¿Y es difícil?


Hace poco hablaba con una persona que me hacía unos papeles y cuando se fijó que mis documentos decían VIDA RELIGIOSA me miró fijamente y me preguntó: ¿es difícil?, yo sonreí y él inmediatamente  respondió: bueno, si tienes vocación no debe ser difícil, así que ánimo.
Esta pregunta me quedó resonando durante estos días, ciertamente es una pregunta que si se contesta a la ligera podríamos llegar a “engañarnos” o a dar una respuesta por “compromiso”.
Con esta pregunta se me pasaron por la cabeza todas las imágenes de los diferentes tipos de vocaciones; sobre todo me enfoqué en  los matrimonios, ellos  pasan por dificultades, conflictos, crisis y momentos donde todo parece haber acabado, y sin embargo, los que se aman de verdad perseveran, agotan todas las posibilidades para salvar su unión y buscan los medios para tratar de sobrevivir.
¿Y en nuestro caso? ¿Será que no pasa lo mismo? ¿Será que al igual que en un matrimonio  hay dificultades, conflictos, crisis y momentos donde todo parece haber acabado?, claro que sí, pero así como los esposos hacen lo posible por salvar su familia, nosotros hacemos lo posible por salvar nuestra consagración, nuestra opción vocacional y el sí lleno de ilusiones que le dimos a nuestro primer amor una vez que decidimos optar por él.
Diría  nuestro Padre San Agustín: no hay trabajo para quien ama, y este caso sería, no hay dificultad cuando se ama y cuando se sabe trascender, pero solo se puede lograr cuando nuestra confianza no está puesta en nosotros sino en Dios.
Por eso, si sientes en tu corazón el deseo de servir al Señor, de seguirle y amarle más de cerca no dudes en poner tu confianza en aquel que te ama, en aquel que se fijó en ti y que te está pidiendo que le sigas, las dificultades las encontrarás en cualquier camino que elijas, pero solo depende de ti mirarlas con ojos de misericordia y de esperanza. Hoy, al igual que este señor que se acercó a mi yo te digo: si tienes vocación no debe ser difícil, así que ánimo. 

 Wenderlyng Reyes/Novicia MAR


Comentarios

  1. Guuaaoooo hermana mia... Que sorprendente este testimonio y muy valiosas estas palabras.. Mil gracias le doy al Señor -NUESTRO AMADO- por darme señales cada dia a traves de personitas que se dejan guiar por su Espíritu. Leyendo esto se me exalta el corazón y se me bajan las lagrimas en ver todo lo que he luchado y al final actuo como una cobarde en la batalla.. Pero convencida que Él y Mama María tienen un plan maravilloso para mí. Un abrazo Reyes! Dios te bendiga y María te guie en tu caminar. Tu hnita menor en Cristo: Gabriela De Jesús <3

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

INVITACIÓN A LA PRIMERA PROFESIÓN RELIGIOSA

SINTESÍS DE LA CONSTITUCIÓN SACROSANCTUM CONCILIUM

PROFESIÓN RELIGIOSA DE WENDERLYNG