bienes y talentos que recibimos de Dios son para servir a los demás. Muchas veces no podremos ayudar materialmente, pero podemos dedicar nuestro tiempo, dar una sonrisa, unas palabras amorosas. La mejor forma de transmitir a Cristo, de evangelizar el mundo, es con nuestro ejemplo, con la donación de nuestro tiempo a los demás, tiempo que es la mayor riqueza que tenemos.

4- ¿Qué le digo  o decimos a  Dios?

Señor Jesús tú que siempre te apasionaste por instaurar un Reino de amor en medio de los más pobres, purifica mi corazón para no ser indiferente ante el sufrimiento de los demás y en mi camino me enseñes a amar como tú, con una entrega total a los más pobres.
Que mi corazón no se apegue a las cosas de la tierra, sino que anhelen las del cielo que proporcionan felicidad.
La verdadera felicidad y riqueza es la que proviene de Dios y que refleja nuestro corazón, cuando lo dejamos llenar de su amor. A veces podemos tener muchas cosas, pero por dentro estamos vacíos, y con una sed que solo la puede calmar Dios.




“Ama y haz lo que quieras”
San Agustín

Santa Isabel Mojica Mejía
Novicia MAR




23 de septiembre de 2016

¿QUÉ ES LA MISERICORDIA (2)? FORMAR DESDE LA MISERICORDIA



2.CARACTERÍSTICAS DE LA MISERICORDIA

La misericordia es una característica esencial de Dios. Es su esencia: Dios-misericordia funcionando.

Consiste en salir de mí para que los otros sean en libertad, autenticidad y sentir con los demás. Que nunca un formando nos imite.

Ese “ser el que es” se hace en la medida en que se da. Anonadamiento.

Se da en la realidad misma, en la medida en que nos sentimos acompañados, acompañamos y permitimos que Dios sea en el encuentro. Con Él a través de mis hermanos/as. Las comunidades acompañan también. Debemos mantener comunidades vivas, donde se viva sabroso y de gusto estar.

Es una Gracia, aceptación de mí, de mi comunidad; es apoyo, es compasión, es cicatrización, (no hay generación más herida que la que nos está llegando hoy), es acompañamiento, es  solidaridad.
Como gracia hay que pedirla. Es aceptar la historia, la vida, todo. No olvidar la necesidad que tienen  los chicos/as de releer su historia en clave salvífica y de cicatrización.

Cuando hay un punto que duele, hay que quedarse en ese punto hasta que la cosa esté sana.

No contentarnos solo con las fichas para entrar en la propia etapa, porque lo hacen como haciendo tareas.

Los noviciados fueron pensados en el mismo esquema como espacios de silencio, de interiorización. No es invento de la Iglesia y Cristianismo, sino que ya los orientales lo tenían. Lo que hacen los monjes del desierto es terminar de acomodarlo; el noviciado es un tiempo para masticar mi vida y ver qué va fluyendo allí.

El apoyo es maternal, pero también es paternal. Es de la madre que pare la vida, que la gesta pero también del padre que corrige, que quiere lo mejor y transmite el estilo de un modo de proceder…el apoyo que damos: el que doy, el que me dan, y también los externos.

Nunca como formador/a hacer psicoterapia…el formador es caminante con, acompañante. La psicoterapia apoya pero no puede ser otra cosa.

Todo formador/a debe tener unos mínimos insumos de psicología, pero no todo psicólogo sirve para la vida consagrada.

La compasión es ese sentir con el otro, ponernos en el zapato del otro, pero no es alcahuetear ni vagabundear. Hemos de ser conscientes durante el crecimiento en la persona van saliendo muchas cosas…y si al final, hay que tomar la decisión de irse…hay que hacerlo.

Hay gente que les da miedo irse de la vida consagrada, por eso están llenos de ansiedad. Cuando salen a flote fragilidades grandes de hermanos que pasado el tiempo no hicieron proceso, después  hay que asumirlos.


La comunidad cristiana es el espacio donde puedo vivir la misericordia. Es una comunidad de amigos, hermanos. Esto se da con el caminar juntos.

A nivel humano hay que ser realistas. Nuestras comunidades somos grupos donde estamos personas con diferentes puntos de vista y esto nos lleva a conflictos y no con todo el mundo tenemos que ser grandes amigos/as.

Por eso está la convivencia y la coexistencia. La coexistencia es la capacidad que tenemos las personas para aceptar que los otros distintos a nosotros, estén en el mismo espacio pero no me involucro con la persona. Aquí entra el término tolerancia. No nos sometemos pero podemos estar. Socialmente coexistimos más que convivir.

Convivir es la capacidad que tenemos de aceptar a los otros, que aunque distintos nos implicamos con ellos;  en el  convivir no va la tolerancia sino la comprensión. Esto es más bonito. En nuestras comunidades tenemos hermanos/as que tienen su forma especial de ser.

Nuestro referente es Jesús, por tanto, vivimos en libertad y en disponibilidad. Esto hay que transmitirlo a los chicos/as.

Esta comunidad que sigue a Jesús en misericordia para actuar la misericordia y la solidaridad lo hace con todos pero en especial con el desamparado. La enfermería o las hermanas mayores son las salvadoras. ¿Qué misión cumple un miembro de la comunidad con una fragilidad? Es Cristo gritando misericordia.

Formar para la misericordia es formar para hacer hombres y mujeres comunitarios/as.

Cuando actúo con misericordia con el desamparado, soy comunidad contraste, unida en la diversidad por la acción del Espíritu. A veces las personas del servicio se dan cuenta antes que nosotros de las enfermedades de los hermanos/as.

Donde hay vínculos de amor y no de poder hay  comunidades que nos ayudan a formar desde la misericordia. Las responsabilidades que nos dan durante nuestra vida consagrada son servicios temporales. Debemos dar el máximo pero también debemos ir entregando.
¿Por qué los consagrados mayores se resisten tanto a que los jóvenes asuman responsabilidades?

¿QUÉ DEBEMOS TRABAJAR? LA NECESIDAD DE AMAR/SER AMADO son una misma necesidad. Necesito ser amado pero también necesito amar.

1.  Estar aquí y ahora: asumir la realidad aceptación. Vivir el presente. Jesús lo dijo: “vean los lirios y pájaros”…el pasado ya pasó, hay que ayudarlos a que estén aquí y ahora, aceptar la realidad, lucharla, trabajarla.

2.  Transformar el veneno en miel: Potenciar creativamente mi ser para el encuentro con el otro. Toda la amargura, agresión o energía negativa que tienen hay que ayudarles a que la transformen en energía para construir y esto solo se logra en el acompañamiento. Favorecer las aptitudes.

3.  Compartir: principio activo/formativo de la comunidad. Esto es hacer vida la Eucaristía, partirse y compartirse. Una vez a la semana juegos, película juntos, salir juntos una vez al mes…pobreza no es vivir con el hábito roto, eso es indecencia.

4.  Ser libre: plenitud en el vacío. Amor (Dios) que llena todo. Dejar a Dios ser Dios. Dejemos de pensar que Dios responde a nuestros caprichos. Dios se la juega en mi historia y en mi manera de asumir mi historia.


NIEVES MARÍA CASTRO PERTÍÑEZ. MAR (Sobre apuntes y reflexión de la semana de Formadores)