MIÉRCOLES DE CENIZA (Apertura para el tiempo de Cuaresma)



“Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás”, “Arrepiéntete y cree en el Evangelio”, son las expresiones que se emplean al momento en que  se hace la imposición de la ceniza. Signo que año con año nos ayuda a recordar que nuestra vida ha de estar en  una continua conversión del corazón hacia Dios, nos recuerda nuestra condición de peregrinos en la tierra y que nuestro fin último es llegar a Dios, de quien hemos salido y a quien tendemos.

La Iglesia, con la celebración del miércoles de ceniza nos prepara para nuestra  gran fiesta, “la Pascua del Señor”, para ello nos propone ejercitarnos durante cuarenta días (recordando los cuarenta días que paso Jesús en el desierto) viviendo en actitud de oración, ayuno y abstinencia, y a ofrecer estos sacrificios por muchos hermanos que lo necesitan.


Es tiempo también de tomar una actitud de acogida hacia la voluntad de Dios en nuestras vidas, una actitud de cambio interior y reforzar nuestra relación con Dios a través de la constancia en la oración sin olvidar que esto ha de ir siempre acompañado de la caridad hacia nuestro prójimo y sobre todo vivirlo con alegría.

Gloria Hernández.
Novicia MAR.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

INVITACIÓN A LA PRIMERA PROFESIÓN RELIGIOSA

SINTESÍS DE LA CONSTITUCIÓN SACROSANCTUM CONCILIUM

PROFESIÓN RELIGIOSA DE WENDERLYNG